Al Gobierno “no le consta” que sus recortes han dejado en la calle a 70.000 universitarios

EDUCACIÓN / Rajoy finge que el caos que sembró su primer gobierno en Educación, es ajeno a él

  • “No hay constancia de que ningún estudiante universitario haya abandonado sus estudios por no poder hacer frente a los gastos”, dice el ministro Íñigo Méndez de Vigo.
  • Tras poner en la calle a 30.000 docentes y aumentar un 20% el coste de las matrículas, desde 2012 han desaparecido 270 millones de euros en becas.
  • Gracias al PP España es el cuarto país de la UE en carestía de las tasas universitarias y se sitúa por debajo de la media de la OCDE en becas y ayudas al estudio.

setenta mil universitarios Manifestación de estudiantes contra los recortes en Educación del primer gobierno de Mariano Rajoy

Manifestación de estudiantes contra los recortes en Educación del primer gobierno de Mariano Rajoy. / Efe

El Gobierno desconoce a cuantos jóvenes ha expulsado de la universidad con sus políticas de ajuste. Sostiene que no hay registros ni estadísticas del impacto del recorte de las becas y la subida de las matrículas en el abandono de los estudios por parte de los estudiantes por no poder hacer frente al incremento de los gastos.

Sin embargo, la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) estimó que unos 70.000 universitarios tuvieron que abandonar sus estudios debido a las reducciones presupuestarias ordenadas por el Ejecutivo de Mariano Rajoy.

El Rajoy 1, como gusta decir el ministro de Educación, Cultura y Deportes y Portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, es el pasado y el Gobierno de Rajoy 2 prefiere ignorar el daño. No es su oficio saber. Y mucho menos cuantificar el menoscabo del talento y el perjuicio al futuro de este país. En una respuesta telegráfica a varios diputados socialistas, asegura que “no hay constancia de que ningún estudiante universitario haya abandonado sus estudios por no poder hacer frente a los gastos”.

Para los diputados socialistas Aurora Flórez, Luz Martínez Seijo, Manuel Cruz, Ignacio Urquizu y Guillermo Meijón, la respuesta demuestra una “irresponsabilidad mayúscula” y “un morro más largo que un oso hormiguero”, además de un desprecio superlativo a los datos y advertencias de la CRUE, que ya en su informe La Universidad Española en Cifras, 2013-2014 (PDF) cifró el perjuicio humano de los recortes por la reducción de las becas y las subidas de las tasas universitarias en esos setenta mil estudiantes menos.

Los efectos del estropicio educativo se verán a medio y largo plazo, dijo el entonces portavoz socialista Mario Bedera, quien había sido número dos del ministro Ángel Gabilondo. El PP rechazó el pacto educativo que Gabilondo había logrado con los demás grupos parlamentarios. Y desde el primer Presupuesto, a mediados de 2012, metió las tijeras en la Educación pública, expulsando de sus puestos a más de 30.000 docentes.

Con la decisión de recortar más de un punto del PIB en enseñanza, el Gobierno del PP forzó una subida media de las matrículas universitarias del 20%, al tiempo que redujo las becas. La contabilidad desde 2012 hasta el curso 2016-17 arroja un saldo negativo de 270 millones de euros en becas.

El informe de la CRUE de 2014 indica que las ayudas universitarias se situaron al nivel de 2004. Pese a los incrementos del presupuesto de este año para reponer las plantilla docentes, España sigue siendo el cuarto país de la UE en carestía de los estudios universitarios y se mantiene por debajo de la media de la OCDE en becas y ayudas al estudio.

“En todo caso”, dice ahora el Gobierno de Rajoy 2, “no existe ningún registro oficial en el que consten los motivos por los que se abandonan los estudios en ninguna de las etapas educativas. Tampoco consta que haya estudios demoscópicos realizados por el Instituto Nacional de Estadística sobre esta cuestión o que existan estimaciones oficiales sobre estos datos”.

De la respuesta se deduce que las cifras aportadas por las universidades y las organizaciones de estudiantes y profesores les falta la póliza, no son oficiales ni existen para el Ejecutivo.