Alberto Garzón: “El pacto de PSOE con C’s condicionó todo: sólo Unidos Podemos puede frenar un gobierno de derechas”

El líder de IU da por seguro el ‘sorpasso’ a los socialistas y apunta al PP como enemigo: “Hay posibilidades de ser primera fuerza”. Acusa a quienes le afean que va a diluir IU en Podemos de “crear fantasmas para meter miedo” y los califica de “hijos del régimen del 78”

Hace cuatro meses consiguió casi un millón de votos y dos escaños. El golpe fue importante. Se quedó sin grupo parlamentario por decisiones de los entonces rivales y hoy aliados, su organización tuvo que afrontar un ERE, su deuda con los bancos aumentó y una nueva fuerza política ocupó el lugar que le correspondía al discurso y programa de su organización. Parecía, una vez más, el final de Izquierda Unida, pero Alberto Garzón (Logroño, 1985) ha conseguido su objetivo inicial: presentare a las elecciones en coalición con Podemos y otras fuerzas. Podría decirse que su plan le ha salido bien porque el plan principal ─un gobierno alternativo al del PP─ salió disparatadamente mal.

Alberto Garzón en un momento de la entrevista.- PÚBLICO

Alberto Garzón en un momento de la entrevista // PÚBLICO

En el Congreso de los Diputados, justo después de otra entrevista, recibe a Público para explicar las contradicciones de este pacto, para defenderse de las acusaciones de liquidador de IU que le lanzan sus rivales en la próxima Asamblea Federal y para apuntar a quien dice que es su rival político: el PP. “El sorpasso no es el objetivo, salimos a ganar las elecciones“, afirma.

¿Se veía hace cuatro meses brindado con Iglesias tras cerrar el acuerdo?

Era impensable. Veníamos de unas elecciones en las que se había intentado la confluencia y no fue posible. En estos meses han cambiado las condiciones, este tiempo lo ha hecho posible. El deseo estaba, pero no se veía posible.

¿Qué ha cambiado para que hoy sí?

Las condiciones políticas, con independencia de lo que haya sucedido en las dos organizaciones. El PSOE tomó una decisión concreta, levantarse de una mesa que era el germen de un gobierno progresista, de resistencia, de cambio. Se fue a pactar con Ciudadanos, dejando ahí a Compromís, a las mareas, a Podemos y a IU. Eso lo condicionó todo. Íbamos empujados a elecciones anticipadas en las que, previsiblemente, PP y Ciudadanos gobernarían con mayoría holgada, y sólo una alianza, Unidos Podemos, podía cambiar eso.

¿Es el PSOE el responsable último, el culpable de esta coalición?

La decisión política del PSOE de prescindir de un gobierno de transformación y resistencia fue el hito clave, propició las condiciones favorables de esta coalición. El PSOE era la pieza clave para conformar cualquier Gobierno distinto al del PP, pero se fue con Ciudadanos y marcó el terreno de lo posible y, de cara a hipotéticas elecciones anticipadas, se vislumbró la posibilidad de esa coalición.

“En Podemos ha ganado un alma que ha decidido viajar al centro, que detesta a la izquierda”. Son palabras suyas de diciembre. ¿Ha cambiado esto en Podemos?

Ha habido cambios evidentes. También en IU. Tiene que ver con lo ocurrido en este tiempo. Antes del 20-D no había una foto del escenario electoral, sólo encuestas. Las tácticas de cada partido eran diferentes de las que llegaron a partir del 21-D. Quedó claro que este país daba un apoyo enorme al PP, con mayoría absoluta en escaños del bipartidismo. Que los cambios no eran suficientes para iniciar un proceso de transformación. Eso hizo que los partidos hayamos modificados tácticas y estratégicas. Este acuerdo se hace pensando en este contexto cambiante. No en las declaraciones que hicimos uno sobre el otro en el pasado, sino pensando en la ley mordaza, la Lomce, en el desempleo, la precariedad, la emigración. En cómo resolver los problemas reales de la gente. La colaboración fue la opción que vimos todos.

¿Esta colaboración irá más allá de las elecciones?

“Hay una alternativa política y económica que se hace con colaboración de partidos”

No es un acuerdo meramente instrumental o de matrimonio de conveniencia. Es una posibilidad ilusionante de construir algo que tenga sentido propio en su conjunto. La sociedad quiere transformar las políticas y necesita un instrumento que lo haga. Ese instrumento puede nacer de la colaboración de muchas fuerzas políticas. Por eso es un acuerdo que piensa en común, no sólo para vadear la ley electoral, que lo hace también, sino para mandar un mensaje unitario: hay una alternativa política y económica que se hace con colaboración para revertir las que nos han traído a este desastre. Y vamos a una campaña con actos conjuntos con Ada Colau, Mònica Oltra, Pablo iglesias, yo…

¿Y después de las elecciones?

Lo que venga después dependerá mucho del resultado. Es precipitado hacer cualquier valoración o hipótesis. Si sale bien, será un claro mensaje que ayude a la consolidación de una estrategia a medio plazo de seguir colaborando. Como el mensaje de las confluencias en Zaragoza, Barcelona, Madrid… No fueron sencillas, pero una vez que tuvieron éxito se consolidaron porque dejaron claro que era el camino correcto.

Al final ha parecido un pacto entre cúpulas ¿Eclipsan los liderazgos de Iglesias y Garzón la opinión de la gente?

“El acuerdo es bueno para IU y Podemos, pero aún más para la ciudadanía”

El acuerdo es bueno para ambas organizaciones y todavía mejor para la ciudadanía. Pensamos en términos de país y no en términos corporativistas. Tiene cosas que nos gustan mucho y otras que nos gustan menos. Y tiene costes. Para mí, hubiera sido más cómodo ir en solitario y, seguro que para Pablo también. Evita gestionar contradicciones y pelearte con quien te llama traidor. Pero eso no serviría para el país. Por eso esta apuesta. Por eso estoy agradecido a Iglesias: ha tenido una enorme responsabilidad política. Eso lo reconoce la ciudadanía.

¿Habría sido posible este clima político sin la figura de Pablo Iglesias?

“Esto tiene que convertirse en algo más, porque todavía no es suficiente”

Pese a las diferencias, el fenómeno de Podemos ha expresado un estado de la situación impensable sin su figura. Es el responsable de que algo llamado Podemos más las confluencias haya tenido cinco millones de votos. Eso abrió un proceso esperanzador. Nosotros tuvimos un millón de votos, fue heroico, pero se trata de no quedarnos en esta foto. Este hito necesario tiene que seguir hacia el futuro. Por eso este acuerdo es la siguiente fase. Esto tiene que convertirse en algo más, porque todavía no es suficiente.

¿Hay que renunciar a parte del ideario propio para construir ese “algo más” del que habla?

Hablando de políticas concretas hay más facilidades para construir ese algo más. Cuando hablamos de debates escolásticos y etiquetas conceptuales como izquierda, derecha, abajo arriba es cuando encontramos más dificultades. Nos enrocamos demasiado en estas cuestiones. En 2011 yo hice mi campaña por IU hablando de “arriba-abajo” y no de “izquierda-derecha”. Si mi clase social no entiende mi discurso, el problema es mío. Muchas críticas y problemas entre Podemos e IU han tenido que ver con el discurso. Pero no tienen fundamento. Cuando la gente de Podemos y nosotros hablamos de lo concreto siempre estamos de acuerdo. Durante los últimos meses hemos visto muchos debates escolásticos sobre cómo nos definimos. Lo que quiero es que sepamos colaborar para transformar. El discurso es ahora lo de menos.

Alberto Garzón durante la entrevista en el Congreso.- PÚBLICO

Alberto Garzón durante la entrevista en el Congreso // PÚBLICO

¿Cuánta responsabilidad ha tenido Anguita en este acuerdo?

Julio ha estado ayudando mucho en la formación de la coalición. Ha sido imprescindible. Desde el primer momento en el que surge Podemos hemos estado en continua comunicación. No salió para el 20-D pero sí ahora y tiene un mérito enorme, no sólo de Anguita, también de Monereo, de Centella y, sobre todo, de la militancia, implicada desde los municipios. Todo esto es el proyecto colectivo. Anguita apoya esta coalición aparezca o no en las listas.

Sus dos rivales en la XI Asamblea de IU critican este pacto y le acusan de liquidar IU. ¿No queda disminuida su organización?

“Mis rivales en IU tratan de generar miedo para canalizar el voto de militantes descontentos”

Por primera vez en la historia de IU, en la Asamblea, será la militancia quien elija directamente a la dirección, sin pasar por delegados. Competimos tres candidaturas. Pero al mismo tiempo estamos en un debate que tiene que ser sano y tiene que hablar de política. Las otras candidaturas han intentado crear fantasmas sobre el acuerdo con Podemos para meter miedo y canalizar un voto de descontento. Pero ese no es el problema. No hablamos más que de colaboración entre organizaciones que se respetan. La militancia ha votado abrumadoramente a favor del acuerdo, por lo que esos mensajes son, cuanto menos, minoritarios. Lo que no se pone de relieve son las verdaderas diferencias entre candidaturas.

¿Y cuáles son?

No tienen que ver sobre si eres más o menos de Podemos o sobre si quieres diluir IU. No es entre traidores y esencialistas o patriotas. Tiene que ver con la política. Nuestra candidatura apuesta por la ruptura democrática. Impugnamos el capitalismo y apostamos por una sociedad socialista. Pero también impugnamos el sistema político, el régimen del 78. Y esto no lo hacen las otras candidaturas porque se sienten, de alguna forma, hijas de este sistema del 78 y no creen que sea posible la ruptura democrática ahora, aunque les parezca bien. Por eso acaban postulando una moderación ideológica que, en la práctica, se convierte en ser muy subalterno del PSOE, porque tu propósito se simplifica a ser quien facilita gobiernos de izquierdas. Nosotros creemos que el sistema del 78 está agotado y que hay que crear algo nuevo, ir a un proceso constituyente y la inmensa mayoría de la militancia está de nuestro lado.

¿Desde dónde llegaría antes ese proceso constituyente? ¿A nivel estatal o desde las periferias del Estado, como Catalunya, donde ya han comenzado?

“El proceso constituyente vendrá desde abajo, no desde un territorio concreto”

Catalunya está siendo la punta de lanza de la descomposición del sistema de partidos tradicional. La antigua CDC ha mutado en función de las circunstancia. Eso también ocurre en el Estado. El bipartidismo tenía el 90% de votos y hoy está en el 50% y debilitándose más aún. Esa es la clave. Hay más de un millón y medio de hogares con todos los miembros en paro, precariedad, miseria, desahucios… Es el caldo de cultivo de una ruptura, pero aún no sabemos hacia qué. Puede ser canalizada por el fascismo como en el norte de Europa o, como postulamos nosotros, en favor de más democracia, más solidaridad, más fraternidad. El proceso constituyente vendrá desde abajo, no desde un territorio, sino de los castigados por el capitalismo y la crisis.

¿Cree que ya está unido todo lo que podía unirse para estas elecciones?

Depende del mapa que tenga cada uno. Falta mucha gente por sumar, no partidos, sino ciudadanía. Esta coalición no está hecha para sumar los votos de Podemos e IU del 20-D. El objetivo es construir un instrumento político de atracción, con un programa y un proyecto que atraiga también a quienes pensaban abstenerse, a quienes votaron al PSOE y ahora están descontentos. Generar entusiasmo e ilusión. Las encuestas no nos da aún la victoria y nosotros nos presentamos para ganar, no para superar al PSOE. Eso requiere que seamos hábiles y audaces.

Dan por seguro el ‘sorpasso’ al PSOE. Si ocurre, ¿cómo lograría el apoyo socialista a un gobierno de Pablo Iglesias?

Nuestro objetivo es ganar las elecciones. Si sólo se da el sorpasso tenemos que ser consecuentes con nuestro proyecto. No va a haber mayorías absolutas y se requerirá negociación y diálogo y tender la mano a organizaciones aliadas. La base social del PSOE probablemente prefiera un gobierno de eje social, de transformación, de izquierdas, como el que postulamos nosotros; antes que uno de gran coalición de PP, PSOE, Ciudadanos y la oligarquía española. Tenemos que ofrecer al PSOE un espacio de alianza y el PSOE tendrá que decidir. Su base social es así, pero la cúpula es más propensa a lo que dice Felipe González: pactar la gran coalición.

¿Cómo ve a Pedro Sánchez y al PSOE a día de hoy?

“Lo que quería Susana Díaz es que Pedro Sánchez se inmolara”

Con grandes contradicciones que resolver. Sánchez y la dirección me daban la sensación de que querían, al menos, explorar la opción de la mesa a cuatro, pero la correlación de fuerzas interna del PSOE y especialmente el Comité Federal marcaron los límites, la camisa de fuerza que pusieron a Sánchez. El objetivo era impedir un acuerdo con la mesa a cuatro, que estuviera Podemos. La excusa fue el derecho a decidir, pero era clara la decisión política de la gente del régimen para que no hubiera alternativa a Rajoy que pasara por unos determinados principios de ruptura democrática. El ejemplo era Susana Díaz cuando dijo que no quería pactar ni Podemos ni con el PP ni elecciones anticipadas. Lo que pedía en realidad era que Sánchez se inmolara. No había más opciones. Pedro Sánchez caminó al encuentro con Ciudadanos y trató de aprobar mediante la presión una investidura con pocos visos de salir adelante.

¿Qué posibilidades ve de ser primera fuerza?

No sé cuántas, pero existen. El análisis no debe ser sólo electoral. Hay que hablar de problemas de la ciudadanía. Unidos Podemos es primera fuerza entre los votantes menores de 35 años, eso expresa un cambio generacional. También hay mucho votante del PP o del PSOE que, viendo mermadas sus condiciones de vida, opta por cambiar de posición. Eso pasa en momentos como estos, de crisis. El entorno es volátil y no será una cuestión de corto plazo. Si explicamos que hay una alternativa de progreso a esa gente víctima de la crisis, el potencial es descomunal.

¿Cómo haría frente, desde el Gobierno, a los poderes económicos? ¿Cómo evitar que pase lo que en Grecia?

Hay que aceptar que habría una oposición brutal del régimen, pero de un régimen en crisis. La última crisis ha sido la de gobernabilidad. No han sido capaces de articular una gran coalición y las élites están temerosas. Tenemos la capacidad y el deber moral de ganar el país y enfrentarnos a las grandes fortunas, pero la política se basa en la correlación de fuerzas. Francia y Alemania han podido incumplir los objetivos de déficit cuando han querido porque son Alemania y Francia. Grecia pierde y es masacrada por el capital financiero alemán porque representa el 1,6% del PIB de la zona Euro, es muy pequeño. Nosotros somos el 12% del PIB de la UE y podemos ser un faro para otros países. Tenemos margen importante para poner en marcha un proceso de transformación social.

Desde que se anunció la coalición se ha revivido el miedo a comunismo y el término de “la pinza” al PSOE ¿Cómo se defiende?

Cuando ves al PSOE, al PP o a Ciudadanos hablar del peligro del comunismo están haciendo una política del miedo en lugar de hablar en positivo. Lo mismo hacen con Venezuela. Evitan el debate político. Es inútil porque ya no estamos en los 90 y la gente ya tiene miedo. No hace falta que se lo inculquen. Pero no miedo a los comunistas, sino miedo a quedarse sin empleo, a que su hijo se tenga que marchar del país, a no llegar a fin de mes… Miedo a cuestiones materiales que dependen de quien aplica estas políticas. Nosotros no traemos miedo, sino esperanza basada en políticas concretas: parar desahucios, planes de empleo, acabar con la desigualdad y otras propuestas.

¿Sigue pensando que nacionalizar las empresas estratégicas es factible?

Igual de impensable parecía nacionalizar el sistema financiero, pero la derecha lo hizo, en parte. Se ha rescatado a los bancos responsables de la crisis. Hicieron posible lo que parecía improbable. Y esto debe servir de aprendizaje. Necesitamos un sector público en sectores como la vivienda, el sistema financiero o la energía. Es evidente. Una empresa pública de alquiler, una constructora pública con objetivos sociales y políticos, una energética que garantice suministros básicos a la ciudadanía. Pero la voluntad política sólo nace en momentos inevitables, para evitar pérdidas.

¿Le gustaría ser ministro algún día?

No tengo ambiciones de ese tipo, personales. Las tengo políticas y por eso asumo responsabilidades. Es precipitado hablar de cargos públicos. Es importante, pero secundario a lo que es el programa político. A la gente no le interesa tanto.

Yo diría que a la gente sí le interesa saber si Alberto Garzón será ministro de Economía o si será otra persona

Depende de si ese Ministerio estará dentro de un gobierno del PSOE, de Unidos Podemos o en otras circunstancias históricas. Primero veamos el contexto y luego, la capacidad de desplegar un programa. Ser ministro por ser ministro es puro fetichismo.