Alfombra roja para Rodrigo Rato en el Congreso

PP, PSOE y Ciudadanos evitan que el expresidente de Bankia tenga que contestar a las preguntas de los grupos parlamentarios ante la Comisión de investigación de la crisis bancaria en el Congreso.

https://i1.wp.com/www.elsaltodiario.com/uploads/fotos/r1500/6db20623/IMF%20Rodrigo%20Rato.jpg?resize=400%2C254&ssl=1

Rodrigo Rato en 2006, cuando era Director del Fondo Monetario Internacional

El exministro de Economía, exvicepresidente del Gobierno con Jose María Aznar, exdirector del FMI y expresidente de Bankia, Rodrigo Rato, visitará el Congreso para declarar ante la Comisión de investigación de la crisis financiera, pero gracias a un acuerdo entre los partidos mayoritarios –menos Unidos Podemos, que se opuso a la medida– la comparecencia de Rato tendrá un formato en el que le exministro realizará una intervención inicial y después habrá intervenciones de los grupos, pero abandonando el formato de pregunta-respuesta que se ha utilizado en otras ocasiones anteriores.

El diputado de Unidos Podemos y portavoz del grupo en la Comisión, Rafa Mayoral, ha declarado a El Salto que, en su opinión, el formato de las comparecencias sin preguntas no se corresponde con una comisión de investigación, sino con la voluntad de echar tierra sobre la crisis financiera para proteger a los responsables.

Unidos Podemos, que ya vio cómo parte de su lista de comparecencias fue tumbada por los votos de los otros tres partidos mayoritarios, como las peticiones de que se presentaran frente a la Comisión los expresidentes del Gobierno José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero, denuncian que con el caso de Rato se hayan puesto trabas a su comparecencia. “Existe un pacto de silencio entre PP, PSOE y Ciudadanos, no es que no quieran saber, es que no quieren que se sepa que el rescate fue un saqueo para encubrir la estafa a la que sometió el sistema financiero a la sociedad española”, lamenta Mayoral.

Para el 15MPaRato, acusación particular ciudadana en el caso de la salida a bolsa de Bankia y que destapó el caso de la Tarjetas Black, el problema de esta tibia actuación frente a Rato va mucho más allá y responde a un “Parlamento que nunca ha funcionado”. Según Sergio Salgado, uno de sus integrantes, ahora que el Gobierno se encuentra en minoría “el Parlamento podría funcionar y trabajar como en una democracia derogando y aprobando leyes, cesando a ministros e investigando y controlando al Gobierno, y que no lo haga ejemplifica la democracia fallida en la que vivimos”. Al preguntarle por la negativa de los grandes partidos a que el exministro conteste a las preguntas de los grupos parlamentarios, Salgado es claro: “Tanto PSOE como PP como IU fueron cómplices de Rato en Caja Madrid. Si se suman dos más dos no cuesta mucho entender por qué no son duros con él”.

La diputada de Coalición Canaria y presidenta de la Comisión, Ana Oramas, ha justificado este cambio en las comparecencias basándose en que cuando se ha realizado este tipo de actuaciones mediante preguntas de los representantes de los grupos parlamentarios, como el caso del exsubgobernador del Banco de España Francisco Javier Aríztegui, la comparecencia duró más de tres horas y media. “No le falta razón”, lamenta Salgado, “todavía está por demostrar que esta comisión y muchas otras no sean una pérdida de tiempo”. El argumento de Oramas para la negativa debido al tiempo que puede durar la comparecencia sorprende cuando en el orden del día del Congreso constan cuatro horas y media para la aparición de Rato ante la Comisión.

La diputada Oramas, encargada de presidir todas las comparecencias de esta Comisión, tuvo duras palabras tras la declaración que trajo al Congreso a la presidenta de la Junta Única de Resolución, Elke König, por no contestar a las preguntas de los diputados y desaprovechar la posibilidad de esclarecer todas las sombras que rodean al caso del hundimiento del Banco Popular y su posterior intervención, por lo que es difícil entender los motivos para que Oramas no haya considerado importantes las respuestas que pueda dar a los partidos políticos la persona que será juzgada por la salida a bolsa de Bankia.

Las dos siguientes sesiones de la Comisión tendrán como protagonistas a dos exminisitros socialistas que, al igual que Rato, no tendrán que contestar a las preguntas de los grupos parlamentarios gracias al mismo bloqueo por parte de PP, PSOE y Ciudadanos. Pedro Solbes y Elena Salgado estarán los días 10 y 11 en el Congreso para comparecer ante la Comisión.

Culpar al Banco de España y la CNMV

Rodrigo Rato basará la defensa del caso Bankia en la supervisión del Banco de España y la CNMV. Según el exdirector de Bankia, la entidad que él mismo sacó a bolsa cumplió “en todo momento con cuantos requerimientos, recomendaciones y directrices le fueron dirigidos” desde las dos entidades de supervisión. De este modo, la defensa de Rato se basa en la idea de que la salida a bolsa de Bankia, así como la fusión de las siete cajas de ahorro y la presentación de las cuentas, contó con la supervisión y análisis de las autoridades competentes. Desde 15MPaRato denuncian que esta estrategia “no es una defensa personal, sino hecha a su medida por las instituciones”.

Por su lado, la Audiencia Nacional apartó de la causa a todos los altos cargos de estas dos entidades al considerar que su actuación “nunca podría encajar en términos penales de cooperación o complicidad” al ser la elaboración de las cuentas una obligación “exclusiva y excluyente” de los administradores. De este modo, la Audiencia Nacional abre el camino a que Rato pueda articular su defensa y culpar a dos entidades en las que ningún cargo tendrá una responsabilidad directa ni se sentará en el banquillo. “Si el Banco de España y el resto de instituciones se salvan, Rato quiere salvarse. Si cae, amenaza con llevarlos con él”, explica Salgado, “por eso todos se están preocupando tanto de no ponerlo nervioso, tanto en el Parlamento como en el juicio, que es donde realmente ganaremos esta batalla que empezamos desde 15MpaRato hace cinco años”.

Etiquetado con: