Así fue la detención del filósofo Jorge Riechmann: «La ley mordaza permite este tipo de acusaciones sin fundamento»

Es una de las tres personas acusadas de desobediencia civil grave tras bloquear este lunes en Madrid un puente durante una acción climática.

https://i2.wp.com/www.lamarea.com/wp-content/uploads/2019/10/WhatsApp-Image-2019-09-02-at-14.28.56.jpeg?resize=400%2C254&ssl=1

Jorge Riechmann en una protesta junto a un cartel de XR // Fotografía cedida por él.

Lunes, 7 de octubre. 9 de la mañana. Nuevos Ministerios, Madrid. Cientos de activistas de distintos puntos de España deciden cortar los carriles que atraviesan el puente de la calle Joaquín Costa, situado justo sobre el emblemático Paseo de la Castellana. El motivo: denunciar, mediante una acción directa no violenta, «la inacción climática de los gobiernos», tal y como explicaron en un comunicado Extinction Rebellion Spain y 2020 Rebelión por el Clima, los colectivos que impulsaron una protesta extendida por toda Europa y que ha culminado con una acampada frente al Ministerio de Transición Ecológica.

Frente al bloqueo de las vías, la Policía comenzó a desalojar, a la fuerza, a todas las personas que se habían encadenado unas con otras. Momentos antes, se expulsó a la prensa que presenciaba lo que ocurría.

El resultado fue una treintena de personas retenidas y otras tres detenidas, entre ellas, el filósofo, ecologista y profesor Jorge Riechmann.

«Que aguantáramos dos horas cortando el puente hay que valorarlo de manera muy positiva dentro de lo que debería ser una movilización mucho más amplia». De esta forma evalúa Riechmann la acción. «Por desgracia, seguimos todavía con una gran desproporción entre la magnitud de los peligros a los que hacemos frente y la respuesta de la sociedad», se queja. Ayer estaba cortando el tráfico para denunciar la inacción política frente a la crisis climática. Hoy, mientras cuenta a La Marea su experiencia, se dirige a la facultad para impartir clase.

En estos momentos, subraya, «sucede nada o muy poco en proporción con lo que es el tipo de cambios que realmente necesitaríamos». Es decir, «una reducción drástica de emisiones en plazos que, hoy por hoy, políticamente son imposibles», explica Riechmann, quien piensa que «hay una brecha enorme entre lo que ahora es ecológica y socialmente necesario y lo que es políticamente posible».

Uno de los elementos que más valora es la «gran cooperación que hubo», a pesar del gran número de gente y movimientos involucrados: «Fue una acción muy difícil de ejecutar, porque requería mucha preparación». Por ello, apuesta por «tomar el éxito de esta acción como una razón más para seguir cooperando».

Aun así, los días previos no fueron fáciles, y todo «se sobredimensionó completamente», apunta el filósofo y poeta. Se refiere a la carta abierta difundida por Extinction Rebellion el 3 de octubre. Dirigida al ministro de Interior en funciones Grande-Marlaska y al Cuerpo Nacional de Policía, el movimiento pedía perdón por los posibles inconvenientes de las acciones que llevarían a cabo: «Queremos asegurarles que en ningún momento obstaculizaremos el ejercicio de su deber y que siempre actuaremos guiados por nuestra estricta adherencia a la no violencia. Rogamos que lo tengan en cuenta y que ustedes actúen con reciprocidad».

Un texto que generó malestar en el otro colectivo organizador, 2020 Rebelión por el Clima, que emitió un comunicado donde aseguraban: “No compartimos esta filosofía y nos desmarcamos de forma contundente de esa carta, que no consideramos aceptable, ni en el contenido, ni en la forma». Para Jorge Riechmann, fue una «desafortunada» carta que alguien de Extinction Rebellion «lanzó al mundo sin pensarlo mucho». «Es una metedura de pata, pero la sobrereacción ante este desliz, seguramente de una persona muy joven, también fue un fallo», afirma.

El puente bloqueado se situaba justo sobre el Paseo de la Castellana, en Madrid // Eduardo Robaina

La detención del profesor de filosofía moral en la Universidad Autónoma de Madrid se produjo en torno a las 12 del mediodía, tal y como explica él mismo a este medio. «Iban retirando a las personas que estábamos allí y a tres nos tocó que nos detuvieran, pero no había ninguna razón especial para ello», explica. Las otras dos personas detenidas fueron las activistas Marina y Paco.

Fueron trasladados a la comisaría situada en el distrito de Moratalaz, a unos 8 km de donde se llevaron a las tres personas esposadas. “Estuvimos juntos todo el tiempo, charlando tranquilamente, y nos trataron con ‘guante blanco’», cuenta. Finalmente, a las 16.30 fueron puestos en libertad, acusados de desobediencia civil grave. «No hay base para esa acusación, porque lo único que hicimos fue intentar que no nos hicieran daño al retirarnos de allí. La ley mordaza permite este tipo de acusaciones sin fundamento».

Como señala el activista ecologista, se les ha aplicado la llamada ‘ley mordaza’, es decir, la Ley Orgánica 4/2015 de protección de la seguridad ciudadana, aprobada durante el Gobierno de Mariano Rajoy y mantenida por el Ejecutivo de Pedro Sánchez. Acorde a lo estipulado en su artículo 39.b, las sanciones por infracciones graves pueden acarrear multas que van desde 601€ hasta los 30.000.

De este episodio, Riechmann recuerda una anécdota que vivió con uno de los policías en la comisaría: «Hablando con él sobre la crisis climática me decía: ‘Eso ya está perdido. No queda más que rezar’. Eso es un momento de revelación impresionante. Hay muchísima gente en esta sociedad que sabe lo trágica que es la situación y aun así no reacciona, o lo hace simplemente plegándose al hombre inexistente».


+info relacionada: La acampada por el clima de Madrid seguirá al menos hasta el viernes 11 de octubre

Etiquetado con: ,