Bankia vendió a un grupo cerrado de fondos y bufetes de abogados 206 millones en activos inmobiliarios a precio de saldo

  • Se han vendido urbanizaciones, suelo urbano y rústico para construir en 14 provincias españolas
  • Los activos tenían precios disparados por la recuperación económica aunque en algunos casos estaban lastrados por importantes deudas
  • La entidad controlada por el Estado estuvo asesorada por la consultora PwC e invitó para pujar a 29 aspirantes que se han quedado las participaciones que Bankia tenía en 16 sociedades inmobiliarias
+reciente, eldiario.es, 02-07-2018: Las sociedades inmobiliarias que vendió Bankia a precio de saldo suman 5,1 millones de metros cuadrados edificables

José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia.

José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia // EFE/Cárdenas

Bankia vendió entre finales de 2015 y principios de 2016 sus participaciones en sociedades inmobiliarias valoradas en 206 millones de euros a precio de saldo, según la documentación en poder de eldiario.es. La cartera en cuestión fue bautizada como “Juliet” y en ella Bankia se deshizo de las participaciones en 16 sociedades inmobiliarias (una  en venta, tres en concurso de acreedores y 13 en liquidación ordenada) que tenían activos por valor de 206 millones de euros, con una deuda asociada a los mismos de 247 millones. La tasación fue realizada en 2015 por lo que en la actualidad su valor se habrá disparado. Pese a esas previsiones de mejora del mercado en 2016, Bankia Habitat -el departamento que tuteló la operación- vendió las acciones por precios muy inferiores.

Desde la entidad presidida por José Ignacio Goirigolzarri explican que el proceso de venta de participaciones en sociedades no financieras es una obligación marcada por la Unión Europea: “Se vendieron mediante una cartera para acelerar el proceso de desinversión, al cual estábamos comprometidos entre las obligaciones que asumimos con Bruselas en su momento para acceder a las ayudas europeas”.

Para optar a este proceso de venta, Bankia invitó a un grupo reducido de empresas, según la entidad seleccionadas por la consultora PriceWaterhouseCoopers (PWC) y con un procedimiento “competido, público y con concurrencia suficiente”, para que pujaran por las participaciones en las seis sociedades. La lista cerrada de elegidos incluía mayoritariamente fondos de inversión y despachos de abogados. La entidad financiera no ha querido revelar el nombre de los aspirantes y, en muchos casos, ahora propietarios, pero eldiario.es sí que ha tenido acceso a sus nombres.

Entre las sociedades que pudieron optar a esta ventajosa operación se encuentran los despachos de abogados Rodesca, Forest Partners, Cajigas Partners o Broseta Abogados. También fueron invitados conocidos fondos de inversión como Vertrauen Real Estate, Hiperion Capital, Block Arquitectura, Drago Capital, Kaufman Jacobs, Patron Capital, Inveravante o Renta Corporación. También acudieron previa invitación, aunque en menor número, promotores seleccionados por la consultora como Sitges Creu, Fanumceo, Betubedei SL, Via Celere o Provia. Hasta 29 aspirantes.

Desde Bankia ven habitual que bufetes de abogados participen en este tipo de operaciones porque “son despachos que trabajan habitualmente en liquidaciones y administraciones concursales, ya que tienen el know-how que les permite sentirse cómodos en la gestión de sociedades en situaciones de liquidación y concurso como son las que integraban la cartera”.

Activos y deuda de la cartera "Julia".

Activos y deuda de la cartera “Julia”.

Entre las ventas de la cartera Juliet confirmadas por este periódico se encuentra una operación de traspaso de unas participaciones en una sociedad con unos activos inmobiliarios valorados en 11 millones de euros que fue adquirida por 3 millones y de otra tasada en 42 millones y sin deudas que iba a ser transferida por cuatro. Dos verdaderas gangas para los compradores. Fuentes de Bankia no quisieron cifrar el global de los ingresos conseguidos en el paquete denominado “Juliet” por motivos de confidencialidad. Eso sí, defendieron que entre 2013 y 2015 consiguieron vender 65.000 millones en activos no estratégicos cuando la previsión eran 50.000.

Los activos inmobiliarios vendidos en este paquete están repartidos por 14 provincias de toda España y se han revalorizado en los dos últimos años de manera exponencial, puesto que muchos se encuentran en suelo urbano de ciudades medias.

Una de las participadas que se puso a la venta fue Navicosa Asturias, propietaria de los terrenos de la antigua fábrica de Gijón Ceares y cuyo suelo fue reclasificado para la construcción de 1.200 viendas. La sociedad estaba en concurso y con unos activos de 70 millones y deuda de 120. Si en la actualidad se construyeran las viviendas los ingresos podrían superar los 180 millones de euros.

Otra sociedad vendida presente en esta operación fue Numzaan, en la que Bankia tenía el 14 %. En total, 4,5 millones de metros cuadrados de suelo rústico para una macrourbanización en el polígono El Zorongo de Zaragoza.

Otra de las sociedades más suculentas en las que Bankia participaba en un 74 % fue Alianza inversión en inmuebles dos SL. La firma tiene unos activos valorados en 37,8 millones y dispone de suelos urbanos en Madrid, Valdemoro (Madrid), Antigua (Fuerteventura), Badajoz, Mijas (Málaga), Pinto (Madrid), Almodóvar del Río (Córdoba) o Alcalá de Guadaira (Sevilla), entre una docena de municipios.

En Bankia defienden la operación y entienden que el precio de venta fue el mejor que pudieron conseguir en ese momento y con las urgencias que imponía Bruselas. “Había que vender”, sentencian.