Casado miente como Cifuentes

Un repaso documentado a las mentiras del presidente del PP sobre los indicios de delito que ha encontrado la justicia en su máster regalado


Pablo Casado: “Yo no estoy investigado por ningún tribunal. No recae sobre mí ningún indicio de culpabilidad”

Falso. La jueza que investiga el caso máster  ha encontrado indicios de delito de Pablo Casado por el título que recibió de la URJC. Las evidencias son claras y por eso ha pedido al Tribunal Supremo que le impute por prevaricación y cohecho impropio.

Si Casado no fuera aforado, estaría imputado ya, igual que lo están ya otras tres alumnas del mismo máster, que recibieron los mismos sobresalientes, las mismas convalidaciones y el mismo trato de favor que el nuevo presidente del PP.

Pablo Casado: “En ningún caso yo he recibido ningún regalo y en ningún caso he recibido nada que no fuera lo mismo que se hiciera con el resto de alumnos”

Falso. En ese máster de la URJC, igual que en el que cursó Cristina Cifuentes, había dos tipos de alumnos. Los “ordinarios”, como los llama la jueza: doce estudiantes sin enchufe especial. Y los “escogidos”, según la jueza, los cuatro VIP, entre ellos Pablo Casado: todos ellos relacionados con la URJC o con el PP.

Los ordinarios iban a clase y la asistencia era obligatoria. Los VIP no.

Los ordinarios se examinaban. Los VIP no.

Los ordinarios tenían prácticas. Los VIP no.

Los ordinarios realizaron un trabajo especial de fin de curso, que defendían ante un tribunal. Los VIP no.

Los ordinarios cursaron 22 asignaturas. Los VIP solo cuatro.

Los ordinarios no están siendo investigados por la justicia. Los VIP sí.

¿Hicieron algo los alumnos VIP, aparte de pagar las tasas? Una de esas alumnas, ante la juez, ya ha confesado que no, que no hizo absolutamente nada. Los otros tres dicen que aprobaron las cuatro asignaturas que les quedaban con cuatro trabajos, y nada más.

Casado aseguró que escogió los temas de esos trabajos viendo los títulos de las materias, y sin hablar con ningún profesor. Sacó cuatro sobresalientes, tres de ellos en solo quince días, y sin pisar las clases.

Pablo Casado: “Todo era correcto en materia de reconocimiento de créditos”

Falso. Las convalidaciones que recibió Pablo Casado, y que le ahorraron cursar 18 de las 22 asignaturas del máster, también fueron excepcionales. Según detalla la jueza, solo los cuatro alumnos VIP se beneficiaron de estas convalidaciones, a pesar de que varios de los alumnos ordinarios tenían la misma licenciatura en Derecho que Pablo Casado, y con el mismo plan de estudios. Solo los alumnos VIP consiguieron este trato de favor.

Pablo Casado: “En ningún caso se puede tratar como regalo algo que sencillamente no se tiene. Esto es un curso de doctorado que habilitaba a inscribir una tesis que finalmente no se hizo”

Falso. Solo cuando la prensa y la justicia empezaron a investigar sobre este máster, Pablo Casado lo empezó a despreciar como simple “título habilitante”. En las primeras líneas de su currículum oficial en el Congreso, Casado lo presenta como “Máster en Derecho Autonómico y Local por la Universidad Rey Juan Carlos”, no como “curso de doctorado para una tesis que finalmente no se hizo”.

Casado infla y desinfla su currículum a conveniencia, igual que antes hizo con esos “posgrados en Harvard” que eran cursillos de cuatro días en Aravaca.

Pablo Casado: “Yo no tengo ningún título para colgar de la pared. Yo si fuera a la secretaría de alumnos de la Rey Juan Carlos no me podrían dar nada”

Falso. Si Casado pagase las tasas, la secretaría de alumnos de la URJC le daría el mismo título de máster que varios de sus compañeros de promoción sí han retirado, como explica la jueza en su escrito al Tribunal Supremo.

Pablo Casado: “Además yo no conocía a las personas que pudieran haber dado ese regalo”

Falso. Claro que conocía a Enrique Álvarez Conde, el acusado de regalarle el título de máster. “Le vi muy pocas veces y le trataba de usted”, aseguró Casado a eldiario.es. A quien no conocía es al resto de los alumnos. Jamás le vieron por clase, como han declarado todos ellos ante la jueza.

Pablo Casado: “(Yo era) una persona que no era nadie más que un diputado autonómico recién nombrado, sin ninguna responsabilidad, sin ninguna capacidad de hacer nada en la Administración”

Falso. Un diputado es cualquier cosa menos “nadie”: es parte del poder legislativo y por tanto cuenta con bastante más poder que un alumno convencional. Casado puede ser imputado por cohecho impropio –tal y como solicita la jueza al Supremo– precisamente porque entonces ya era diputado autonómico, un cargo público. Llevaba varios años cobrando importantes sueldos públicos de la política.

Además, en aquel curso, Casado también era presidente de Nuevas Generaciones en Madrid, una organización política que tenía su peso y su influencia en las elecciones universitarias de la URJC.

Álvarez Conde, tal y como figura en la investigación, regaló másteres a alumnos con bastante menos importancia de la que entonces ya tenía el hoy presidente del PP. Casado nunca fue un alumno más. Tampoco en su anterior Universidad.

Pablo Casado: “Lo que me han hecho a mí no se ha hecho a nadie en este país”

Falso. Entre la promoción de Pablo Casado y la de Cristina Cifuentes, ya son catorce los alumnos bajo la lupa de la justicia por el caso máster, destapado por eldiario.es. Todos ellos tienen unos nexos en común. “Su especial relación personal o profesional con Enrique Álvarez Conde o su especial relevancia política”, como afirma en su último escrito la jueza.

De los catorce alumnos VIP de los máster de la URJC que están siendo investigados por la justicia, hay dos especialmente famosos: Pablo Casado y Cristina Cifuentes. Pero hay otros alumnos imputados, el resto de los VIP, todos ellos menos conocidos que estos dos líderes del PP. La única diferencia en el trato que le ha dado la Justicia a Casado es que aún no está imputado, por el privilegio del aforamiento.

Pablo Casado: “¿Es normal que en España estemos cuatro meses dando tanta importancia mediática a una cuestión que es irrelevante en términos políticos?”

Tal vez en el PP les parezca “irrelevante” – una “brisa en un portaviones que avanza con paso firme”, como dijo el nuevo secretario general– que su presidente haya podido obtener un título oficial en una Universidad pública sin dar un palo al agua. O que mienta con la facilidad y ligereza con la que lo hace. O que una jueza haya encontrado indicios de delito en su comportamiento. O que el Tribunal Supremo tenga que decidir si se le tiene que procesar penalmente.

Afortunadamente para los lectores, la “relevancia mediática”, el espacio que la prensa dedica a cada noticia, no la decide el presidente del PP. Al menos no en eldiario.es.

Pablo Casado: “En absoluto (pienso dimitir). El Partido Popular tiene unas normas muy tasadas para determinar en qué materias y en qué supuestos se tienen que asumir responsabilidades y en este caso no se cumplen ninguna de ellas”

Cierto. Lo cual no dice nada bueno del código ético del PP.

Pablo Casado: “Después de muchos meses de indefensión, tiene que ser el Tribunal Supremo quien determine si hay algún tipo de responsabilidad”

Cierto. Y esta es una muy buena noticia para Casado porque allí se va a encontrar con muchos jueces que deben su carrera al partido que preside.

Al Tribunal Supremo español solo se llega por elección directa de los veinte vocales del Consejo General del Poder Judicial. A estos vocales los escogen directamente los partidos. Y hace años que son mayoría los vocales nombrados a dedo por el PP.

Pablo Casado: “He dado todo tipo de explicaciones y he mostrado mis trabajos”

Falso. Solo enseñó la portada de esos trabajos, pero no los ha mostrado a la prensa. No sabemos si son originales o un plagio, como el artículo que publicó en un libro sobre la marca España. La jueza incluso tiene dudas de que esos trabajos se presentaran ante la Universidad y por eso ha solicitado al Supremo que reclame ese viejo ordenador donde Casado dice que los encontró, para que la policía haga un peritaje informático forense y compruebe en qué fecha se crearon esos archivos.

Pablo Casado: “Lo que sé es que no se cometió ninguna irregularidad por mi parte”

Falso. Salvo que Casado crea que un título de un año y 600 horas lectivas en una Universidad pública se aprueba en quince días, como si fuera un mal curso de guitarra por correspondencia.

Pablo Casado: “Unas supuestas irregularidades que estarían prescritas”

Falso. En su escrito al Supremo, la jueza lo argumenta muy bien. En caso de que existan varios delitos –prevaricación y cohecho impropio en este caso– el plazo de prescripción lo marca el delito de mayor gravedad. Y el delito de prevaricación administrativa, el más grave de estos dos, prescribe a los diez años. Es decir, en 2019.

Que Casado haya dicho esto solo demuestra su nerviosismo, y también cuál será su estrategia de defensa judicial.

Pablo Casado: “La ética no la marcan ni los periodistas ni los políticos. La ética la marca la ley”

Falso. Mentir no suele ser un delito, y es algo que condena todo código ético desde los diez mandamientos de Moisés.


+info relacionada: El PP dice ahora que es “difícil” que Casado aún tenga en su poder el ordenador que aseguró conservar – infolibre.es, 07-08-2018

Etiquetado con: