Centenares de miles de personas inundan Barcelona al grito de “¡no pasarán!”

En defensa de las libertades // La reivindicación de libertad para los dirigentes de ANC y Òmnium se une a la protesta contra la suspensión del autogobierno de Catalunya. “La soberanía popular no nos la podrán quitar”, proclaman los representantes de entidades de la sociedad civil


Manifestació en defensa dels drets i llibertats de Catalunya / EFE Toni Albir

Manifestación en defensa de los derechos y libertades de Catalunya / EFE Toni Albir

El Passeig de Gràcia de Barcelona se ha empezado a llenar de manifestantes desde mucho antes de las 5 de la tarde, hora en que había sido convocada la marcha reivindicativa y de protesta, en la que según la Guardia Urbana han participado en torno a 450.000 personas.

La manifestación, convocada para pedir la libertad de los presos políticos, concretamente la del presidente de la Assemblea Nacional Catalana (ANC), Jordi Sànchez, y la del presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, encarcelados por decisión de la Audiencia Nacional, ha adquirido una significación mayor de la prevista si cabe, después de que el Gobierno español haya decidido suspender el autogobierno de Catalunya.

La lectura del poema de Mario Benedetti, De qué se ríe señor ministro, ha servido para denunciar emotivamente, nada más empezar, a los gobernantes que se muestran duros con la gente humilde y serviles con los poderosos.

Los mensajes que han hecho llegar Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, para decir que se encuentran “bien y fuertes”, agradecer el apoyo popular y garantizar que no aflojarán y seguirán luchando por el derecho a la autodeterminación, han contribuido a levantar el ánimo reivindicativo de los manifestantes.

La movilización fue convocada por la ANC, Òmnium, CCOO, UGT y casi 70 entidades sociales o cívicas más

La convocatoria había sido realizada por la Mesa por la Democracia, que cuenta con el apoyo de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Òmnium Cultural, CCOO, UGT, otros sindicatos y otras casi 70 entidades sociales, profesionales, empresariales, culturales o deportivas, y que se constituyó días antes del 1 de octubre para defender los derechos de los catalanes y evitar que se conculquen sus libertades elementales.

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y la alcaldesa de Barcelona Ada Colau, han asistido acompañados de todos los miembros de sus equipos de gobierno y se han colocado en la cabecera de la marcha, detrás de la pancarta en la que se reclamaba la libertad de Sánchez y Cuixart y en la que figuraba el lema “en defensa de las libertades”.

La presidenta del Parlament de Catalunya, Carme Forcadell, también se ha sumado a la marcha, acompañada de miembros de la Mesa de la Cámara. Junto a todos ellos, en la cabecera, han caminado el ex-presidente Artur Mas, diputados del Parlament o del Congreso, alcaldes y concejales de diferentes poblaciones.

Un poco más adelante, se encontraba otra hilera con los representantes de la ANC, Agustí Alcoberro, y de Òmnium, Marcel Mauri, en ausencia de los presidentes de ambas entidades, encarcelados desde el pasado día 16.

“La soberanía del pueblo no nos la podrán quitar”

Mauri se ha dirigido a la multitud para señalar que su entidad, nacida en tiempos del franquismo, “no se plegará jamás ante el miedo”, y que el Gobierno español se ha querido cargar la democracia, pero que “no podrá suspender las instituciones, porque las instituciones somos nosotros”. “La soberanía popular no nos la podrán quitar”; “con represión y violencia no podrán conseguir nada, porque somos un pueblo de paz”, ha proclamado, para finalizar reiterando el grito republicano del “no pasarán”.

En nombre de la ANC, Alcoberro ha denunciado la escalada represiva que en los últimos tiempos se ha hecho evidente con el intento de conculcación del derecho a sufragio. “Hemos visto violencia policial, hemos visto encerrados en la cárcel dos hombres llenos de razón”, ha dicho para ratificar la consideración de Cuixart y Sánchez como presos políticos. “Pretenden descabezar el país y eso no pasará,” ha afirmado en relación a la aplicación del artículo 155.

La actriz Lloll Bertran ha sido la encargada de dar lectura a un manifiesto en defensa de los derechos y libertades, y en defensa de las instituciones catalanas, en el que se ha recordado que Sánchez y Cuixart han sido encarcelados por haberse manifestado pacíficamente en contra de la detención de 14 personas y que eso “no resulta aceptable”.

“Si manifestarse es un delito, nos declaramos culpables”, ha proclamado Lloll Bertran, para señalar a continuación que la suspensión del autogobierno de Cataluña por parte del Ejecutivo de Rajoy significa que “nombrarán a dedo” personas no elegidas democráticamente y para pedir al mismo tiempo diálogo con instituciones que sí lo son.

Maria del Mar Bonet ha emocionado a la multitud y a ella misma con su canción, excepcionalmente interpretada, dedicada hace 50 años a un estudiante asesinado por la Policía franquista. Acompañada sólo con su guitarra, ha cantado Què volen aquesta gent?, (¿Qué quiere esta gente?), después de explicar en pocas palabras que hoy “quieren aprisionar la esperanza y no lo conseguirán”.

Reivindicación de la república y de “TV3 siempre nuestra”

Una gran cantidad de manifestantes exhibía carteles de reivindicación de libertad y, entre las banderas estrelladas y pancartas de reclamación de la liberación de los presos, se podían leer mensajes de decepción por la actitud de Europa, de denuncia de las prácticas antidemocráticas del Estado español y también de reivindicación de la república como forma de Estado.

Además de los gritos de “independencia”, de “libertad” y del “no estás sólo” en solidaridad con Cuixart y Sánchez, la multitud ha reivindicado como propia la televisión pública de de Cataluña: “TV3 será siempre nuestra” se ha oído una y otra vez.


+info relacionada, 21-10-2017:

 

 

 

Etiquetado con: