Cifuentes asegura que sólo tiene 3.000€ en el banco pese a cobrar mayor salario que Rajoy

La presidenta de la Comunidad de Madrid contesta a las acusaciones de Granados sobre la Caja B del PP: “¿A quién van a creer, al que tenía un millón en el altillo o a mí, que vivo alquilada y con 3.000 euros en la cuenta?” También revela que Rajoy le llamó el lunes tras la declaración del imputado en la Púnica para mostrarle “todo su cariño”.

Cristina Cifuentes, presidenta de la Comunidad de Madrid, durante su entrevista entrevista en el programa La Sexta Noche de este sábado.

Cristina Cifuentes, presidenta de la Comunidad de Madrid, durante su entrevista en el programa La Sexta Noche.

Cristina Cifuentes esgrimió ayer que vive de alquiler y sólo tiene 3.000 euros en su cuenta corriente como argumento para negar cualquier relación con las tramas de corrupción del Partido Popular. No obstante, su salario como presidenta de la Comunidad de Madrid asciende a unos 90.000 euros brutos al año, casi 11.000 euros más que el sueldo del propio presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

La presidenta madrileña es una de las responsables autonómicas mejor pagadas de España –y sus consejeros también cobran bastante más que los ministros del Ejecutivo del PP–, pero antes de alcanzar ese cargo ya ingresaba una cantidad muy similar –incluso superior– como delegada del Gobierno en Madrid, puesto que desempeñó desde enero de 2012 hasta que sucedió a Ignacio González al frente de la comunidad autónoma en 2015.

Como respuesta a las acusaciones del ex secretario general del PP madrileño, Francisco Granados, de que ella estaba al corriente de la Caja B del partido, Cifuentes declaró, en una entrevista en La Sexta Noche: “¿A quién van a creer, al que tenía un millón en el altillo o a mí, que vivo alquilada y con 3.000 euros en la cuenta?”

Esperanza Aguirre llegó a decir que era “pobre de pedir”

Una afirmación que llama la atención por parte de quien cobra un sueldo público de 6.400 euros brutos al mes (por 14 pagas) y tiene gran parte de sus gastos cotidianos pagados por el erario público. Por ejemplo, cuenta con tres chóferes, cada uno de ellos con un salario de en torno a los 37.000 euros brutos al año.

Esperanza Aguirre, condesa consorte de Bornos y ex condesa consorte de Murillo, ya utilizó un argumento parecido en 2010, cuando ostentaba la presidencia de la Comunidad de Madrid y aseguró que ella no tendría que pagar un nuevo impuesto del PSOE sobre las grandes fortunas: “Yo soy pobre de pedir”, dijo. Pocos días después tuvo que pedir disculpas por su “comentario desafortunado”, pero la Mesa de la Asamblea de Madrid no admitió la petición del Grupo Parlamentario Socialista de acceder a la declaración de bienes y patrimonio de la presidenta regional.

Cifuentes: “La única relación que tuve con las cuentas del PP eran las cuentas que he pagado yo como afiliada”

Por su parte, Cifuentes afirmó en la entrevista de este sábado en el programa de televisión La Sexta Noche que jamás tuvo ni siquiera conocimiento de las cuentas de su partido en Madrid: “La única relación que tuve con las cuentas del PP eran las cuentas que he pagado yo como afiliada”, declaró la actual presidenta del Partido Popular madrileño, quien comenzó su carrera política con sólo 16 años afiliándose a las Nuevas Generaciones de Alianza Popular y ha ostentado numerosísimos cargos de responsabilidad en la formación conservadora.

En cuanto a las declaraciones de Granados –quien fue Consejero de Presidencia, Justicia e Interior de la Comunidad de Madrid y salió recientemente en libertad provisional como imputado en la trama Púnica–, Cifuentes explicó:

“Sentí muchísimo asco, me dio un asco horroroso. Creo que cuando a una persona se la difama, se cometen delitos de injurias y calumnias y delitos contra el honor, se tiene que pagar por ello. A sus muchísimas causas judiciales abiertas se le va a sumar esta otra, porque creo que la difamación en la vida no puede salir gratis. Una persona no puede difamar a otra de una manera tan tremenda. Además, introduciendo temas personales. Me parece repugnante”.

Además de acusarla de estar al tanto de la financiación ilegal del PP, Granados hizo referencia a una presunta relación sentimental entre Cifuentes e Ignacio González, su predecesor en la presidencia de la Comunidad de Madrid y actualmente en libertad bajo fianza como imputado en el caso Lezo sobre el expolio del Canal Isabel II.

“Poner la mano en el fuego es una expresión medieval”

Por otra parte, Cifuentes, ha revelado este sábado que Rajoy le llamó el pasado lunes para mostrarle “todo su cariño” tras las afirmaciones de Granados, tema del que, en cambio, dijo no haber hablado con Aguirre.

Sobre si pondría “la mano en el fuego” por Aguirre y González en relación a la financiación irregular del partido, Cifuentes ha aducido que a ella esta expresión le parece “medieval” y que prefiere hablar de “confianza”. Aunque ha reconocido que, en vista de lo ocurrido con González, “mucha confianza, sinceramente no” tiene ya en sus antecesores del PP madrileño.

Sin embargo, ha alegado que el caso de Aguirre es “diferente”, porque –aun admitiendo que no puede pronunciarse sobre sus labores en el partido por desconocerlas– sí ha dicho creer que hizo “muchas cosas buenas e importantes” por la Comunidad de Madrid. Y afirmó decirlo “de corazón”. Entre esas cosas ha destacado que “contribuyó a la transformación” de la Comunidad, con los nuevos hospitales, los colegios bilingües o la ampliación del Metro.

A la pregunta de si dimitiría si resultase investigada, en aplicación del código ético del PP de Madrid, Cifuentes ha asegurado que ni siquiera contempla la posibilidad de una imputación porque “nunca” ha hecho “nada ilegal”. Pero ha agregado que ese código ético se lo aplican ahora “todos” los políticos del partido, incluida ella, “porque estamos en una nueva etapa del PP de Madrid”.

Etiquetado con: