Cinco preguntas y respuestas sobre la dimisión de Fachin y su pulso con Iglesias

El líder del partido morado en Catalunya ha dejado su cargo después de que la dirección estatal anunciase un congreso que habría supuesto su cese. Fachin mantiene su voluntad de crear un “frente democrático” abierto a partidos y entidades soberanistas, y ERC ya ha recogido el guante. El resultado de la consulta que se conocerá este martes servirá para medir el apoyo de los militantes a las tesis de la dirección de Pablo Iglesias.

+reciente: Consulta a las bases // El 72% de los militantes de Podem apoyan la confluencia con Colau y Domènech, la estrategia de Iglesias – publico.es, 07-11-017

Pablo Iglesias y Albano Dante, durante el acto. EFE/Marta Pérez

Pablo Iglesias y Albano Dante, durante un acto. EFE/Marta Pérez

La dimisión de Albano Dante Fachin como líder de Podem, este lunes, venía a servir como válvula de oxígeno a la dirección estatal de Podemos, que desde hace meses mantiene importantes discrepancias con el exsecretario general de Podem Catalunya, y que el pasado viernes decidió poner una fecha límite a su continuidad en el cargo.

Este martes, Podemos hará públicos los resultados de la consulta a la militancia en la que los inscritos en Podem deciden si quieren acudir a las elecciones en coalición con Catalunya en Comú, y a partir de ahí comenzará una carrera contrarreloj para llegar preparados a las catalanas del 21-D.  El resultado servirá para medir el respaldo de los inscritos a las tesis de la dirección estatal sobre un tema crucial.

A falta de los resultados de esta consulta, y con la vista puesta en las últimas semanas, estos son algunos de los acontecimientos que explican cómo Podemos y Podem han llegado a la situación actual, por qué ha dimitido Fachin o cuáles serán algunos de sus siguientes pasos.

¿Por qué dice haber dimitido Fachin? ¿Qué le transmitió la dirección de Podemos?

Fachin: “Salga lo que salga en la consulta sobre la confluencia con Los Comunes, se hará lo que diga Iglesias”

Tras comunicar su decisión a varios cargos orgánicos de Podem a través de distintos chats, el ya exlíder del partido morado en Catalunya afirmó que Podemos “ha dejado de ser herramienta útil para enfrentarse al régimen del 78“. Fachin ha anunciado que, además, dejará de militar en la formación, y ha acusado a Iglesias de volver “a meter la pata con Catalunya” por su posición sobre el 1-O y por su interés por pactar con el partido de Ada Colau y Xavier Domènech. La semana pasada, el exsecretario general de Podem afirmó que, en cualquier caso, el pacto con Catalunya en Comú se sellará “salga lo que salga”: “Salga lo que salga se hará lo que diga Iglesias”, sotuvo entonces. “Para hacer política en Catalunya al dictado de un despacho ya está Miquel Iceta”, apostillaba el lunes.

Sin embargo, lo cierto es que Fachin tenía poco margen de maniobra: en el debate del pasado viernes, más de 60 miembros de la dirección estatal de Podemos -prácticamente todos los que participaron, salvo Miguel Urbán y Teresa Rodríguez– aprobaron convocar una Asamblea Ciudadana extraordinaria en Catalunya. Una vez convocada -aún sin fecha, pero previsiblemente posterior a las elecciones- Fachin habría quedado despojado de su cargo, y la dirección había advertido que esperaba su dimisión motu proprio. Más, si cabe, si el resultado de la consulta es favorable a las tesis de la dirección de Pablo Iglesias, que apuesta por la confluencia con el partido de Ada Colau.

¿Cuáles eran las discrepancias?¿De qué se han acusado mutuamente?

Las críticas han sido muy duras por ambas partes. Ya en julio, el propio Iglesias incidía en que su referencia en Catalunya era el partido de Colau y Domènech. La posición de Podem sobre el 1-O, para el que la dirección de Fachin llamó a la participación, en contra del criterio de estatal -algo que pudo hacer tras obtener luz verde de las bases-, tensó algo más una relación difícil por la decisión de Podem de no integrarse en Catalunya en Comú.

Participó en su construcción, pero finalmente decidió abandonar este camino, algo que no fue bien acogido por la dirección de Iglesias, que no concibe que Podem no participe en los comicios de la mano de Los Comunes. Además, el hecho de que en la votación de la DUI en el Parlament, el 27 de octubre, Fachin no enseñara su papeleta, como sí hizo el grueso de integrantes de su grupo parlamentario, Catalunya Sí que es Pot, también contribuyó a tensar una situación que, en plena víspera de la diada catalana, ya se antojaba muy difícil de sostener. Llegó a darse la situación de que los líderes de Podemos y Podem intervinieran en actos distintos en Catalunya el 11-S, visibilizando así su alejamiento.

Sus respectivas posturas sobre el 1-O y la consulta sobre la confluencia, claves del enfrentamiento

En lo que respecta a sus acusaciones a la dirección en Madrid, la semana pasada Fachin aseveró que la “intervención” de Iglesias en Podem es comparable a la de Mariano Rajoy en Catalunya, vía artículo 155 de la Constitución: “Rajoy justificó el 155 para ‘dar voz a la gente’. Iglesias dice hay que quitar dirección escogida y le vamos a dar voz a la gente”. El entonces líder de Podem criticó la consulta y afirmó que ésta carece de cualquier “garantía democrática” y que es “un error histórico”: “Yo no participaré”.

Por su parte, en Madrid tampoco han sido tibios con Fachin. Si hace pocas semanas distintos dirigentes criticaban la gestión del líder de Podem, pero rechazaban actuar en Catalunya, hoy la dirección se muestra prácticamente unánime al respecto. Iglesias afirmó la semana pasada que Fachin estaba “políticamente fuera de Podemos”, y le sugirió que se marchase a otro partido. “Si hay compañeros que están políticamente más cerca de la CUP o ERC, creo que deben seguir su propio camino, pero ese no es el camino de Podemos”, aseveró.

Poco después, otras fuentes de la dirección aseguraban a Público que Fachin “ha demostrado que no es el secretario general de Podemos en Catalunya. “En su lugar ha dejado claro que es un político fuera de Podemos, con agenda propia”, apuntaban.

Además, y aunque ya no forme parte de la dirección, quien ha sido especialmente crítico con Albano Dante Fachin es Juan Carlos Monedero, cofundador de Podemos.

¿Cuál ha sido la gota que ha colmado el vaso?

Echenique: “¿Cómo no va a tomar cartas en el asunto [la dirección estatal] si está abierta la posibilidad de que Podem llegue a una alianza electoral con partidos que defienden la independencia?”

Algunos dirigentes de Podemos aseguran que el anuncio de Fachin de que intentaría conformar “un frente democrático todo lo amplio posible”, y que éste intentaría incluir a organizaciones y partidos independentistas, fue la gota que desbordó el vaso de su paciencia. La dureza de sus críticas a la dirección en Madrid no ayudó, pero el hecho de que planteara acercarse aún más a los independentistas, cuando Podemos lleva semanas maniobrando para alejarse discursivamente de sus posiciones-aunque siempre ha dicho que no compartía la hoja de ruta de Carles Puigdemont-, fue clave. Así lo afirmaba hoy el número dos del partido, Pablo Echenique: “¿Cómo no va a tomar cartas en el asunto [la dirección estatal] si está abierta la posibilidad de que Podem llegue a una alianza electoral con partidos que defienden la independencia?”. Por otro lado, la solicitud de distintos círculos para revocar al exsecretario general ha sido otro de los argumentos utilizados por la dirección estatal para justificar esta actuación.

¿Qué va a hacer Fachin ahora?

No está claro. En su comparecencia de este lunes, el exlíder de Podem ha anunciado que ha mantenido conversaciones con ERC, la CUP y Procés Constituent para estudiar posibles “preacuerdos” que posibiliten “un frente electoral” amplio. Una coalición integrada por “organizaciones y partidos cercanos, de izquierda, por decirlo de alguna forma” según sus palabras.

Fachin: “Si es posible el acuerdo entre diferentes organizaciones y puede ser útil que vaya, iré, pero no en la lista de ningún partido”

Durante la rueda de prensa en la que ha anunciado su dimisión, ha reconocido que ya ha registrado un “partido instrumental” para “poder seguir haciendo política sin imposiciones”, y de hecho ha llamado a sumarse a este espacio a los inscritos en Podem. “La gente que ha estado en Podem y quiera explorar esa vía la analizaremos conjuntamente con los que sean”, afirmaba. “No hemos podido negociar como Podem porque se nos arrebató esa posibilidad”, lamentaba.

Y, si bien afirma que tendría difícil compartir candidatura con el PDeCAT, no cierra la puerta a presentarse a los comicios: “Si es posible el acuerdo entre diferentes organizaciones y puede ser útil que vaya, iré”, decía, incidiendo en que no irá “en la lista de ningún partido”.

Por el momento, ERC ya le ha tendido la mano: “Es obvio que contamos con él”, ha afirmado el portavoz de la formación republicana, Sergi Sabrià, que también ha alabado la “valentía” de su dimisión.

¿Qué pasará con la dirección de Podem?

Fuentes de Podem informan de que en la reunión de la dirección catalana de este lunes han aprobado crear un Equipo Técnico “que vele por el partido hasta primarias”

Tampoco está claro. En torno a las 21.00 horas, fuentes de Podem informaban de que en la reunión de la dirección catalana de este lunes, han aprobado crear un Equipo Técnico “que vele por el partido hasta primarias”. Han explicado que este equipo “será puesto a disposición y actuará en coordinación con la dirección estatal”, pero no han aclarado si sustituirá a toda la dirección, a la Ejecutiva o a ambos órganos. También han explicado que en ese encuentro han celebrado varias votaciones en un clima de “mucha tensión”. Por otra parte, la creación de un equipo especial en Barcelona podría colisionar con los planes de Madrid, que pretende crear un Equipo Técnico que pilote el proceso de organización de la próxima Asamblea Ciudadana, pero desde Podem afirman que tienen la potestad de definir este equipo que “vele por el partido”.