CNT presenta el informe “Periodismo en la UVI”

El sindicato ha presentado este lunes un informe que desvela la precariedad en la que viven los y las colaboradoras para información internacional en la prensa del Estado español

CNT presenta el informe “Periodismo en la UVI”

// anieto2k

Atrás, muy atrás, quedaron aquellos tiempos en los que los medios tenían corresponsalías en diferentes países de cara a llegar de primera mano a la información internacional. Gervasio Sánchez hablaba de ello en una entrevista publicada en El Salto: “Hace 25 años los medios competían por el espacio internacional y hoy en día han dejado de competir y lo que hacen es presentar refritos o, como máximo, periodistas que escriben a miles de kilómetros de distancia”.

Existe una realidad paralela a la que nombraba Sánchez en esa entrevista. La del periodista desplazado que como freelance lanza coberturas para distintos medios. El informe presentado por la Confederación Nacional del Trabajo (CNT) este lunes muestra la precariedad y las dificultades de estos y estas periodistas.

Según este informe la concentración mediática, el descenso de ingresos por publicidad y la caída de lectores han incidido de manera especialmente en los medios de comunicación escritos, aunque también en radio y televisión. La precarización y la drástica reducción de plantilla en prácticamente todos los medios de comunicación ha obligado a muchos y muchas periodistas a emigrar en busca de oportunidades. Una parte considerable de estos informadores trabaja actualmente para publicaciones del estado español desde el extranjero.

El informe advierte que muchas de estas personas desplazadas a otros países sufren el desdén, incluso durante meses, de los medios en los que colaboran mientras las informaciones no son de relevancia, o no se necesitan medios gráficos, ya que la mayoría de las veces recurren a agencias. Sin embargo, ejercen presión sobre los profesionales desplazados cuando las informaciones son de relevancia, como por ejemplo un atentado.

Destacan que muchos y muchas de estas profesionales invierten muchísimo tiempo y dinero en viajar y realizar contactos o entrevistas para la realización de diferentes piezas, sin que la inversión de ese tiempo tenga reconocimiento por los medios que compran la información.

La situación es en algún caso ciertamente penosa. El informe asegura que un fotógrafo trabajado con el diario El País cobró 180 euros brutos (153 euros netos) por un reportaje fotográfico de once fotos realizadas en un país europeo con un coste de vida que casi duplica al del Estado español. La persona que describe esta gestión tuvo que emplear más de 200 euros tan solo para desplazarse hasta el lugar.

En otras ocasiones las profesionales llegan a no cobrar. Muchos medios encargan un reportaje o artículo pero, por fallos de coordinación del propio medio, acaban cogiendo algo de agencias y cuando reciben el texto se desentienden. En otros casos se limpian las manos y no pagan argumentando que “no es lo que esperarábamos”, señala el informe.

En otras muchas situaciones de precariedad que sufren estos profesionales el informe de CNT señala que este tipo de colaborador carece de estabilidad, días libres, horario fijo y remuneración decente y acorde al nivel de vida del país desde donde ejerce su labor periodística, que en la mayoría de los casos suele situarse en zonas de Europa con rentas medias elevadas en comparación con el Estado español.

Propuestas para paliar la situación

El sindicato propone varias medidas que podrían ayudar a paliar la situación de precariedad en la que viven los y las colaboradoras de los medios en otros países.

Por un lado, y desde un plano sindical, propone trabajar para la coordinación internacional de los periodistas en sindicatos afines con el objetivo de establecer tarifas mínimas.

Entiende que exigir a los medios la publicación de sus tarifas actuales, ayudaría a mitigar las dudas sobre el cobro que se generan en este colectivo de trabajadores y trabajadoras de la información, además, propone crear una lista negra de medios que mantienen en una precariedad extrema a sus colaboradores. Como ejemplo de esta precariedad el informe asegura que la agencia EFE paga 18 euros por una pieza. Además, advierten que se debería exigir a los medios que informen de sus plazos de pago y su posterior cumplimiento.

Por otro lado piden que texto y fotos se paguen por separado, ya que es una práctica habitual de algunos medios pedir fotos al redactor y textos al reportero gráfico.

También piden a estos colaboradores que informen a los medios del porcentaje de gasto de los y las periodistas en cuota de autónomos más el porcentaje de impuestos que pagan por cada factura.

Por último piden una labor de concienciación de cara a que los periodistas no acepten trabajar con medios que al mismo tiempo promueven la precariedad del colaborador internacional y lo fuerzan a adoptar posiciones sensacionalistas o hirientes en su trabajo.

Publicado en Empleo, Los Medios, Medios de Comunicación