Comisiones Obreras pide investigar vínculos entre agentes municipales de Madrid y grupos neonazis

  • El sindicato pide a la Delegada del Gobierno que la policía nacional indague supuestas relaciones entre grupos de ultraderecha y funcionarios municipales
  • Las sospechas se basan en los comentarios xenófobos y las loas a Hitler vertidos en un chat municipal por tres policías a los que el juez imputa un delito de odio
  • Un cuarto agente dimitió como portavoz de otro sindicato policial cuando se supo de su presencia en una marcha junto al grupo ultra de Hogar Social

Captura del chat de policías municipales.

Captura del chat de policías municipales.

Comisiones Obreras, pendiente de personarse como acusación en la investigación a tres policías locales de Madrid imputados por delitos de odio tras verter loas a Hitler y comentarios xenófobos en un chat sobre reivindicaciones laborales, se ha dirigido a la Delegación del Gobierno para que investigue supuestos vínculos entre agentes municipales y grupos neonazis.

El sindicato ha mantenido este martes una reunión con la delegada Concepción Dancausa (PP) a petición propia en la que “ha expresado su interés por despejar, a través de la oportuna investigación policial, la duda sobre que los denunciados pudieran tener contacto o formaran parte de organizaciones neonazis o de contenido violento”, dice la organización en una nota de prensa.

La Delegación del Gobierno se ha limitado a ponerse a disposición de la “actuación judicial”, según CCOO. “Han tomado nota y han dicho que cualquier solicitud u orden que les venga del juzgado la atenderán, aunque de momento no han recibido ninguna”, señala Pedro Delgado, miembro de la Ejecutiva de CCOO Madrid. Sobre este asunto, el equipo de Dancausa esgrime que se trata de una “reunión interna”, sin aportar ningún detalle.

Las sospechas del sindicato, al que pertenece el agente que denunció el grupo de Whatsapp, se basan en el contenido de algunos mensajes vertidos en el chat investigado que loan al nazismo –”Hitler sí era un señor, con él ya estarían las chimeneas echando humo” o “el fascismo es alegría”–, se refieren a los inmigrantes como “hijos de puta, los moros […] yo los tiraba al mar, comida para peces”, y desean la muerte a la alcaldesa Manuela Carmena.

Fuentes cercanas a CCOO sospechan que los comentarios no son casos aislados y quieren que se investiguen sus posibles conexiones con personas vinculadas a grupos de ultraderecha de la capital.

Delgado, presente en el encuentro, asegura que, además, CCOO ha informado del “uso de iconografía propia de círculos neonazis en algunos mensajes del chat, afirmaciones entre ellos relativas a otro grupo que tuvieran en paralelo o la presencia de un secretario del sindicato policial mayoritario CPPM –que dimitió tras la publicación de la noticia– en una manifestación de Hogar Social Madrid”.

Este secretario se llama Julián Leal. Era miembro del chat investigado y participó de la concentración organizada por el grupo neonazi que recibió en la estación de Atocha con insultos a los miembros de la Mesa del Parlament que llegaban a Madrid para declarar ante el Tribunal Supremo.

Al publicarse que estaba allí, dimitió de sus funciones en CPPM pero continuó en el Tribunal de oposición con un puesto de observador como representante de la Junta de Personal de la Policía de Madrid hasta que fue expulsado por el Gobierno de Manuela Carmena. El Consistorio instó al sindicato mayoritario a que elijiera una nueva persona para el tribunal que evaluará las pruebas de acceso al cuerpo policial.

Grupo “privado” con “bromas”

La causa de los mensajes ultra, a cuyos autores el juez imputa un delito de odio y el Ayuntamiento de Madrid ha retirado la placa y el arma, se abrió a raíz de la denuncia por amenazas de un agente que formaba parte del grupo y que vive escoltado desde que el contenido de ese chat se hizo público. Durante los seis meses previos, el policía sufrió insultos, intimidaciones y hasta amenazas de muerte.

También se encuentra bajo protección policial el secretario general de CCOO en la Policía Municipal de Madrid, Emiliano Herrero. Herrero criticó en una entrevista en eldiario.es a los sindicatos policiales por no condenar el contenido del chat y difundir “el mensaje del miedo y la represalia para impedir” que actitudes como las mostradas en el grupo de Whatsapp vuelvan a salir a la luz pública.

El chat conjunto tenía más de 200 integrantes, pero tras revelar eldiario.es el contenido de algunos comentarios se redujo hasta los 24, y finalmente fue cerrado.

Durante su declaración ante el juez, uno de los policías investigados llegó a reconocer la autoría de varias de esas frases pero las atribuyó al contexto de un grupo “privado” en el que, según él, se repetían las “bromas” y vaciles, entre otras charlas supuestamente desenfadadas sobre viajes o comidas.

El concejal de Seguridad, Javier Barbero, ha anunciado este martes que se autorizará esta semana a los letrados para que el Ayuntamiento sea acusación particular en el proceso penal que sigue su curso.