Condenados los repobladores de Fraguas a un año y nueve meses de cárcel y 16.380 euros de multa

El Juzgado número 1 de Guadalajara ha condenado a los actuales habitantes del pueblo por delitos contra la ordenación del territorio y por usurpación. Si no pagan los 16.380 euros de multa entrarán en prisión.

https://i1.wp.com/www.elsaltodiario.com/uploads/fotos/r1500/d02b7249/IMG_20170418_094119_737.jpg?resize=401%2C268&ssl=1

Una de las viviendas de Fraguas //Imagen del Colectivo Fraguas

El Juzgado de lo Penal número 1 de Guadalajara ha condenado a penas de un año y nueve meses de cárcel, además de a multas de 2.700 euros por cabeza, a los seis repobladores de Fraguas.

La sentencia les condena, en concreto, a un año y tres meses de cárcel, y a una multa de seis euros diarios durante 12 meses por delitos contra la ordenación del territorio, y a tres meses más de prisión por un delito de usurpación, con otra multa de seis euros diarios durante 90 días.

Aunque la condena no conlleva entrada en prisión, el texto de la sentencia sí prevé la privación de libertad para los seis jóvenes en el caso de que no paguen las multas, que suman 16.380 euros, y la responsabilidad civil derivada de los gastos de demolición del pueblo de Fraguas y el traslado de los escombros, cifra que los repobladores calculan en 30.000 euros pero que está por concretar por el personal técnico de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.

“Nos han condenado, y si no pagamos la multa iremos a la cárcel”, señala a El Salto Lalo Aracil, uno de los condenados, quien afirma que han conocido la sentencia esta mañana. “Esperábamos una sentencia favorable y que tuvieran que ir por la vía administrativa, ya que consideramos que este es un tema más de jurisdicción civil”.

Aracil afirma que, a día de hoy, no cuentan con el dinero suficiente para pagar los más de 16.000 euros de multas y no saben cómo lo van a pagar. “Antes pensábamos hacer un crowfunding para seguir reconstruyendo el pueblo, no para pagar las multas”, concluye.

Aracil y el resto de repobladores llegaron a Fraguas, un pueblo hecho desaparecer por orden de Franco para replantar pinos hace 50 años, en 2013. Desde entonces se han dedicado a la reconstrucción de la localidad y a cultivar.