Correos inaugura la primera huelga de la era Sánchez

Este jueves 7 de junio han sido llamados a un paro de dos horas los más de 57.000 empleados de Correos de todo el Estado. Se trata de la primera huelga con la que tendrá que lidiar el recién nombrado presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

https://i1.wp.com/www.elsaltodiario.com/uploads/fotos/r1500/2f91f477/IMG_20180607_101257_761.jpg?resize=400%2C300&ssl=1

Trabajadores de Correos se concentran durante la primera jornada de huelga anunciada en 2018 // Carlos Benéitez

Este jueves 7 de junio han sido llamados a un paro de dos horas los más de 57.000 empleados del servicio postal de todo el Estado. Se trata de la primera huelga con la que tendrá lidiar el recién nombrado Pedro Sánchez, tan solo seis días después de su investidura, aunque fue convocada días antes de la moción de censura que expulsó a Mariano Rajoy de Moncloa.

La empresa pública ha sufrido desde el año 2008 la pérdida de más 15.000 empleos y encadena años de recortes presupuestarios —180 millones de euros en 2017 y 2018— que, según las previsiones, llevarán al operador postal a cerrar el año con 122 millones de euros de pérdidas. Entre otros motivos, desde los sindicatos responsabilizan al anterior gobierno de dichas pérdidas por no haber aplicado un plan de modernización y expansión que se adapte a la realidad del auge de la paquetería y del comercio electrónico.

A pesar de responsabilizar al ejecutivo de M. Rajoy y de haber convocado estos paros durante su mandato, desde los sindicatos convocantes —CC OO, UGT, CSIF y Sindicato Libre— han decidido mantener la convocatoria para hacer visible el conflicto de la mayor empresa pública del Estado al nuevo Gobierno “para que, en cuanto se constituya, adopte de forma inmediata las medidas que acaben con el ataque sistemático a Correos basado en la implantación de la precarización y el desmantelamiento de la empresa pública”.

Desde CC OO califican como “muy positivos” los primeros datos del paro de los casi 5.000 trabajadores del turno de noche en Correos y prevén un “masivo seguimiento” a lo largo de la jornada en la que la plantilla de la empresa postal pública está llamada a parar dos horas, salvo en Madrid y Sevilla donde son tres.

En Madrid, la manifestación cuyo inicio se prevé a las 13.00 horas, partirá desde Cibeles y concluirá en la Puerta del Sol.

Las organizaciones sindicales recalcan asimismo que, con esta primera jornada de paro, exigen al nuevo Gobierno y a la Dirección de Correos que pongan fin a las políticas austericidas que han dejado a la empresa postal pública con un recorte de 180 millones de euros en sus partidas presupuestarias cuya repercusión recae en sus cuentas con un décifit previsto de 225 millones de euros.

También advierten que, de no ser atendidas sus reivindicaciones, se intensificarán en los próximos meses con la convocatoria de tres huelgas generales a final de año. Las fechas que ya se han anunciado supondrían una huelga de 24 horas durante el Black Friday y otra de 48 horas durante la campaña de Navidad.

La Rioja, la comunidad autónoma sin centro de clasificación

A las nueve de la mañana un grupo de trabajadores de Correos se concentraba a las puertas de una de las estafetas de Logroño. Allí, el secretario de la sección sindical de CC OO, Javier Medel, ha destacado que tanto Correos como el Gobierno han incumplido las normas del Servicio Postal Universal. Medel también denuncia los recortes que han llevado a cerrar el centro de clasificación de Correos en La Rioja, la destrucción de más de 100 puestos de trabajo, la alta tasa eventualidad —en La Rioja supone un 35% de la plantilla— y la precariedad con contratos de cuatro horas o de dos días por semana en gran parte de la plantilla. Asimismo, también ha querido recordar que recientemente se han eliminado tres servicios en la comarca de Nájera, quedando a recargo del resto de trabajadores acumulando aún más retrasos en las entregas “a los trabajadores les aumenta los kilómetros y los pueblos a repartir, con lo cual la dificultad para completar el servicio es máxima”. Para Medel esto supone que el servicio que se presta a los ciudadanos sea cada vez más precario y de peor calidad.

Por su parte, Julián Pérez Alonso, responsable de correos en UGT, destaca el estancamiento de la empresa estatal en la modernización y adaptación a los nuevos sistemas de comercio electrónico, así como la excesiva dependencia en el sistema postal tradicional “más del 80% de los ingresos en Correos proviene de la carta tradicional”, un modelo que Javier Medel considera que “lejos de ser futuro, es ya pasado”.

Pérez Alonso también ha reivindicado la reapertura de la Caja Postal, “que se vendió a los intereses de la banca”. Alonso ha concluido que tiene esperanzas en la solución del conflicto con el cambio de Gobierno, pero advierte a Sánchez de que si Correos no se convierte en una prioridad urgente, seguirán endureciendo las protestas. La siguiente movilización está fijada para finales de junio y avisan de que “seguiremos yendo a más mientras no se den pasos en firme”.

Etiquetado con: