Cospedal quiso ceder hospitales públicos de Castilla-La Mancha a las constructoras dueñas de una autovía a cambio de condonar deuda

  • Con esta operación, las empresas dejarían de cobrar parte de las deudas millonarias que tenía la Junta con ellas
  • El Gobierno de Cospedal pidió otros dos informes en 2012 para la privatización de cuatro centros sanitarios. Ninguno salió adelante porque las cuentas no salían y no había empresas interesadas
  • En 2013, Cospedal anunció que no privatizarían ningún hospital pública por su “eficiente” gestión

Un informe interno del Gobierno de María Dolores de Cospedal, al que ha tenido acceso la cadena Ser, revela que la entonces presidenta de Castilla-La Mancha quiso ceder cuatro hospitales públicos a las constructuras dueñas de una autovía a cambio de condonar deuda. Así, los centros de Almansa y Villarroblebo (Albacete) junto a los de Tomelloso y Manzanares (Ciudad Real) pasarían a manos de ACS y Acciona, las dueñas mayoritarias de la autovía de los Viñedos, que cubre el trayecto entre Toledo-Tomelloso.

Titulado Formas alternativas de pago por hospitales de la JCCM, el texto data de marzo de 2012. Tres meses antes, en diciembre del 2011, la por entonces presidenta de Castilla-La Mancha anunció que privatizaría estos cuatro hospitales para poder garantizar su continuidad y evitar de esta forma su cierre.

Con esta maniobra, las empresas dejarían de cobrar parte de las deudas millonarias que tenía la Junta con ellas y cuyos pagos llegarían hasta el año 2030. Gracias a la cesión de los cuatro centros se condonaría parte (nunca toda según la Ser), hasta alcanzar los 170 millones de euros en total. Además, la Comunidad se ahorraría más de 37 millones de euros anuales de mantenimiento.

El informe detalla además el perfil de seis grandes constructoras españolas con las que la Junta de Castilla-La Mancha tenía por entonces deudas: ACS, Acciona, FCC, Ferrovial, Sacyr Vallermoso y OHL. En el texto se explica que Acciona “expresa sin ambigüedades su interés por el sector concesional hospitalario”, mientras que Ferrovial “no está presente en concesiones hospitalarias”. Además, de OHL se dice que “se concentra primordialmente en las concesiones de las autopistas”.

Así, y tras analizar el interés de cada una de ellas por entrar en el negocio sanitario, el informe concluye que “quienes podrían estar interesadas en los hospitales son los concesionarios de la autovía de los Viñedos”, es decir, ACS y Acciona. También señala otras dos empresas más, Cyopsa y Mota-Engil (propietarias en una menor parte de esta autovía)que les podría interesar entrar en el sector de la sanidad. Asimismo, y detallando ya la operación de cesión, se reconoce que con ella “se facilita la financiación de las empresas interesadas” aunque “se podría dar la imagen de que la Junta se aprovecha de las dificultades financieras de las empresas”.

Este informe no fue el único que barajó el Gobierno de Cospedal: la Junta también pidió otros dos informes para la privatización de estos cuatro hospitales por los que se pagaron 100.000 euros. Sin embargo, ninguno salió adelante.

Según las fuentes a las que ha tenido acceso la cadena Ser, se debió a que las cuentas no cuadraban y además no había empresas interesadas. Estas informaciones contrastan con las palabras de la actual ministra de Defensa cuando anunció en el año 2013, mientras aún era presidenta de Castilla-La Mancha, que no privatizaría los hospitales gracias a su “eficiente” gestión.