Cuatro quita Informativos y aumenta la telebasura

El anuncio de que Cuatro, cadena de Mediaset, suprimirá prácticamente los Informativos, adelantada por el digital El Televisero en la noche del lunes, tiene connotaciones que superan la propia noticia, y suponen la pérdida definitiva de identidad de la cadena, desde que fue absorbida por el grupo que tiene a Telecinco como canal principal.

Según lo sabido hasta el momento, el cierre definitivo sucederá el 15 de febrero, pero desde ya las citas habituales con la información verán reducida de manera drástica su duración. También se anunció un espacio a modo de magazine en horario de tarde presentado por Carme Chaparro. Se habla de evitar despidos de profesionales, que podrían ser recolocados en la factoría de noticias Atlas y/o en espacios de Telecinco, aunque el futuro en el grupo no parece muy halagüeño para presentadores habituales como Javier Ruiz, Roberto Arce, Marta Reyero, y otras caras conocidas de los actuales informativos.

En cuanto a los contenidos, que sustituirán las citas con la información, aún no se han hecho públicos, aunque los precedentes no permitan pensar en una dedicación a espacios documentales, o de difusión cultural. Veamos algunos precedentes:

El 28 de diciembre del año 2010 cesa la emisión de CNN+ en la TDT. Después de hacerse efectiva la fusión entre Cuatro y Telecinco, Prisa TV decidió cesar sus emisiones al considerar que el modelo del canal no era sostenible. La frecuencia fue ocupada por el Canal 24 Horas de Gran Hermano 11, que, posteriormente, dio paso al nacimiento de Divinity al término de dicha edición.

Junio de 2018. Desaparecen Las mañanas de Cuatro, que se emitían desde 2006; en su lugar se emite Mujeres y hombres y viceversa. Adiós a testimonios de líderes políticos, expertos y periodistas, sustituidos por los denominados tronistas.

Entre las dos fechas reseñadas, Cuatro se fue deslizando de su carácter de sucesor de CNN+, con figuras como Iñaki Gabilondo o José María Izquierdo procedentes del grupo Prisa, a una cierta indefinición con caracteres miméticos a Tele 5: Programas de jóvenes desnudos en una playa solitaria, cenas para conformar parejas, y un largo etcétera.

En definitiva, Mediaset consagra a Cuatro como un contenedor más de la barata y exitosa programación de Telecinco; en lugar de información, cara de obtener y que no aportaba audiencias significativas, opta por espacios de gente hablando, discutiendo, e insultando sobre contenidos de la vida íntima de famosos, que lo son por su presencia continuada en este tipo de espectáculos televisivos. Adiós a Gabilondos, Arces o Reyeros. Todo el tiempo para Jorge Javier, Belén Esteban, Jesús Vázquez, y similares. Nada es más barato; nada aporta más audiencia. ¿Qué puede salir mal?

Siempre ha sido así en esa empresa. Me permito relatar aquí un momento, en los inicios de Telecinco, en que que me vi implicado personalmente: finales de enero de 1991. La cadena había nacido un año antes y su único informativo era el Entre hoy y mañana, dirigido y presentado por Luis Mariñas, y en el que yo realizaba tareas de coordinación. Meses antes Irak había invadido Kuwait y se anunciaba como inminente una intervención armada de Estados Unidos… que se produjo durante la emisión del informativo, momento para el que el habíamos preparado diversas piezas informativas, e incluso un teatrillo con Manuel Almendra, responsable de información internacional, irrumpiendo en el set desde el que se presentaba, y entregando a Mariñas el teletipo que hablaba de la invasión de Irak.

Llegado el momento, se dio orden desde el control para que se suspendiera todo el dispositivo. Mariñas relato ante cámara de manera breve la noticia y despidió el programa para dar paso a una nueva entrega de las Mama Chicho. Ante nuestra decepción/cabreo, Valerio Lazarov, máximo ejecutivo en aquellos momentos, “justificó”: “Telecinco es una televisión para tiempos de paz, no de guerra“. Bien distinta fue la reacción de una televisión pública, Telemadrid, donde uno de los entonces responsables de Informativos, Jesús López Jordán, sugirió –y fue aceptado por la dirección– poner en pantalla la señal de CNN internacional, que ofrecía las 24 horas imágenes del conflicto bélico, y poner en estudio a especialistas de internacional que las fueran comentando. Aquel fue el precedente para que esa cadena autonómica fuera referente informativo durante todos los años noventa.

Volviendo a Mediaset, y su decisión sobre Cuatro, es necesario recordar ahora que las emisiones de televisión en España son consideradas por la ley como un servicio público, con concesiones privadas: es un buen exponente de una sarcástica paradoja.


+info relacionada: Cuatro prescinde de su informativo de tarde, presentado por Javier Ruiz