Decid ETA, gritad Venezuela

Uno no sabe si el periodismo fue alguna vez un oficio noble. Pero desde hace unos años, y en España, se ha vuelto difícil sentir respeto por una profesión en la cual, muchos de sus principales protagonistas, no hacen otra cosa que manipular y mentir a favor de su amo.

El razonamiento y el análisis han devenido en eslogan. La opinión en tertulianismo, entendiendo por tertuliano a una persona que acude a los platós a demostrar que es capaz de gritar más alto que el contrario. Y teniendo muy claro ya antes de entrar quién es el contrario y por dónde ha de atacarlo.

No se investiga, no se buscan porqués ni se aportan datos. Todo se basa en lo que Gambetta llamó el “machismo discursivo”, practicado, en lo que a las tertulias se refiere, igual por mujeres que por hombres. Una técnica que consiste en buscar imponerse al oponente mediante demostraciones de fuerza verbal (interrupciones, gritos, insultos, descalificaciones) destinadas a lograr el aplastamiento del otro, y el aplauso del público.

Como si una tertulia fuera una pelea de gladiadores, y no un debate. Sumen a eso que la nómina de colaboradores de un medio es siempre la misma —con independencia de que se hable de terrorismo, economía, deportes o medio ambiente— y tendrán ustedes un sustrato estupendo sobre el que hacer crecer los disparates más grandes y floridos.

Y no nos engañemos. Que la mayoría de voceros ilustres pertenezcan ahora mismo al PP —y uso el verbo «pertenecer» con pleno conocimiento de causa—no se debe a que no haya periodistas dispuestos a vender su profesión y su tiempo a otros partidos, sino a que los populares controlan el presupuesto y, por lo tanto, puede premiar adecuadamente a los buenos periodistas.

No es casual, por ejemplo, que Telemadrid, ABC y La Razón lideraran el reparto de publicidad institucional del Canal de Isabel II entre 2006 y 2015 o que medios marginales como Intereconomía o Libertad Digital —muy liberales y, por supuesto, contrarios a las subvenciones— se llevaran también un buen pedazo de la tarta de todos en los años de reinado de Esperanza Aguirre.

Y estos son los datos que llegamos a conocer. Imagínense los pagos en negro, las cenas en restaurantes de lujo con directores y periodistas estrella, las filtraciones interesadas, los sobres con pasta, los cochambeos…

Hace ya mucho que, desde ámbitos académicos, la objetividad del periodismo pasó a ser un mito. No sólo por la subjetividad que cualquier elección de un tema, y no de otro, implica, sino porque los medios contemporáneos son máquinas injertadas en un entramado económico y político no siempre claro. Frente a eso, al periodista de infantería le quedan como única salvación las llamadas rutinas profesionales: una suerte de heurísticas que le aseguran ser, si no objetivo, sí al menos justo en sus noticias. Ecuánime.

Pero, ¿es posible practicar esas rutinas en un entorno profesional como el español? Según un estudio del INE del año pasado, más del 16% de las personas formadas en periodismo o comunicación está en paro. Con casi 40 universidades que ofertan una carrera de periodismo y más de 21.000 estudiantes en sus aulas cada año, esto implica que cada verano unos cuantos centenares más de periodistas salen de las universidades… y no encuentran trabajo.

Con ese panorama y esa cola de espera para asaltar las redacciones, ¿puede un periodista arriesgarse a contravenir la línea del periódico o a plantar cara a sus jefes para publicar una determinada noticia o no publicar otra? En algún momento habría que hablar, seriamente, de la parte mediática de lo que Podemos ha llamado “la trama”, porque no hay nada más democrático que saber quién nos entrega las noticias que consumimos cada día, y por qué nos entrega unas y no otras. O nos las entrega montadas de determinada manera.

Si el caso de Marhuenda trajo al primer plano algo que, por lo demás, era de sobra conocido —que La Razón no es un periódico, sino el pregonero de Rajoy—, quedan todavía muchos medios cuya propiedad no es tan clara.

Y no lo digo sólo por esa influencia que el dueño del medio tiene en la labor del periodista. Sino porque la diversidad de marcas puede dar una falsa sensación de pluralidad informativa. Una pluralidad que, en realidad, no existe. De manera que uno podría creer, por ejemplo, que ya que diversos medios tratan negativamente a un partido político, hay razones para ellos. Cuando la verdad puede ser que todos esos medios, en realidad, no sean más que uno.

En esa línea, los ataques de los últimos días contra Podemos señalándoles como cómplices de ETA —por una nueva torpeza política, eso hay que reconocerlo, del gobierno de Carmena—o sacando a pasear a Venezuela cada vez que el partido morado mencionaba la corrupción del PP, son una nueva prueba de que muchos ya han asumido que su papel no es ni pensar, ni transmitir información. Sino sólo repetir, como cotorras, los argumentarios más bestias escritos cada día en la sede del PP. Los que hacen retorcerse de placer a Rafael Hernando.

Así, si Podemos señala a la luna con el dedo, el periodista mercenario dice ETA. O grita Venezuela. E intenta convencernos, por enésima vez, de que esa señora que estuvo a punto de perder la vida a manos de terroristas de ultraderecha y amenazada por ETA durante años es una batasuna.

Una filoetarra. Poco menos que el diablo. Y a Kichi, directamente, le ponen rabos y cuernos en sus editoriales. Y un chándal de Venezuela, como a Hugo Chávez.

O aseguran que no hay víctimas de primera y víctimas de segunda, mientras se apropian de las de ETA para desgastar al enemigo y se olvidan de las del franquismo porque hay que cerrar heridas. Todo sin argumentos ni datos. Todo fiado al eslogan.

Y ante ese espectáculo lamentable, sólo cabe agradecer el auge de medios digitales, las colaboraciones como las de los periodistas de investigación para destapar los papeles de Panamá, la creciente importancia para la circulación de noticias de las redes sociales, y el afortunado etcétera de fuentes de información que, en ocasiones de manera desinteresada, contribuye a que, antes o después, la mierda salga a flote.

Es esa descentralización de la información la que, a mi modo de ver —y en contra de lo que piensan los siempre melancólicos intelectuales de este país— garantiza hoy en día que, pese a los periodistas de pesebre y argumentario, acabemos siempre conociendo la verdad. Y las vergüenzas de tantos predicadores de tertulia.

Publicado en Los Medios Etiquetado con: