El conflicto de los estibadores: contrarreformas laborales y la guerra sucia de la patronal

La disputa de los estibadores se recrudece cada vez más y amenaza ya el buen funcionamiento de los puertos españoles. Y sin embargo, el Gobierno parece no ofrecer mayor solución que la que empuja a la desaparición de esta profesión. De momento, el conflicto se encuentra tan estancado como el conocimiento de la opinión pública acerca de la estiba; y no son pocas, en consecuencia, las tonterías que al respecto se dicen fruto de la ignorancia.

Para intentar comprender un poco mejor este fenómeno, nos hemos desplazado al lugar donde se reúnen los estibadores de Barcelona. Allí, Maica Josep y Gabi nos han explicado por qué están en lucha y contra quién, lo cual nos ha servido de base para escribir el siguiente artículo.

Estibadores: Gabi, Maica y Josep // Francesc Sans

Perdida como perdida está la opinión pública respecto a los estibadores, y ocupando una centésima parte de una página de La Iberia, una escueta noticia decía así, a fecha de 4 de septiembre de 1887: «Ayer, a las nueve de la noche, un estibador sufrió, en el muelle de Gijón, una grave herida, producida por el desprendimiento de una polea. El Juzgado entiende en el asunto». Aunque nos separe del suceso más de un siglo, deberíamos ir ya acostumbrándonos a esta clase de siniestros. Pues no se derivan otras consecuencias que éstas de las radicales medidas que el Gobierno quiere implantar; o suplantar, según se mire. Pero veamos antes de qué va la cosa.

El sector de la estiba funciona sin mácula, productiva y socialmente. El colectivo se preocupa de sus trabajadores; todos forman una piña y se tiendan la mano mutuamente en horas de apuro. No pecamos de trasnochados, pues, si decimos que es el último bastión de la clase trabajadora.

Así y todo, ha llegado a nuestros oídos que el oficio es, desde sus bases, una herencia del franquismo. Desmontemos esto rápidamente. ¿Cómo iba a serlo, si se fundó en el año 1978 y sobre los pilares del anarco-sindicalismo, de la CNT? Como mucho será hijo de la transición.

Y aun así, es inconcebible que un hijo tal presente una semblanza tan distinta a la de sus progenitores: delegados revocables, igualdad salarial e inclusión femenina. Más aún: si tal sangre llevase en sus venas, ¿a qué tanto ahínco por parte del gobierno del PP para hundir la estiba? ¿No sería esto un fratricidio similar al perpetrado por Carcalla sobre Geta? Sin embargo, permanecemos en la duda. ¿Por qué el PP quiere pasarle el cuchillo por la garganta a la estiba?

Es extraño. Ni en los números ni sobre el papel funciona mal esto de cargar y descargar los barcos. Los trabajadores, por su parte, no trabajan cuando falta el trabajo; luego la empresa paga por ellos sólo cuando producen, ahorrándose el gasto inútil de tener una plantilla a salario fijo. Ahora bien, existe una retribución mínima, fruto de las luchas encarnizadas que se llevaron a cabo en los ochenta. ¿Es esta suerte de derecho lo que molesta? ¿Tal vez sea el motivo por el que el Gobierno haya encendido la máquina del odio contra este sector? No hay más que echar un vistazo a la televisión, el mundo a través del espejo donde el derecho aparece privilegio. Y lo más triste todavía: que los haya quien, persuadidos en detrimento, incluso, de sí mismos, suscriban esta retahíla de invectivas. La opinión pública parece ceder estúpidamente.

Lo cual nos lleva a la aparición de un curioso fenómeno. El Gobierno español presentaba hasta hace poco el sistema de estiba como un modelo a imitar. Decía, con ese su entusiasmo tan convincente y patriota, que era el sistema más eficaz y ecuánime que existía. Comparando ésta a su posición actual, como mínimo hay que reconocerle la extravagancia. ¡Qué tornadizo es el poder! Antes se veía con buenos ojos que los estibadores se reuniesen bajo la égida de la SAGEP, y en cambio, ahora, lo demoniza sin vergüenza.

Pero la reacción no se ha hecho esperar. El sector portuario ha respondido con buenos modales. Son plenamente conscientes de que la Unión Europa exige cambios; y de que los mismos son inevitables y aun favorables para el desarrollo de su actividad. Al igual que cualquier otra profesión, la estiba tiene que correr con los tiempos y adaptarse a sus caprichos.

Lo que percibe la Unión Europea, en resumidas cuentas, es el riesgo de monopolio al que está sometido el oficio. Y por eso ha animado a la re-estructuración según su proceder habitual: multa persuasoria (que no efectiva) de 130.000€ al día, 23.000.000€ en total. Ante esto, los estibadores no tienen mayor opción que cumplir con lo reclamado. Y no se piense que han intentado primero quedarse de brazos cruzados.

Al cabo de la amenaza europea, ya tenían preparado un plan de reformas que a priori satisfaría completamente las demandas.

Lo civilizado era, pues, que se diese la comunicación entre el Gobierno y la estiba, los cuales teóricamente se encuentran a un mismo nivel de interés por solucionar un problema que, recordemos, concierne tanto al trabajador que desea cobrar a fin de mes como al Estado, que desea que florezca el comercio en su haber.

Actualmente en la prensa, el ministerio se llena la boca de haber estado presente en todas las reuniones. La realidad, empero, es que sólo en tres. Lo primero que soltaron fue que mirarían de ajustar la ley. La realidad, empero, es que se ha ignorado el documento de 18 páginas presentado por la estiba con cuantos ajustes y reformas se piden desde Europa. Cuando fueron a entregarlo al Ministerio de Fomento, a principios de febrero, pensando que se les escucharía y, tal y como estaba consignado, se lo tendría en cuenta, la respuesta fue tajante: que por cuestiones al margen de lo político había que legislar indefectiblemente en contra y que es inevitable que la profesión desaparezca en un término de tres años.

Si los estibadores tenían que reunirse con el Ministerio a las seis, la Patronal lo hizo a las cuatro. ¿Tuvo algo que ver? ¿O ya estaba todo pre-decidido? Sólo Dios lo sabe, es decir, el Presidente de los Puertos del Estado, José Llorca Ortega, y el Ministro de Fomento, Íñigo de la Serna.

Pese a la cerrazón oficial, la propuesta no dejaba lugar a la duda. Dado que la multa impuesta encontraba su razón en el riesgo de monopolio, en el hecho de que una empresa no podía ejercer en el puerto sin pasar por la SAGEP, se decidió flexibilizar la participación. En el susodicho documento se explicitaba que sin más ni más esto iba a cambiar y, de ahora en adelante, la contratación podía tener lugar sin la afiliación al sindicato. En él se planteaba asimismo la creación de un registro de trabajadores a través del cual las empresas podían obtener sus empleados. De este modo, la situación se regularizaba de cara al planteamiento europeo y a la legislación española. Presuntamente, se había dado carpetazo al asunto. Todas las partes deberían haber quedado contentas.

Sin embargo, como se puede deducir del estado actual de cosas, el plan revisado de la estiba crispaba los nervios del Gobierno. ¿Por qué? Sencillo: porque desbarataba el verdadero programa del mismo, a saber, desde el primer momento, suprimir íntegramente el oficio sindicado de estibador respaldándose, eso sí, en la excusa que le ofrecía la denuncia de la Unión Europea. Y retomemos la pregunta: ¿por qué? Sencillo también: porque el lobby décadent y neo-liberal ve en la estiba la dignidad del trabajador y es, por tanto, un escollo en el camino que toma demoliendo los derechos y garantías del obrero español.

Descaradamente, el Gobierno trata de destruir el último reducto de renegados, 6000 en concreto, con ocasión de una presunta denuncia anónima a la UE (probablemente del mismo Reino de España), con no más objeto que el de sustituirlos por otros 6000, entonces ya, sin salario mínimo, sin derechos, sin preparación, sin conocimiento, precarizados, sometidos y sin auspicio legal.

En vista de que el sector estibador no ceja en devolver los embates que le llegan de las altas esferas, es reclamada la ayuda, como siempre oportuna y cicatera, de la guerra mediática. Y por eso ya empezamos a verlos y a oírlos. A los magister decrépitos de las cadenas de televisión, tertulianos de salón de mejillas rígidas y sangre de rana. Ya está ahí sentada la farándula en sus tribunas de miseria terciogenérica, coronando programas de televisión vacíos, baratos y basura. Haciendo gala de la peor de las imbecilidades, de la estupidez tras el velo del desencarnamiento. Procaces sin mérito, imitadores de Augusto el Tonto, estos tertulianos comienzan a vomitar. Y qué mejor náusea que la que empieza por esa cuestión que tantas ampollas levanta, que en tantos suscita la envidia y que tanto enfurece al escarnecido: el salario.

Poco diremos del mismo. No nos importa porque, en suma, los sueldos provienen de pactos establecidos con empresas privadas. Lo chistoso es, porque todo hay que decirlo, que el Gobierno pretenda pagar los 6000 despidos metiendo mano al erario público, esto es, que si todo esto nos termina costando dinero a los españoles no será, por consiguiente, a causa de los supuestos privilegios de la estiba, sino de la inhábil y maliciosa componenda estatal.

Entretanto, estos son los salarios, que varían en función de la producción: por un contenedor venido de Asia el gasto es de 1500€. De esta cifra, lo correspondiente al trabajo del estibador son 0.80€, cantidad a la que hay que sumar tasas e impuestos. Céntimos arriba, céntimos abajo, el estibador percibe en total 18€ de cada contenedor. Ni que decir tiene que trabaja haga sol o lluvia, nieve o granice, sea Navidad o Fin de Año, su cumpleaños o el fin del mundo. Porque, en última instancia, cobra lo que trabaja. Y no, por supuesto, las cifras que se dicen por ahí. Y si un cirujano cobra menos que un estibador, quizá la solución no pase por bajar el sueldo a éste, sino a subírselo a aquél.

No sabemos cómo acabará este entuerto. España, por cierto, es la puerta de entrada a las mercancías americanas que se abren camino al mercado sud-europeo. El puerto español no es que tenga relevancia nacional y europea, sino mundial. Y es probable que la estiba sea el sector que se aglutine con mayor unidad y conciencia. De momento, ha dado un pre-aviso de huelga para los días 6, 8 y 10. Pero es sólo el principio si el Gobierno no transige. Si todo sigue así, y éste sigue oponiendo la política del «no sé, no me consta» a las demandas de los trabajadores y a la incertidumbre de los empresarios, veremos si el arañazo económico no deriva finalmente en una necrosis irreversible.


+info relacionada: Los estibadores desconvocan las dos primeras jornadas de huelga en los puertos – eldiario.es, 02-03-2017

Publicado en Empleo, Ministerio Industria, Recortes Etiquetado con: