El fotoperiodista sancionado con 2.000 euros por la ley mordaza: «La Policía actúa con más chulería y menos respeto con esta ley»

El profesional Juan Carlos Mohr ha sido sancionado en virtud del artículo 36.6 de la Ley de Seguridad Ciudadana, que establece como sanción «grave» la «desobediencia o la resistencia a la autoridad» y/o «la negativa a identificarse». El fotoperiodista rechaza rotundamente la versión policial. La resolución de Delegación del Gobierno en Madrid es firme.

El fotoperiodista Juan Carlos Mohr en una entrevista concedida a La Tuerka.- LA TUERKA

El fotoperiodista Juan Carlos Mohr en una entrevista concedida a La Tuerka.- LA TUERKA

El fotoperiodista independiente Juan Carlos Mohr ha sido sancionado con una multa de 2.000 euros por infringir el artículo 36.6 de la conocida como Ley mordaza durante la manifestación que tuvo lugar en Madrid el 20 de septiembre de 2017 para protestar contra los registros de Policía y Guardia Civil en instituciones catalanas y las primeras detenciones.

Ese día, alrededor de 700 personas, entre ellas numerosos diputados y cargos públicos de diferentes partidos, se concentraron para protestar en la Puerta del Sol. También acudió a la Puerta del Sol un reducido grupo de afines a Falange, entre ellos su líder, Manuel Andrino, como ‘contramanifestación’ por la unidad de España.

El informe policial de aquel 20 de septiembre recoge sanciones a doce manifestantes. Todos ellos forman parte del grupo que protestaba contra las detenciones de miembros de la Generalitat. Entre ellos, está el fotoperiodista Juan Carlos Mohr. La Policía le acusa de saltarse «la línea policial de seguridad», «faltar el respeto a los agentes» y «desobedecer sus órdenes para identificarse». Se trata de una infracción grave cuya sanción oscila entre los 600 y los 50.000 euros. En este caso concreto, la resolución de Delegación del Gobierno en Madrid establece una sanción de 2.000 euros.

Juan Carlos Mohr, sin embargo, dice que la versión policial de los hechos, la que aparece reflejada en la resolución de Delegación del Gobierno, es «completamente falsa». «Ni una de las acusaciones que hacen contra mí se acerca a la realidad. Es todo falso.

La Policía me pidió la identificación y se la di con total normalidad. Les di también mi carné de prensa y me identifiqué como tal. Como hago siempre. Nada más», explica a Público el profesional.

«Ni una de las acusaciones que hacen contra mí se acerca a la realidad. Es todo falso. La Policía me pidió la identificación y se la dí con total normalidad», dice Mohr.

«El agente de Policía que me sanciona sabe lo que está haciendo. Sabía a quién identificaba y por qué. No era la primera vez que me tomaba los datos», prosigue su relato Juan Carlos Mohr, que también denuncia que los manifestantes de Falange, a pesar de protagonizar un enfrentamiento con la Policía, se marcharon escoltados por la misma y sin ninguna identificación policial.

Asimismo, Juan Carlos Mohr denuncia que el agente que le tomó los datos iba sin identificar, tal y como obliga el artículo 18 del Real Decreto 1484/1987 sobre normas generales relativas al Cuerpo Nacional de Policía y los artículos 14 y 16 de la Orden INT/430/2014, por la que se regula la uniformidad en el Cuerpo Nacional de Policía.

«Le pregunté por su número de identificación y me dijo que era el 96. Evidentemente ese no era su número. Se ve perfectamente en un vídeo que he subido a redes», señala Mohr.

Policía sin identificar

Este medio denunció en el artículo El misterioso motivo que impide a la Policía Nacional llevar su número de identificación que durante aquella concentración, como en tantas otras, la Policía no iba debidamente identificada. Tanto Delegación del Gobierno como el Ministerio del Interior se desentendieron del asunto y remitieron a Policía Nacional, que a pesar de las llamadas de Público, no hizo ninguna aclaración ni explicó por qué sus agentes violaron la norma.

El incumplimiento de esta norma, no obstante, más que excepción es una realidad habitual. De hecho, ha habido excesos policiales en forma de cargas y golpes a manifestantes en los que ha sido imposible encontrar al agente responsable ya que no portaba su correspondiente número identificador.

Un ejemplo fue lo sucedido en la madrugada del 25 al 26 de septiembre de 2012 en Madrid. Agentes antidisturbios de la UIP de la Policía Nacional golpean a un joven que permanecía pacíficamente junto al dispositivo pacíficamente. Tras la agresión, el chico exige el número de placa y otro agente le vuelve a golpear. Continúa pidiendo la identificación y aún le caen otros dos golpes. ¿Resultado? La impunidad de los agentes agresores

Diferentes agentes de Policía Nacional sin el preceptivo número de identificación durante la concentración del miércoles en la Puerta del Sol de Madrid.- IMÁGENES CEDIDAS POR STÉPHANE GRUESO

Diferentes agentes de Policía Nacional sin el preceptivo número de identificación durante la concentración del miércoles en la Puerta del Sol de Madrid.- IMÁGENES CEDIDAS POR STÉPHANE GRUESO

Etiquetado con: ,