El Gobierno advierte de que algunos beneficiarios deberán solicitar la subida de las pensiones de viudedad

  • La Seguridad Social explica que ha incrementado ya de oficio las pensiones de viudedad causadas antes del 1 de agosto y que reunían los requisitos requeridos para la subida aprobada en los Presupuestos
  • Sin embargo, hay algunos beneficiarios que deberán solicitar el incremento: las personas viudas que residen en el extranjero y aquellas beneficiadas de pensiones causadas al amparo de una norma internacional, entre otros
  • Con las subidas de oficio que se abonarán en los próximos días, el Ministerio informa de que se han beneficiado 390.693 personas con una mejora en su pensión

Más de 10.000 pensionistas se beneficiarán en Málaga de la mejora de la pensión de viudedad

Imagen de archivo de una mujer de avanzada edad // Europa press

El Gobierno ha informado este miércoles del número de pensionistas que notarán en su próximo ingreso la subida de las prestaciones de viudedad aprobada en los Presupuestos: 390.693 personas. Es fruto del incremento del porcentaje aplicable a la base reguladora de su prestación del 52% al 56%, acordada en las cuentas de 2018. Estos aumentos han sido practicados de oficio por la Seguridad Social, sin embargo, el Ejecutivo advierte de que algunos de los beneficiarios de la medida deberán solicitarlo ellos mismos a la Administración. Entre estos últimos destacan las personas viudas que residen en el extranjero y aquellas beneficiadas de pensiones causadas al amparo de una norma internacional.

El Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social ha explicado que ya se han practicado de oficio la mejora en las prestaciones “a todas aquellas pensiones de viudedad causadas antes del 1 de agosto de 2018, cuyos titulares reúnan los requisitos establecidos y así se haya comprobado directamente por la citada entidad gestora”.

La mejora de las pensiones de viudedad, contemplada en los Presupuestos Generales del Estado para 2018, beneficia a los pensionistas con 65 o más años, que no perciben salarios por trabajo ni otras pensiones y que no tienen otros ingresos por encima de los 7.347,99 euros (fijados como límite de rentas en los PGE para 2018 para tener derecho a percibir complemento a mínimos).

390.693 pensiones mejoradas de oficio

Con esta actuación de oficio, la Seguridad Social ha aplicado en la nómina de agosto –que se abonará el próximo lunes 3 de septiembre– la mejora de la pensión de viudedad, elevando su base reguladora hasta el 56%, a más de 869.000 pensionistas.

Pero de estas 869.000 pensiones afectadas, la mayoría no notará el incremento en el dinero que reciba el próximo lunes, ya que “algo más de 478.568 son titulares de la pensión mínima”, advierte la Seguridad Social. Para estos pensionistas, aunque se incrementa su base reguladora, siguen recibiendo la pensión mínima y lo que sucede es que el complemento a mínimos que reciben del Estado bajará y se cargará esa cantidad a la Seguridad Social.

Aunque no noten la medida específica para los pensionistas viudos, el Gobierno recuerda que sí percibirán en su pensión la subida adicional del 3% (2,75% + 0,25%) aprobada en los Presupuestos, que ya eleva las pensiones mínimas en todas sus modalidades desde la nómina de julio.

Por otro lado, hay 390.693 pensionistas viudos que sí notarán de manera directa el aumento en sus prestaciones. Según la Seguridad Social, tras su aplicación la prestación media del colectivo de viudas ha pasado de 753,97 euros mensuales a 811,97, lo que supone un incremento del 7,69%.

De esas 390.693 personas beneficiadas, la gran mayoría son mujeres (el 98,9%) y, por grupos de edad, el más numeroso es el de las viudas entre 86 y 90 años, que representan el 25,09%, seguido de las mayores de 90 años, que suponen el 21,6%.

Los grupos que deben solicitar la subida

El Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social explica que hay algunos beneficiarios que deberán solicitar esta mejora en su pensión. Como grupos concretos, destacan los viudos y viudas residentes en el extranjero, así como aquellaos receptores de pensiones de viudedad causadas al amparo de una norma internacional, “es decir, cuando la pensión ha sido reconocida tomando en consideración períodos de seguro acreditados por el causante en distintos países”, indica.

Estas personas deberán solicitar el incremento, que puede demandarse de manera presencial en los Centros de Atención e Información de la Seguridad Social (CAISS) o por vía telemática.  El Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social ha elaborado una guía, disponible en la Revista de la Seguridad Social, para informar sobre las diferentes situaciones que pueden darse ante estas modificaciones en las pensiones de viudedad.

La Seguridad Social reconoce que es posible que haya algunos potenciales beneficiarios que no hayan recibido la mejora porque su renta haya cambiado (descendiendo de los 7.347,99 euros) respecto a 2016, año que se ha tenido en cuenta para comprobar de oficio este requisito. En esos casos, los pensionistas “tienen la posibilidad de solicitar el incremento presentando una declaración de ingresos previstos en 2018”, explican en el Ministerio dirigido por Magdalena Valerio.

También deben solicitar el incremento aquellos que ya perciban pensiones de viudedad pero que reúnan los requisitos a partir del 1 de agosto (por ejemplo, que cumplan los 65 años a partir del 1 de agosto) y que no se han beneficiado de la subida ya practicada de oficio.

Para los pensionistas viudos a partir del 1 de agosto, la Seguridad Social aplicará la nueva base reguladora de oficio “si reúnen los requisitos de acuerdo con la información que incorporen en su petición de alta de la prestación, sin necesidad de solicitar expresamente el incremento”.

Solo tres meses de retroactividad

El Ministerio recuerda que la Seguridad Social no notifica individualmente a los beneficiarios de estas subidas, por lo que si los interesados quieren comprobar si sus bases reguladoras han aumentado hasta el 56%, deberán preguntar esta información (también detallada en la guía).

La Seguridad Social recomienda presentar la solicitud de esta mejora en la pensión antes del 1 de noviembre de 2018 para que, si es reconocido el derecho, “pueda surtir efectos desde el 1 de agosto de 2018”, ya que la “retroactividad máxima” es de tres meses, recuerdan.

Por último, el Gobierno recuerda que el derecho al incremento del porcentaje en la base reguladora “no es consolidable”, es decir, que está vinculado a unos requisitos y, si se dejan de cumplir, se volverá a la situación anterior. Por ello, “anualmente se someterán estas pensiones a un control por la entidad gestora”.