El Gobierno andaluz PP-Cs anuncia un plan ‘anti listas de espera’ con 15,5 millones para enviar pacientes a la sanidad privada

  • La Junta acusa al Ejecutivo de Susana Díaz de haber “maquillado” las cifras y anuncia un plan anual de 25,4 millones que prevé un 61% para conciertos
  • “La consejería está tiesa como una mojama”, asegura el consejero de Salud y Familias, que también prevé poner fin a la subasta pública para la compra de medicamentos

Un quirófano en el sistema público de salud de Andalucía.

Un quirófano en el sistema público de salud de Andalucía // Junta de Andalucía

Primero, un mensaje de alerta sobre la saturación de las listas de espera. Después, un plan de choque de 25,4 millones para rebajarla a lo largo de un año, de los que 15,5 se dedicarán a conciertos con la sanidad privada, con contratistas como la Cruz Roja o San Juan de Dios. El Gobierno andaluz de PP y Cs compareció este martes tras su reunión semanal para anunciar medidas “urgentes” contra las listas de espera que incluyen un incremento de la concertación, una de las primeras medidas del nuevo Ejecutivo en materia sanitaria.

Jesús Aguirre, consejero de Salud y Familias (PP), afirmó que lo óptimo sería poder asumir con recursos propios del sistema sanitario andaluz todo el plan de choque, pero que no va a permitir –poniendo un ejemplo– que un paciente con “cataratas” se esté dando “trompazos” sin recibir atención. Si hay que ampliar los actuales conciertos, dijo, “no pasa absolutamente nada”. Aguirre recordó que el anterior Gobierno también usaba esta figura.

Según el portavoz del Gobierno, Elías Bendodo, y el consejero Aguirre, ambos del PP, el Ejecutivo socialista de Susana Díaz ha estado ocultando deliberadamente el número real de pacientes en listas de espera, que asciende a 843.538, una cifra más de medio millón por encima de lo que se reconocía oficialmente. El Gobierno socialista decía que había 294.830 pacientes en listas de espera. El Ejecutivo de PP y Cs dice que son 843.538. Serían, según estos datos, 158.015 esperando para una intervención quirúrgica y 685.523 para una consulta con un especialista. Aguirre también acusó al Gobierno de Díaz de haber “maquillado” los datos de espera media: de 75 días de media para quirófano y 53 para consulta –que decía el anterior Ejecutivo–, las cifras pasan ahora a 208 y 176.

El mensaje fue expresado con la máxima contundencia. Elías Bendodo, hombre fuerte del Gobierno de Juanma Moreno, tildó lo ocurrido de “escándalo”. “Se han ocultado cifras, se ha mentido a los andaluces, a los pacientes y a quienes esperaban una operación o una cita con el especialista”, dijo Bendodo. La Fiscalía del TSJA ya archivó en 2016 una denuncia por el supuesto maquillaje de las listas de espera, si bien colectivos profesionales han insistido en que la forma de computar los datos venía adoleciendo de falta de transparencia. Preguntado por si pensaba acudir a los tribunales, Bendodo afirmó que no lo descartaba, pero tampoco lo anunció. También rehusó explicitar a quién consideraba el Gobierno responsable de estas supuestas ocultaciones.

El consejero de Salud y Familias fue el encargado de explicar la supuesta “solución” a este problema. Se trata de un “plan de choque” para normalizar la situación antes de la “primavera” de 2020, según dijo. Los beneficiarios serían los más de 30.000 pacientes que, según los nuevos datos oficiales, están en espera tras haberse superado plazos de 90, 120 0 180 días (11.756) y sin respuesta tras más de un año (18.5892).

El plan se lo presentó Aguirre al consejero de Hacienda, Juan Bravo (Cs), que le dio el visto bueno. “Nuestra consejería está tiesta como la mojama”, dijo gráficamente Aguirre, con un particular estilo distendido y cargado de expresiones populares.

El objetivo del “plan de choque” –afirmó– es desatascar el “bolondrón” formado en una decena de hospitales en Granada, Sevilla, Almería, Jaén y Huelva donde se concentran los problemas. El plan consiste en incrementar las jornadas, crear equipos móviles para atender demanda y poner los quirófanos a funcionar “a tope”, dijo Aguirre. También en derivar pacientes a la sanidad privada.

Un 30% a la sanidad privada

La idea inicial de la Consejería de Salud y Familias es asumir el máximo posible de las nuevas necesidades con medios propios. No obstante, la previsión ya recoge que un 30% de los pacientes sean derivados a centros privados. Ello supondría 15,5 millones de euros, un 61% del presupuesto global de 25,4, que abarca el próximo año. ¿Por qué se lleva la mayoría del presupuesto la concertación, si sólo atiende a un 30%? Aguirre explicó, al término de la rueda de prensa, que en los centros privados la Junta tiene que pagar “las camas”, en vez de utilizar las propias. El consejero quitó hierro al uso de la concertación como recurso para atender la primera gran medida. “No pasa absolutamente nada”, dijo. Sobre las empresas contratantes, afirmó, “se priorizará las que hay”. “Lo que no vamos a hacer es no atender a alguien que esté con cataratas dando trompazos”, dijo con elocuencia.

Entre las medidas para los cien primeros días del nuevo Gobierno en materia sanitaria también están la implantación del cribado de cáncer de colon –ya puesta en marcha, según Salud y Familias–, la “publicación de todos los resultados e indicadores” y la “eliminación de la discriminación salarial entre los facultativos por razón de exclusividad”. Esta medida supone que el Gobierno andaluz prevé subir más de 800 euros el sueldo público a los médicos andaluces con otro trabajo en la sanidad privada. La Junta también ha anunciado que pondrá fin a la subasta pública de medicamentos, una medida con la que el anterior Ejecutivo afirmaba haber ahorrado 540 millones de euros y ganado independencia ante los grandes laboratorios. Eran los tiempos en que el PSOE presumía de su “joya de la corona”. Según el nuevo Gobierno, era una mentira. Y para mejorar la situación va a ampliar la participación de la sanidad privada en la anunciada solución.


+info relacionada: eldiario.es, 06-03-2019

El negocio de la sanidad privada se abre paso en Andalucía en mitad de la bronca PP-PSOE