El Gobierno asesta un brutal recorte a Correos: 130 millones menos de financiación pública

Los sindicatos anuncian movilizaciones // La plantilla de Correos se ha reducido en 17.000 trabajadores desde 2007, uno de los mayores recortes del sector público.

El Gobierno, a través del Ministerio de Fomento, ha aplicado en los PGE-2017 un recorte de casi 130 millones de euros a la financiación del Servicio Postal Universal, dejando la cuantía en 52 millones de euros de los 180 que venía recibiendo, un recorte de más de dos tercios respecto a ejercicios presupuestarios anteriores.

Además, según datos del Tribunal de Cuentas, el Estado adeuda a Correos cerca de 260 millones de euros, consignados en los PGE y pendiente de liquidar en concepto de financiación de años anteriores al recorte.

La noticia ha caído como una bomba en los sindicatos que anuncian movilizaciones en demanda de financiación para el servicio postal público y de un modelo de empleo con plantilla suficiente, estable y con empleo de calidad y regulado.

“Extrema situación de riesgo” denuncia CCOO

En un comunicado, CCOO denuncia la “extrema situación de riesgo” de la empresa postal pública “ante el tijeretazo en la financiación pública y la ausencia de medidas por parte del Gobierno”. Para el sindicato, “el Gobierno ha incumplido no sólo su palabra de restituir la cuantía económica, sino también con la aprobación del Plan de Prestación del Servicio Postal Universal —pendiente desde hace una década—, que debe clarificar la cuantía de financiación anual, para el que comprometió con los sindicatos la creación de un grupo de trabajo, en junio pasado, del que no se ha tenido noticia desde entonces y que en ningún caso, según CCOO, puede estar por debajo de los 200 millones de euros”.

El sindicato ha denunciado igualmente el “bloqueo”, por parte de Hacienda, del Plan Estratégico aprobado por Correos en julio pasado con el fin de acometer un cambio de modelo empresarial ante un mercado postal con una constante caída de la carta tradicional, de la que Correos aún depende en un 80%, y un incremento constante de la paquetería, en la que la empresa postal pública tiene una presencia minoritaria. Posición de bloqueo que viene originada, para el Sector Postal de CCOO, por la “presión de los lobbies privados”, que tienen un 87% de cuota de mercado, lo que está impidiendo a Correos entrar en un sector con crecimientos anuales del 20% de negocio.

En el furgón de cola de la Unión Europea

La plantilla de Correos se ha reducido en 17.000 trabajadores desde 2007, uno de los mayores recortes del sector público, con una pérdida del 14% de poder adquisitivo desde 2010 y con una progresiva imposición de un modelo de empleo low cost con miles de empleos a tiempo parcial, minijobs de jornadas de cuatro horas dos días a la semana, y con una precarización del empleo sin precedentes en el sector público, denuncia CCOO.

CSIF también ha manifestado su rechazo a este recorte y ha emplazado al Gobierno a “garantizar la prestación del servicio público, uno de los más valorados por los ciudadanos, que cohesiona el territorio español”. “No hay que olvidar -señala este sindicato- la importancia del servicio postal universal para los ciudadanos de las zonas rurales más desfavorecidas, territorialmente aislados y tecnológicamente indefensos”.

Correos se sitúa en el furgón de cola en la Unión Europea en la relación con el número de personas atendidas por trabajador (sólo dos Estados de los 28 de la UE cuentan con menos trabajadores por ciudadanos que España), en número de personas por oficina postal (España ocupa el quinto peor puesto de los 28 Estados de la UE), en buzones por persona (sólo un Estado tiene peores cifras que Correos) o por deterioro de la calidad del servicio prestado a la ciudadanía.