El Gobierno niega el visado para que familiares de víctimas del Tarajal expliquen su caso

A pesar de que la petición fue realizada por el Parlamento de Navarra a través de SOS Racismo, el Gobierno no ha querido recurrir a la vía preferente para que las familias puedan venir por primera vez al Estado donde fallecieron sus allegados

https://i2.wp.com/www.elsaltodiario.com/uploads/fotos/r1500/2f3e15ea/Tarajal_Carteles_Playa.jpg?resize=400%2C225&ssl=1

Algunas pancartas en la playa de Tarajal, tras la marcha, en una imagen de la Red Solidaria de Acogida.

El Gobierno español ha negado el visado a los familiares de los fallecidos en la tragedia del Tarajal en 2014, procedentes de Camerún, cuando tenían previsto asistir a un par de actos en Iruñea, uno de ellos a petición del Parlamento de Navarra.

La solicitud de que estas familias expusiesen su caso en el Parlamento partió de SOS Racismo Navarra, que solicitó en septiembre de 2017 la invitación a 14 familiares de las víctimas de aquella tragedia que sucedió el 6 de febrero de 2014 en el Paso del Tarajal (Ceuta) cuando intentaban cruzar por el mar Mediterráneo la frontera que separa Marruecos y España.

Hace un año, el Parlamento de Navarra, ante el tercer aniversario de los hechos de Tarajal, mostró “su adhesión a la demanda de la sociedad, y de la Asociación de Familiares de Víctimas de Tarajal y pide Justicia, verdad y reparación, para las 15 víctimas de Tarajal: Soup Tagne, Armand Ferdinand, Dauda Mahama, Larios Fotio, Nana Chimie Roger, Ousman Hassan, Ibrahim Keyta, Jeannot Flame, Bilong Martin Yves, Bikai Luc Firmin, Blaise Fotchin, Aboubakar Oumaourou Maiga, Samba Baya, Youssouf y otros dos jóvenes sin identificar”. La resolución fue aprobada por 33 de los 50 diputados del Parlamento. Todos los grupos excepto UPN y el PPN votaron a favor.

Desde SOS Racismo Navarra, explican que se hizo una reclamación a través del Defensor del Pueblo estatal, que remitió “aconsejando la vía preferente, ya que la petición fue realizada por una institución para participar en un acto del Parlamento navarro”, que sin embargo ha sido desoída. “Sabiendo las fechas que tenían de viaje lo han dejado morir”, ha criticado Beatriz Villahuzán, cuya organización ha denunciado que “una vez más, las políticas criminales de control y cierre de fronteras nos recuerdan lo necesario que es seguir denunciando estas prácticas ilegítimas de los Estados”.

“Si existe alguna posibilidad en el futuro la intención es que vengan”, afirman desde SOS Racismo Navarra, que lamentan que los familiares de las personas asesinadas en el Tarajal no han podido “ni hacer duelo, ni realizar las pruebas de ADN mínimas ni personarse como acusación particular”.

Ione Belarra, diputada navarra en el Congreso, explica a Hordago: “No sólo exigimos la justicia de los tribunales, sino una justicia social que facilite la repatriación de los cadáveres así como los visados de las familias a fin de que pudieran ver el lugar en el que fallecieron sus familiares y continuar con la elaboración del duelo. Algo tan simple como poder pisar y tocar la playa en la que fallecieron”.

Por su parte, EH Bildu ha denunciado la actitud del Estado español “que utiliza las leyes y su poder para evitar que se escuchen testimonios incómodos y que la ciudadanía conozca la verdad”.

Hoy se presentará en Iruñea el documental sobre la tragedia del Tarajal Transformar el dolor en justicia con presencia de su director Ernesto Maleno, acto al que tenían pensado asistir los familiares de las víctimas, así como el de mañana en el Parlamento navarro.