El Gobierno paga 525.000 euros por el servicio de comida de un CIE vacío desde 2012

  • Desde el cierre temporal del CIE de Fuerteventura en 2012, la Dirección General de Policía sigue pagando parte del servicio de comida a la empresa adjudicataria aunque no haya vuelto a ser internado ni un solo migrante
  • Como mínimo, la Administración ha pagado un total 525.000 euros entre enero de 2014 y junio de 2017
  • Interior y la empresa Albie confirman el pago de gastos fijos mensuales por “si acaso” es necesario volver a internar a migrantes cinco años después
+info relacionada: Sala de juegos o biblioteca: las ONG estallan contra Zoido por “lavar la imagen” de los CIE – cuartopoder.es, 01-12-2017

CIE del Matorral (Fuerteventura)

CIE del Matorral (Fuerteventura) // Manuel Riveiro

Es el mayor CIE de España. Las 910 plazas del Centro de Internamiento para Extranjeros de El Matorral (Fuerteventura) se quedaron vacías ante el descenso de las entradas irregulares a las Islas Canarias, pero no ha supuesto el fin de sus gastos. Desde su cierre temporal en 2012, el Gobierno sigue pagando el servicio de comida a la empresa adjudicataria (Albie S.A.) aunque no haya vuelto a ser internado ni un solo migrante, según ha confirmado a eldiario.es el Ministerio del Interior y la compañía contratada.

Como mínimo, la Dirección General de Policía, de la que dependen los CIE, ha pagado un total 525.000 euros entre enero de 2014 y junio de 2017 por un servicio de comida que no se ha podido ejecutar en el centro de internamiento de Fuerteventura, atendiendo a los documentos oficiales obtenidos y analizados por la Fundación porCausa, eldiario.es, La Sexta y El Confidencial.

A esta cifra habría que añadir el gasto fijo que el servicio de comida ha acarreado a las arcas públicas durante 2013 y el segundo semestre de este año, que no ha sido posible desglosar por la falta de información oficial específica para ambos periodos.

Este gasto público ligado a un CIE cerrado de forma temporal se debe al establecimiento por parte de la Dirección General de Policía de una cuota fija mensual en los pliegos de licitación del servicio, independiente del número de internos que encierren cada mes, con el objetivo de que el servicio pueda salir rentable a las compañías que optan a su adjudicación.

De esta forma, cada mes, el presupuesto fijo correspondiente al CIE de Fuerteventura se ejecuta y se acaba pagando a la empresa adjudicataria, aunque esta no haya podido realizar el servicio ante la falta de migrantes internados, según ha confirmado el Ministerio del Interior y la compañía Albie.

Captura del pliego de prescripciones administrativas de licitación del servicio de alimentación en los CIE para el periodo 2013-2016, en el que aparece incluido el CIE del Matorral

Captura del pliego de prescripciones administrativas de licitación del servicio de alimentación en los CIE para el periodo 2013-2016, en el que aparece incluido el CIE del Matorral

“El CIE figura en la licitación porque está sin usar, pero no está cerrado. Es un CIE que está en posible uso, ante las llegadas de inmigrantes. Por ello, se asigna un presupuesto global para los CIE, no se desglosa la licitación por cada uno de los centros”, ha afirmado una portavoz de Interior. Para explicarlo, lo compara con un seguro médico, por el que se paga para el momento en el que se necesite. “A veces unos centros se llenan y otros no, pero hay que estar preparados”, explican fuentes del Ministerio.

Pero han pasado más de cinco años desde el cierre temporal del CIE de Fuerteventura. Cinco años sin que ni un solo interno pise sus instalaciones, en los que los gastos derivados de este centro continúan apareciendo “por si acaso” en los pliegos de licitación que incluyen las anualidades de 2013, 2014, 2016 y 2017 para la provisión, elaboración y servicio de raciones alimenticias a los migrantes encerrados con el objetivo de ser expulsados.

12.500 euros mensuales “por si acaso”

Según detallan las prescripciones técnicas de la licitación para el periodo 2013-2016, “con independencia de la ocupación existente en cada momento en los diferentes centros” se garantizará un importe mensual “en concepto de gastos fijos” para cada uno de los CIE. La cantidad establecida para el centro de internamiento de Fuerteventura es de 12.500 euros, la más alta en comparación con el resto debido al mayor número de plazas, seguida de Tenerife (10.500 euros) y Madrid (7.000 euros).

Captura del pliego de prescripciones técnicas para la provisión de comida en los CIE.

Captura del pliego de prescripciones técnicas para la provisión de comida en los CIE.

Este importe garantizado a Albie se justifica debido a las “especiales características” de los CIE y la “dificultad para determinar el número de internos que puede haber en cada momento”, cuando la empresa adjudicataria “debe soportar unos gastos continuos”, según matiza el pliego de prescripciones técnicas de la licitación.

A la cantidad fija mensual, se añade la facturación de cada menú suministrado a cada centro, que calcula a través de la multiplicación de la media de internos de cada centro a lo largo del mes, por el número del días del mes y el precio fijado por cada menú (desayuno, comida, y cena). En el caso del CIE de Fuerteventura, como la media de internos es cero, Albie no factura por ello, pues el servicio no ha sido ejecutado, pero sí cobra los 12.500 euros mensuales en concepto de gastos fijos, según ha confirmado la empresa adjudicataria a eldiario.es.

“En efecto, en la facturación mensual, cuando procede, se incluyen las cantidades fijadas en el pliego de condiciones como garantía para cada centro”, ha respondido Juan Pita, director del departamento de Expansión y Desarrollo de Albie. “Dada la dificultad de previsión del número de internos, los pliegos prevén una cantidad garantizada mensual, para aquellos CIES que temporalmente no tengan actividad o esta sea muy baja”, ha afirmado.

“Si no cobrásemos esa cuota, el servicio sería inviable”

“Esto permite asumir los costes de las inversiones realizadas en las cocinas centrales o las instalaciones de las cocinas del propio CIE en su caso, así como los de las plantillas adscritas a cada centro que deben mantenerse de alta, ya que ante el requerimiento de servicios por parte de la administración, estos deben prestarse de forma inmediata”, añade.

Desde Albie destacan que, si la Administración no asegurase este importe fijo por cada centro de internamiento, ninguna empresa podría rentabilizar la adjudicación del servicio de comidas en los CIE. “Este tipo de garantías son habituales en servicios en el que número de usuarios, como sucede en los CIES, son casi imposibles de predecir y, que de no existir, harían inviable (ante el elevado riesgo de desequilibrio económico) la concurrencia de empresas licitadoras”.

Interior cree que es un CIE “necesario”

El Ministerio del Interior, sin embargo, continúa viendo necesario la continuidad del CIE del Matorral en “suspensión temporal” de sus servicios, en vez de impulsar su cierre definitivo. “Hemos visto el aumento de las llegadas en Murcia, nunca se sabe cuándo puede pasar y es necesario tener instalaciones preparadas, para no acudir a soluciones de emergencia como las de Archidona [el centro penitenciario]”.

Más que pensar en el cierre de los CIE, como solicitan numerosas organizaciones y algunos ayuntamientos, el ministro Zoido trabajaba para abrir tres nuevos centros en Algeciras, Málaga y Madrid, presupuestados y acordados con la Unión Europea desde 2013. A ello se añaden el incumplimiento del objetivo por el que, según el Ejecutivo, estos centros son “fundamentales”: la expulsión de los internos no llega al 30% de los migrantes encerrados.

Algunos de los 43 inmigrantes subsaharianos rescatados por Salvamento Marítimo cuando navegaban en una patera localizada a 79 millas (146 kilómetros) al este de Fuerteventura. (EFE / Gabriel Fuselli).

Imagen de archivo de algunos de los 43 inmigrantes subsaharianos rescatados por Salvamento Marítimo cuando navegaban en una patera localizada a 79 millas (146 kilómetros) al este de Fuerteventura. (EFE / Gabriel Fuselli).

El del Fuerteventurano es el único CIE en el que se ha pagado por el servicio de comidas sin haber internos en su interior. “Durante los años pasados y por diferentes motivos permanecieron temporalmente sin internos durante algunos meses los CIE de Barcelona, Madrid, Murcia, Algeciras y Fuerteventura”, recuerda Pita. El caso de Fuerteventura es especialmente llamativo porque acumula cinco años desde su cierre temporal y la falta de internos se venía registrando tiempo atrás. En 2011 solo hubo 119 internos, de los que un 39% fue expulsado, según los datos del Mecanismo Nacional de Prevención contra la Tortura.

Un CIE creado en una acuartelamiento militar

El CIE del Matorral se creó en un antiguo cuartel de la Legión, para sustituir a un centro situado en las instalaciones del aeropuerto, que había originado una destacada denuncia de la ONG HRW en 2002 debido a “las terribles condiciones de los detenidos”, tal y como documenta un informe de la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía.

Según han explicado fuentes del Ministerio de Defensa,  la zona edificada del campo de maniobras y tiro de ‘El Matorral’ fue cedida en “concesión demanial” (realizadas de forma gratuita) al Ministerio del Interior para uso como CIE en 2002. Desde entonces, se ha ido prorrogando sucesivamente. La última es de julio de 2017 y está cedida hasta febrero del 2020, apuntan desde el departamento dirigido por María Dolores de Cospedal.

En la actualidad, el CIE se encuentra dentro del conjunto del acuartelamiento ‘Teniente Coronel Valenzuela’, donde “la parte no cedida” al Ministerio del Interior “se utiliza como zona de instrucción y adiestramiento”.

Antes de su cierre, las características del CIE del Matorral no cumplían con los estándares exigidos por los juzgados de control. Según el estudio realizado departamentos jurídicos de las cuatro universidades españolas, durante la época de mayores llegadas de pateras a las Islas Canarias, el centro funcionaba en dos zonas: “Por un lado, dos grandes naves con una capacidad para 350 personas cada una, dotadas de un baño y alguna ducha. Por otro lado, pequenísimas celdas, pero dotadas de veinte literas cada una”.

“Las celdas son tipo cárcel, no hay iluminación nocturna. Hay rejas tanto en ventanas como en las puertas. Las primeras semanas de internamiento suelen pasarse dentro de la propia celda, saliendo únicamente para el rezo o la cena”, indicaba el documento publicado en 2015. El baño es común y exterior y “su insalubridad era alarmante”.

Esta semana el ministro del Interior presentó el proyecto piloto del “paradigmático” nuevo CIE de Algeciras. Ese que, presumió, será el “más grande de España” con sus más de 700 plazas, aunque se olvidaba del que permanece vacío en Fuerteventura generando gastos fijos “por si acaso” algún día es necesario volver a encerrar en sus celdas a los recién llegados.