El inmovilismo de PP y Cs deja en vía muerta la derogación de la ‘ley mordaza’

Los partidos de la oposición denuncian que PP y Cs utilizan su mayoría en la Mesa del Congreso para ampliar los plazos de enmiendas a las propuestas para revisar la ley de seguridad ciudadana y frenar su desarrollo.

La convocatoria 'Rodea el Congreso' fue una de las mayores inspiradoras de la actual 'ley Mordaza'. Foto: EFE/ Luca Piergiovanni.

La convocatoria ‘Rodea el Congreso’ fue una de las mayores inspiradoras de la actual ‘ley Mordaza’ // EFE, Luca Piergiovanni

El Congreso de los Diputados aprobó hace casi un año derogar o modificar la ley de seguridad ciudadana, más conocida como ley mordaza. Después de un debate que auguró el difícil entendimiento entre los partidos para llegar a consensos de cara a una nueva norma, el pleno de la Cámara baja admitió a trámite las iniciativas de PSOE y PNV para revertir una de las normas más emblemáticas y más contestadas de la mayoría absoluta del PP. Sucedió el 21 de marzo de 2017 pero, desde entonces, su trámite parlamentario está parado.

Ambas iniciativas se registraron en la Mesa del Congreso y ahí siguen, esperando a que finalice el plazo de enmiendas para que sus ponencias sean debatidas en la Comisión de Interior.

Cada 15 días, desde el pasado 24 de abril, PP o Ciudadanos pide una prórroga que siempre sale adelante porque, entre los dos, tienen mayoría en la Mesa del Congreso.

Al principio, varios grupos apoyaron la solicitud de esas prórrogas, pero al cabo de unos meses, PP y Cs se quedaron solos en la petición de ampliaciones. Por eso la oposición denuncia que el partido en el Gobierno y “su socio” están “secuestrando” la actividad legislativa y “bloqueando” la revisión de una ley recurrida ante el Tribunal Constitucional que “vulnera derechos sociales”.

El Congreso tomó en consideración dos iniciativas: una propuesta del PSOE, que pide derogar la ley mordaza y retornar como punto de partida para el debate a la legislación de 1992, conocida como ley Corcuera o ley de la patada en la puerta; y otra del PNV, que plantea la reforma de 44 artículos de la actual normativa. El PP se quedó solo votando en contra de ambas iniciativas. Ciudadanos —que siempre ha manifestado su intención de reformar la ley de seguridad ciudadana, pero no derogarla— apoyó la proposición de ley del PNV y se abstuvo en la del PSOE. Sin embargo, en la Mesa vota sistemáticamente a favor de la prórroga del periodo de enmiendas.

PNV: “A Ciudadanos sólo le interesan los derechos fundamentales si defenderlos le ayuda en sus posiciones estratégicas”

“Hasta el más inútil de los asesores de Ciudadanos ha tenido tiempo, desde abril, para analizar la norma”, responde a Público el diputado de IU en Unidos Podemos Ricardo Sixto. La formación morada, que ya tiene listas las enmiendas, pide al partido naranja que “deje de secuestrar” la actividad legislativa y de “torpedear” la labor del Congreso actuando como “cómplice deliberado” del PP.

David Serrada, portavoz de Interior en el Grupo Parlamentario Socialista, opina lo mismo: “Cuando uno comete un atropello como éste, necesita un colaborador y para eso está Ciudadanos”, denuncia a Público, “para bloquear con el PP cualquier iniciativa que suponga derogar recortes presupuestarios o recortes de derechos fundamentales”.

El grupo parlamentario de Ciudadanos, en cambio, niega la mayor: “Nosotros no queremos frenar ni bloquear la tramitación de las propuestas”, declara a Público su secretario general, Miguel Guitérrez. “Queremos reformar la ley de seguridad ciudadana y tenemos listas las enmiendas a la propuesta del PNV, pero tenemos que ver cómo abordamos la propuesta del PSOE porque supone enmendar todo un articulado sobre el mismo tema en base a una ley anterior”, explica.

Dos textos con un mismo objetivo en la misma comisión

Es cierto que la tramitación de dos iniciativas con el mismo objeto en la misma comisión es técnicamente “compleja”. Así lo han señalado, de hecho, los letrados del Congreso, que remitieron un informe a los portavoces de los grupos en mayo del año pasado sobre cómo proceder en este caso. Ahora ambas propuestas tienen números de registro diferentes y sus enmiendas se deben presentar por separado. Luego, si hay acuerdo entre el PNV y el PSOE, los letrados proponen fusionar los textos para debatir una sola ponencia en la Comisión de Interior.

Aun así, el PP insiste en que será difícil unir “dos propuestas antagónicas” y Ciudadanos lamenta el “complejo escenario” que provoca “la manía del PSOE de derogar leyes”. Los socialistas, sin embargo, insisten en que este tipo de tramitación doble “es una práctica parlamentaria conocida” y no puede servir de “excusa para bloquear el proceso parlamentario”.

PP: “Es lógico que el debate de un tema  sensible y de gran impacto político tenga un ritmo lento”

La ley mordaza, aprobada en 2015 con el rodillo del PP, ha sido ampliamente criticada por todas las formaciones políticas. Incluso la Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, exdiputada del PP, cuestionó hace menos de un año las sanciones que plantea la norma que, por cierto, se sigue aplicando. Una de las últimas multas recayó al cantante de un grupo musical por gritar “¡mucha policía, poca diversión!”: 375 euros por parafrasear la consigna de la banda vizcaína Eskorbuto. Y también recientemente, la Administración ha rechazado el recurso interpuesto por la periodista Cristina Fallarás por la sanción de 600 euros que le interpuso la Policía durante una concentración pacífica contra los asesinatos de periodistas en México.

Cs: “No queremos frenar ni bloquear la tramitación de la reforma de la ley de seguridad ciudadana”

Desde este punto de vista, es lógico que el PP esté retrasando el debate sobre la derogación o la modificación de una ley propia que, además, sigue siendo aplicada por las instituciones gubernamentales. Sin embargo, fuentes del Grupo Parlamentario Popular, niegan su falta de voluntad política al respecto y señalan a Público que la prórroga de enmiendas es “un mecanismo habitual del proceso parlamentario”. Al tratarse de un “tema sensible” y de “mucho impacto y peso político”, es lógico que su debate “tenga un ritmo lento“, afirman las mismas fuentes.

En este escenario, el PNV no espera nada del PP, pero tacha de “incomprensible” la actitud de Ciudadanos apoyando al partido en el Gobierno en la prórroga de enmiendas. “A Cs sólo le interesan los derechos fundamentales si defenderlos le ayuda en sus posiciones estratégicas”, denuncia a Público Mikel Legarda, portavoz adjunto del Grupo Vasco en el Congreso. “Es el único acuerdo que está funcionando entre ellos y muestra el verdadero comportamiento del partido; sus hechos, por encima de sus palabras”, insiste el diputado.

El partido naranja, que como el PNV, prefiere trabajar con la ley actual como texto de partida y no con la ley Corcuera (como plantea el PSOE), ha anunciado a Público su intención de plantear en la próxima Mesa de Portavoces la finalización del plazo de enmiendas a ambas propuestas de ley.

Etiquetado con: