El nieto mayor de Franco se va de rositas tras el atropello de dos agentes en 2012

Francisco Franco Martínez-Bordiú no entrará en la cárcel después de que el Tribunal Constitucional haya considerado que no existe «la especial trascendencia constitucional» que exige la ley para que este tribunal estudie el caso.

Francis Franco

Francis Franco Martínez-Bordiú en una imagen de archivo..

El Tribunal Constitucional ha rechazado el recurso solicitado por una de las víctimas del atropello de dos agentes, realizado por Francisco Franco Martínez-Bordiú, en 2012, por lo que no tendrá que ingresar en prisión.

Según un escrito recogido por El País,(1) el Constitucional no ha apreciado «la especial trascendencia constitucional» que exige la ley para que este tribunal estudie el caso, por lo que lo ha desestimado y ha eximido a Franco de cumplir pena.

Un juzgado de Teruel identificó a Francisco Franco, conocido popularmente como el nietísimo por su afinidad al dictador, como autor del accidente y le condenó a 30 meses de prisión por delitos de atentado contra la autoridad y conducción temeraria. No obstante, la Audiencia Provincial le absolvió al considerar que no había «prueba de cargo suficiente» para declarar culpable al nieto del dictador.

¿Qué ocurrió en 2012?

El 30 de abril de 2012 de madrugada, dos guardias civiles dieron el alto a un vehículo que circulaba en dirección contraria y con las luces apagada por la nacional 234, pero el conductor no paró y se dio a la fuga.

Los agentes persiguieron al vehículo por varias localidades durante unos 30 kilómetros, hasta que, a la altura de Lagueruela, el vehículo enfiló la pista que conduce a Collados, donde se detuvo.

El copiloto «exhibió» a la Guardia Civil la «funda» de un arma de fuego, mientras que el conductor daba marcha atrás y embestía al coche patrulla

Cuando los agentes llegaron, uno de los ocupantes «exhibió» a la pareja de la Guardia Civil la «funda» de un arma de fuego larga, mientras que el conductor daba marcha atrás y embestía al coche patrulla, al que arrastró “varios metros” hasta sacarlo del camino. Uno de los guardias sufrió, como consecuencia de la acometida, una cervialgia por la que requirió atención médica aunque no llegó a ser intervenido.

Tras la embestida, el vehículo emprendió una nueva fuga «a gran velocidad» que terminó cerca de mediodía en la localidad de Bea, donde varias horas después, se localizó el vehículo que posteriormente se comprobó que era de renting y en esos momentos pertenecía a una sociedad propiedad del hijo de Francis Franco.

El dictador Francisco Franco, rodeado de sus nietos en un encuentro familiar.

El dictador Francisco Franco, rodeado de sus nietos en un encuentro familiar.

¿Qué pruebas tenían contra el ‘nietísimo’?

La principal prueba de la identificación de Francis Franco como el autor del atropello procedía de las víctimas. Los guardias civiles reconocieron «aunque no al 100%», al nieto del dictador como el conductor del vehículo.

El reconocimiento, las señales GPS y los testigos han sido las principales pruebas contra Franco Martínez-Bordiú

Otras dos son de carácter técnico o pericial: un informe sitúa en la ruta que esa mañana recorrió el vehículo un móvil que habitualmente utilizaba Francis Franco y otro dictamen reseña la conexión con 29 repetidores de un teléfono que este asegura haberse dejado en una finca que su familia posee en Calatayud.

Finalmente, también existían algunos testimonios de testigos que vieron a Francis Franco en la zona, como el testimonio de un vecino que recogió al nietísimo en Bea, donde se abandonó el vehículo.

  1. En relación al artículo de El País: El nieto de Franco se libra de ir a la cárcel por el atropello a dos agentes