El PP y Endesa rechazan el bono social eléctrico en Cádiz

  • El consejo de la empresa mixta Eléctrica de Cádiz frena la propuesta pese a los votos a favor de PSOE, Podemos e IU
  • El objetivo era dedicar 600.000 euros de beneficios para abaratar la factura de 2.000 familias


Imagen de José Blas Fernández en una de sus intervenciones en el Senado //  EFE

El pleno dijo sí, pero el consejo de administración de Eléctrica de Cádiz ha dicho no. El máximo órgano de Eléctrica de Cádiz ha rechazado este lunes la creación de un bono social alternativo al regulado por el Gobierno central (PP), gracias a los votos en contra de los representantes del PP –Ignacio Romaní y José Blas Fernández– y de Endesa y pese a los votos a favor de los consejeros del PSOE –Juan Cantero–, Por Cádiz Sí Se Puede (Podemos, David Navarro), Ganar Cádiz en Común (IU, Eva Tubío) y Unicaja. El pleno había aprobado por unanimidad, también con los votos del PP, la aprobación de este bono social., que debía beneficiar a unas 2.000 familias gracias a una aportación de 600.000 euros de los beneficios de Eléctrica de CádizEn 2016 Endesa disparó su dividendo y repartió 6.000 millones entre sus accionistas. El PP afirma que su voto en contra se justifica en que se proponía la aprobación de un convenio cuyo contenido no se conocía. El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha puesto lo ocurrido como ejemplo de lo que él llama “la trama”.

David Navarro, presidente de Eléctrica de Cádiz, ha lamentado la decisión del consejo. “Hoy hemos asistido a una traición del PP a la ciudad de Cádiz, al priorizar los intereses de Endesa sobre los de las familias más vulnerables”, ha manifestado. Por su parte, la concejal y consejera de Eléctrica de Cádiz por parte de Ganar Cádiz, Eva Tubío, ha manifestado que “el PP ha incumplido su compromiso asumido en el pleno del Ayuntamiento el 30 de octubre de crear un bono social en Cádiz”. “Las familias de Cádiz no se merecen esto”, ha afirmado.

El proyecto de bono social de Cádiz rechazado este lunes tiene su origen en una reivindicación de los colectivos sociales de la ciudad que presentaron miles de firmas en 2014 para su creación. El bono se convirtió en compromiso de todos los partidos políticos del Ayuntamiento gracias a un acuerdo plenario el 30 de octubre de 2015. La propuesta del bono social gaditano recogía que sería costeado con 600.000 euros procedentes de los beneficios de la distribuidora Eléctrica en Cádiz, que, debido a la regulación del sector eléctrico, no puede repercutirlo en la factura porque es el Gobierno central quien establece sus tarifas.

El 30 de octubre de 2015, el pleno votó por unanimidad a favor de la creación de un bono social especial que sería comercializado por Eléctrica de Cádiz y a favor de la creación de la Mesa contra la Pobreza Energética, donde las organizaciones participaran en la elaboración de cómo sería el bono social gaditano. Fruto del trabajo de esta mesa, en la que participaron organizaciones como Cáritas, Cruz Roja, Asociación Pro Derechos Humanos, la Asamblea San Mateo 15M, personas en situación de pobreza y representantes políticos.

También ha colaborado en la propuesta el Colegio Oficial de Graduados e Ingenieros Técnicos Industriales de Cádiz, a través de un estudio sobre consumo energético en familias vulnerables de la ciudad. El Gobierno municipal encargó también un informe jurídico externo para asegurar la legalidad de la propuesta, y otro a la Gerencia de Eléctrica de Cádiz para identificar las necesidades técnicas para su puesta en marcha. Ambos informes esclarecen la mejor vía para poner en marcha el bono social gaditano. El bono social era una medida estelar del Gobierno local que lidera José María González.

La necesidad del bono social se deriva de que en la ciudad de Cádiz el 80% de las familias del municipio tienen su suministro eléctrico con Eléctrica de Cádiz, una empresa mixta de la que el Ayuntamiento tiene el 55% y que, debido a la regulación del Gobierno, no puede ofrecer el bono social estatal. El Real Decreto Ley 17/2016 aprobado por el Gobierno mantiene que sólo las comercializadoras de referencia pueden facilitar el bono estatal.

El bono social gaditano rechazado por el consejo de administración de Eléctrica de Cádiz iba a ser financiado con una donación voluntaria de la suministradora de 600.000 euros, cuyos beneficios anuales oscilan entre 8 y 10 millones de euros, y que en 2016, según informes preliminares, obtendrá unos beneficios extraordinarios de más de 15 millones de euros. El Ayuntamiento estimaba que con esta suma se aseguraría el acceso a la energía a 2.000 familias en situación de vulnerabilidad.

El PP denuncia una manipulación

El PP, a través de su portavoz y consejero de Eléctrica Cádiz, Ignacio Romaní, ha lamentado que el equipo de gobierno haya sometido a votación en el primer punto de la reunión de dicho consejo la aprobación de un convenio entre Ayuntamiento, empresa y la Fundación Eléctrica de Cádiz que “ni siquiera han aportado”.

“No damos crédito con el hecho de que no sólo no han traído el convenio que quieren que votemos, sino que después nos piden que aprobemos una cantidad de aportación en el marco de ese convenio existente: un disparate que el PSOE, no sabemos con qué criterio, ha admitido, y que ahora, encima, servirá para que los círculos de Podemos, el alcalde y su séquito intenten, como de costumbre, lincharnos en la plaza pública”, ha concluido Romaní.


+info relacionada:

Publicado en Energía, Política, Sociedad