Entregan un millón de firmas en el Congreso por la despenalización de la eutanasia

Los casos de Ángel Hernández, Maribel Tellaetxe y Luis de Marcos suman el apoyo de más de un millón de personas que reclama una regulación de la eutanasia.

https://i0.wp.com/www.elsaltodiario.com/uploads/fotos/r1500/3bad19a9/AMP_4942.jpg?resize=400%2C267&ssl=1

Entrega de un millón de firmas en el Congreso para despenalizar la eutanasia // Álvaro Minguito

1.073.000 firmas por la despenalización de la eutanasia. Es el número alcanzado entre tres campañas en la plataforma Change.org en apoyo a Ángel Hernández —que ayudó a morir a su mujer, María José Carrasco, enferma de esclerosis múltiple—, Maribel Tellaetxe y Luis de Marcos, enfermos de alzheimer y esclerosis múltiple. Hoy, han acudido al Congreso de los Diputados para entregar estas firmas y reclamar la despenalización de la eutanasia.

“Han pasado más de dos meses y medio desde las elecciones del 28 de abril, y los ciudadanos seguimos exigiendo con la máxima urgencia una legislación que despenalice la eutanasia”, explica Marcos Ariel Hourmann. Hourmann es el único condenado hasta el momento por practicar la eutanasia. La condena, de un año de cárcel y otro de inhabilitación, fue por inyectar cloruro de potasio a una de sus pacientes, de 82 años, a petición de su hija, que no podía soportar ver sufrir más a su madre, que ya no tenía posibilidad de recuperación. Es también quien ha lanzado la campaña de recogida de firmas para dar apoyo a Ángel Hernández, que ayudó a terminar con la vida de su mujer, con esclerosis múltiple en fase terminal, en marzo de este año. La ayudó a morir porque la enfermedad impedía que ella sola pudiera acabar con su propia vida, y hoy su caso está siendo investigado por un juzgado de violencia de género.

“Mientras nuestros políticos siguen intentando ponerse de acuerdo para que podamos tener un Gobierno, miles de familias siguen sufriendo en nuestro país porque no existe una regulación que despenalice la eutanasia”, denuncia Hourmann, que recuerda que en la pasada legislatura esta ley se quedó a las puertas de ser aprobada.

Otro de los casos que han recibido apoyo de miles de firmas es el de Maribel Tellaetxe. Enferma de alzheimer, en la nochebuena de 2013 le pidió a sus hijos que le hicieran una promesa: “El día que no recuerde uno de vuestros nombres, ese primer día que veas que os confundo… ese día me tienes que ayudar a marchar”. Esa petición la dejó también plasmada en su documento de voluntades anticipadas, pero su familia no pudo llevar a cabo su promesa al no haber una regulación que lo permitiera, por lo que emprendieron la campaña en la web de recogida de firmas, alcanzando 374.000.

La familia de Luis de Marcos, también enfermo de esclerosis múltiple, se unió a la lucha por la despenalización de la eutanasia en mayo de 2017, cuatro meses antes de que De Marcos finalmente muriera, tras haber pedido reiteradamente una sedación extrema que acabara con su vida.

La Ley orgánica de regulación de la eutanasia presentada por el PSOE en la anterior legislatura tenía el apoyo de todos los partidos menos el del Partido Popular, que votó en contra de su tramitación, y el de Ciudadanos, que se abstuvo. La ley, que se quedó a mitad de trámite, suponía la modificación del artículo 143 del Código Penal para que quedaran exentos de responsabilidad aquellos que ayuden a morir de manera segura, pacífica y sin dolor a una persona que lo pida de forma libre, expresa e inequívoca.

“Ciudadanos condicionó la ley de eutanasia a la tramitación de la ley de muerte digna, que estaba en el Senado y que ellos mismos habían presentado, como paso previo para entrar en el debate sobre la eutanasia”, recuerdan desde Change.org, que señalan que las encuestas muestran cómo más del 70% de la población está a favor de que se regule la eutanasia para los enfermos incurables.

Etiquetado con: ,