Huelga indefinida de la plantilla de Unipost de la mano del sindicato CGT

La plantilla de Unipost, con estos paros totales indefinidos, quieren manifestar “su malestar e indignación por los continuos retrasos y el incumplimiento del abono de las cantidades pendientes de cobrar, exigir que se les pague lo que se les adeuda, que no se sigan produciendo más retrasos y que la dirección deje de mentirnos”.


Huelga indefinida de la plantilla de Unipost de la mano del sindicato CGT

Trabajadoras y trabajadores de Unipost Zaragoza en huelga // CGT Aragón

El pasado viernes 28 de octubre, y después de la mediación que se llevó a cabo en la Fundación SIMA el pasado jueves 27 y que acabó sin acuerdo, el sindicato CGT procedió a registrar en el Ministerio de Empleo una convocatoria de movilizaciones consistente en paros totales con carácter indefinido que darán comienzo el lunes 7 de noviembre, y que abarcarán a todos los centros de Unipost del Estado español.

CGT ya había convocado conjuntamente en Unidad de Acción con el resto de secciones sindicales en Unipost paros parciales definidos, una semana en septiembre y dos en octubre. “Tras varias reuniones entre organizaciones sindicales y no poder llegarse a un acuerdo para llevar a cabo una tercera fase de movilizaciones conjuntas, finalmente CGT ha decidido convocar en solitario esta huelga”, aseguran desde el sindicato. La razón principal para que no fuera conjunta, es que CGT entiende que “era necesario que la convocatoria fuera indefinida, así nos los habían transmitido los y las trabajadoras, para ejercer una mayor presión que condujera a que la plantilla cobrase lo que se les debe”, reconocen.

“Los motivos por los que se convocan los paros –señalan desde el sindicato- son los abonos puntuales de las nóminas”. A día de hoy, se adeuda el 50 % de la nómina de septiembre de 2106 y el 60 % de la paga extra de verano de este mismo año. “A estos impagos hay que sumar las cantidades debidas a la plantilla merced a una sentencia del Supremo, que ratificaba a su vez la sentencia de la Audiencia Nacional que validaba el acuerdo, exceptuando la retroactividad a fecha 1 de enero de 2014, del plan de viabilidad firmado el 24 de febrero de 2014 entre Unipost, UGT y USO, y que finaliza el 1 de enero del 2018 con la aplicación de las tablas salariales que estaban vigentes en julio de 2013”.

Desde CGT señalan que la dirección de Unipost argumenta tener resueltos sus problemas de liquidez a corto plazo, tras serle concedido un préstamo de 3 millones de euros procedentes de Avançsa –empresa de promoción industrial de la Generalitat que ofrece ayuda económica a compañías que pasan por dificultades y también a aquellas que tengan un proyecto para crecer-. Y para ello, se excusa en que en un breve espacio de tiempo estará el dinero ingresado en sus cuentas para proceder a abonar las deudas a la plantilla, aunque no en su totalidad, sólo las nóminas. El resto, tanto la paga extra de verano como la retroactividad, se abonarán en varios plazos.

“Crédito del que CGT ha pedido más detalles y que se nos han negado”, confirman. Pero la cuestión es que los y las trabajadoras de Unipost siguen sin cobrar, y mientras, “la empresa no hace más que generar falsas esperanzas de cobro para tratar de calmar los ánimos de una plantilla muy harta de las continuas mentiras de la dirección”, advierten desde el sindicato.

Unipost S.A. es una empresa privada de reparto de correspondencia y principal competidor de Correos. Cuenta con una plantilla de unos 2.400 trabajadores y trabajadoras y más de 70 centros.

Nació en el año 2001 y cuenta entre sus clientes con importantes empresas del sector energético (Gas Natural Fenosa, Endesa, Repsol), compañías de telecomunicaciones (Vodafone, Orange, Yoigo, Jazztel), entidades financieras (Banco Popular, CaixaBank, Ibercaja, ING DIRECT, Sabadell, Bankoa, Abanca, Kutxa Bank), aseguradoras (Mapfre, Caser, Axa, Fremap, Adeslas, Sanitas), así como multitud de Administraciones Públicas (Servicio Público de Empleo Estatal, Ayuntamientos, Diputaciones y Organismos Oficiales) y centenares de pequeñas y medianas empresas.

Desde el año 2010, las condiciones laborales de los y las trabajadoras de Unipost han ido precarizándose cada vez más mediante rebajas y congelaciones salariales. Además, en el año 2010 Unipost aplicó un ERE que afectó a 93 trabajadores y trabajadoras, hubo también despidos objetivos, cinco ERTEs –Expediente de Regulación Temporal de Empleo-, el último aplicándose actualmente hasta el 31 de marzo de 2017 –aunque la empresa ya ha comunicado que adelanta su finalización al 31 de diciembre de 2016- y que afecta a los centros de reparto de Madrid, salvo Coslada y Majadahonda, y Valencia –desafectada desde el 24 de octubre de 2016-. También afectaba a Alicante y Murcia, aunque en estos dos centros no se está aplicando todavía y la empresa ya ha manifestado su intención de no hacerlo.

Los y las trabajadoras de Unipost, por tanto, “se han visto obligados y obligadas a consumir sus prestaciones por desempleo en los últimos años”, recalcan desde el sindicato. A todo esto hay que sumarle, como detonante de las movilizaciones que se están llevando a cabo desde los primeros días de septiembre, los continuos retrasos y fraccionamientos que llevan años padeciendo, tanto de las nóminas como de las pagas extras. “Los últimos, el pago de la nómina de julio y agosto en cuatro partes, la de octubre sólo se ha cobrado un 50 % por el momento, y de la paga extra de verano sólo se ha cobrado hasta la fecha un 40 %”, explican desde CGT.

“La dirección de Unipost, año tras año carga sobre sus trabajadores y trabajadoras su pésima gestión, aplicando una y otra vez medidas que se van haciendo más difíciles de soportar, ya que la situación de la plantilla llega a ser dramática”, insisten.

A pesar de ello, los abonos salariales no son lo puntuales que deben de ser. “Incluso a pesar de las sentencias judiciales contrarias a la empresa, requerimientos y multas de varias Inspecciones de Trabajo que ponen de manifiesto la mala fe con la que la empresa actúa al no abonar en tiempo y forma los salarios, genera una situación que los y las trabajadoras no merecen después del esfuerzo y sacrificio que llevan a sus espaldas”, lamentan.

Por todo ello, la plantilla de Unipost, con estos paros totales indefinidos, quieren manifestar “su malestar e indignación por los continuos retrasos y el incumplimiento del abono de las cantidades pendientes de cobrar, exigir que se les pague lo que se les adeuda, que no se sigan produciendo más retrasos y que la dirección deje de mentirnos”.

Publicado en Empleo, Empresas Etiquetado con: