Imputaciones, homofobia, Púnica… los elegidos de Casado para “rearmar” el PP de Madrid

  • Los conservadores incorporan a la dirección autonómica a 19 personas, entre ellos el exdiputado Luis Peral, expedientado por el propio PP por votar en contra de los derechos de los homosexuales en la Asamblea de Madrid. Pese a ello, presidirá la Comisión de Familia.
  • También contarán con la alcaldesa de Pozuelo y una exedil de ese municipio, ambas investigadas por el mismo delito ambiental que el heredero del escaño de Soraya Sáenz de Santamaría en el Congreso de los Diputados.

El dirigente Ángel Carromero, la presidenta de las NNGG Madrid, Ana Isabel Pérez; la expresidenta de la Comunidad de Madrid Cristina Cifuentes; y el presidente de la formación conservadora, Pablo Casado. EFE/Archivo

El secretario de Relación del PP de Madrid, Ángel Carromero; la presidenta de las NNGG Madrid, Ana Isabel Pérez; la expresidenta de la Comunidad de Madrid Cristina Cifuentes; y el presidente de la formación conservadora, Pablo Casado // EFE/Archivo

Un salpicado por Púnica, dos imputadas por un delito ambiental y un diputado contrario a los derechos de los homosexuales reconvertido en presidente de la Comisión de Familia del Partido Popular de la Comunidad de Madrid, ni más ni menos. La “regeneración” del PP que defiende Pablo Casado se plasmó el lunes en la incorporación de 19 nuevos perfiles al Comité Ejecutivo regional y la creación de cuatro nuevas áreas para el “rearme” de la formación, según la nota de prensa remitida por los conservadores.

Y, si Público ya informó de que cinco de los seis dirigentes madrileños elevados a los órganos nacionales del partido tuvieron una fuerte vinculación con Esperanza Aguirre o Cristina Cifuentes, los nuevos fichajes están cortados por un patrón similar.

Entre ellos se encuentra David Erguido, actual jefe de Gabinete del portavoz del PP en el Ayuntamiento de Madrid, José Luis Martínez Almeida, y flamante presidente del Comité Electoral -cargo antes ocupado por Casado, y de vital importancia para la elección de los candidatos a las elecciones de mayo de 2019-. En 2017, el exprimer teniente de alcalde de Algete y exasesor de Aguirre se vio salpicado por la trama de corrupción Púnica; tuvo que declarar ante la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil (UCO) como investigado, como recoge el diario El País.

Entre los nuevos fichajes aparecen también la alcaldesa de Pozuelo, Susana Pérez Quislant, y la exedil de este municipio Yolanda Estrada: ambas están imputadas por el presunto delito ambiental de la depuradora de Húmera, el mismo por el que también estaba llamado a declarar el heredero del escaño de Soraya Sáenz de Santamaría en el Congreso de los Diputados, Mariano Pérez-Hickman, hasta que se convirtió en aforado.

Ambas declararon ante el juzgado de primera instancia e instrucción número 1 de Pozuelo en septiembre. No obstante, Pérez Quislant dirigirá el nuevo Consejo de Alcaldes del PP, mientras que Estrada, que en su día fue expulsada del partido al ser imputada por Gürtel —su caso fue archivado—, se pondrá al frente del Foro de Regeneración Democrática y Transparencia.

Otro de los nombres destacados es el de Ángel Carromero, exdirigente de Nuevas Generaciones. Muy cercano a Casado, y uno de sus más activos valedores durante su campaña a la Presidencia del PP, Carromero también trabajó para Esperanza Aguirre. Fue condenado a cuatro años de cárcel por un tribunal cubano por la muerte en un accidente de tráfico de Oswaldo Pavá, opositor al régimen. Hoy es secretario de Relación con el grupo municipal, englobado en la Vicesecretaría de Territorial, encabezada por Antonio González Terol, alcalde de Boadilla del Monte y en su día muy próximo a Aguirre.

Todo ello sin olvidar a Luis Peral, exdiputado en la Asamblea de Madrid y expedientado por su propio partido por votar en contra de los derechos de los homosexuales. En su discurso habitual, Casado hace apelaciones genéricas a las bondades de la familia, pero hoy ha permitido que el nuevo presidente de la Comisión de Familia sea alguien que votó contra la ley LTBGI de Cifuentes, aprobada por la cámara autonómica.

Garrido: “Habría propuesto otros nombres”

Los nuevos fichajes del PP regional fueron cuestionados este martes por el presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido. “Habría propuesto otros nombres”, afirmó, durante la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno.

El Partido Popular madrileño sufrió una profunda remodelación tras la abrupta salida de Cifuentes de la Presidencia y de la política, acorralada por el caso de su máster en la Universidad Rey Juan Carlos -por el que hoy sigue imputada-, y espoleada por la publicación de un vídeo que documentó su intento de robar cremas en un hipermercado cuando ya era vicepresidenta de la Asamblea de Madrid.

El aparato de Génova tomó entonces las riendas y Garrido se vio expulsado de la Secretaría General. Finalmente logró convertirse en presidente autonómico, más allá de tomar provisionalmente el relevo de Cifuentes, pero en el PP dan por hecho que no será candidato en las próximas autonómicas.

El presidente del Senado, Pío García-Escudero, fue nombrado presidente del PP de Madrid, e incluso se buscó acomodo en estos órganos a Casado, entonces vicesecretario de Comunicación nacional. Su nombre sonaba como posible candidato a la Alcaldía de Madrid, e incluso a la Comunidad, y nada hacía presagiar lo que ocurriría después: el triunfo de la moción de censura contra Mariano Rajoy, la guerra interna en el PP y la victoria de Casado, que seguía vendiéndose como “regenerador” del partido.