Indignación entre los periodistas de TVE contra los directivos de Informativos que pretenden quedarse fijos con “un sueldo Nescafé”

  • José Gilgado, que cobra cien mil euros; Julio Somoano, exdirector de Informativos; y Elena Sánchez, directora adjunta de Los Desayunos, quieren permanecer, vía judicial, con su actual estatus, a pesar de haber sido contratados a dedo
  • El Consejo de Informativos y representantes sindicales rechazan que quienes se han dedicado a manipular la información durante estos años “intenten vivir ahora de ello”, y “pongan en riesgo la credibilidada de la nueva etapa”

Un nuevo

Uno de los “Viernes Negro” que visten de luto a los trabajadores de RTVE.

Una oleada de indignación ha sacudido TVE ante las demandas de los actuales directivos de Informativos para quedarse fijos, y con su actual sueldo, cuando entraron por designación directa para ocupar temporalmente puestos de confianza con altas retribuciones. Expresiones como “no tienen vergüenza“, o “tienen más cara que espalda” eran habituales este miércoles en una redacción que rechaza de manera frontal que, “quienes han manipulado la información a favor del PP, quieran perpetuarse y, además, con sueldazos indecentes“.

La ira está dirigida contra el todavía director de los Informativos Diario, José Gilgado, que cobra cien mil euros, y llegó a TVE procedente de la Telemadrid de Aguirre y González; y Julio Somoano que, con idéntica procedencia, fue contratado como director de Informativos en 2012, y tras su cese , dos años después, pasó a dirigir y presentar el programa El Debate, que se emite una vez a la semana en horario de madrugada. También ha presentado demanda judicial Elena Sánchez, directora adjunta de Los Desayunos, que fue contratada a dedo tras cesar como jefa de prensa de Ana Botella mientras ocupó la Alcaldía de Madrid, y que había desempeñado un puesto similar con Eduardo Zaplana.

En paralelo, al rechazo descrito en la redacción se han unido los órganos de representación profesional, y sindicatos como UGT o CGT. Así, Alejandro Caballero, presidente de Consejo de Informativos de TVE, declaraba a infoLibre su “repugnancia ante un intento amoral por parte de personas a las que hemos denunciado docenas de veces, con informes razonados, por manipulación y censura; en definitiva por su dedicación a la propaganda partidaria, pasando por encima de las normas periodísticas más elementales contenidas en nuestro estatuto”.

Para Caballero, que resume el sentir del órgano de representación de los periodistas, “la continuidad de estos manipuladores pondría en riesgo la credibilidad de la nueva etapa que ha de iniciarse; después de seis años de malas prácticas, no se concibe que siguieran las personas que han comandado todas las transgresiones del pluralismo e independencia profesional”. Otros miembros de la redacción son aún más explícitos en la repulsa: “Si es imprescindible, que se les indemnice, por más que duela que se lleven dinero público; lo que no podemos consentir es que sigan en la redacción los censores de una etapa negra”.

Rechazo sindical

Para UGT en RTVE, “es impresentable que personas que tienen contratos de puestos directivos, y sueldos de alta dirección, ahora se intenten colar con argucias legales. Es un ataque a la ética de lo público. Y lamentable que, quiénes más han contribuído a su destrucción intenten vivir ahora de ello”.

Desde CGT se califica de “vergüenza” la maniobra de los tres directivos. Para este sindicato, “es consecuencia de la política de recursos humanos que se ha llevado en esta empresa, no de ahora, sino también en etapas anteriores, en las que, cada vez que llega una nueva dirección, entra gente a dedo, con contratos irregulares, y luego se queda. Esto ha ocurrido con el PP y con el PSOE. Nosotros hemos llevado contratos de este tipo al Tribunal de Cuentas, que las ha archivado, a pesar de reconocer que se producían irregularidades, pero sin suficiente entidad; nosotros pensamos que sí, y por ello queremos una auditoria de todo tipo de contrataciones de los últimos años, ya que muchos casos irregulares consiguen pasar a indefinidos. Lo de estos directivos son los más sangrantes, porque se tratan de sueldos muy por encima de convenio, son comisarios políticos que han entrado aquí a manipular, los metió el PP a dedo para eso. Pensamos que el acceso a RTVE tiene que ser siempre por mérito y capacidad, es decir, por oposiciones, y que a los puestos de responsabilidad se debe acceder por carrera profesional. Mientras no se haga así, seguirán produciéndose casos como estos”.

En la redacción de los Informativos, junto a estos tres casos de directivos no incluidos en la plantilla, se destaca cómo otros responsables de manipulación y censura están buscando un destino en el Consejo de Administración. Se trata de Eladio Jareño, actual director de TVE y antiguo jefe de prensa de Alicia Sánchez Camacho en Cataluña; Carmen Sastre, número dos de Informativos, y Jenaro Castro, director de Informe Semanal. En este último caso, múltiples mensajes de redactores y corresponsales han criticado sus afirmaciones en el Senado este martes, cuando ha declarado que “en RTVE sobran trabajadores, y habría que reducir una plantilla insostenible”. Como muestra, el colectivo #MujeresRTVE ligaba sus palabras con la demanda de Gilgado cuando escribía: “Va a ser que José Gilgado ha elegido mal día para reclamar un sueldo Nescafé con el dinero de todos… justo el mismo día que su compañero de manipulaciones varias, Jenaro Castro, manifestaba en sede parlamentaria que en RTVE sobra gente”.

“Lamentable” es también el adjetivo usado por CCOO en la Corporación. Para esta formación, la clave y vía de actuación se sitúa en la investigación del cómo y el por qué se firmaron en su día los contratos a estas personas que, según los indicios, pueden ser lesivos para RTVE. No obstante, observan una situación distinta en el caso de Somoano y Sánchez, con contratos por obra, que a los tres años pasan a indefinidos, y en Gilgado, que como directivo carece de los derechos laborales recogidos en Convenio, ya que su situación y retribución se sitúan al margen. En cualquier caso, para este sindicato lo más importante es que se haga luz sobre este tipo de contrataciones para ahora y para el futuro y distinguir siempre entre los derechos laborales, que deben ser iguales para todos, y la entrada en RTVE de personas a dedo a los que se atreve a calificar “casi, casi, como mercenarios”.

Etiquetado con: