Javier Monzón sustituye a Cebrián al frente de Prisa tras una década de declive del grupo

  • Los bancos accionistas y Telefónica apoyan la marcha del presidente ejecutivo y acudirán a la ampliación de capital de la compañía, que pospone la necesidad urgente de vender Santillana
  • La operación cuenta con el visto bueno de Felipe González y la vieja guardia del PSOE
  • Monzón fue destituido como presidente honorífico de Indra tras descubrirse que utilizó un ‘jet’ de la empresa para viajes personales
+reciente: Cebrián recibirá 1,9 millones de euros en acciones de Prisa tras su reestructuración – Agencias, 14-10-2017

El presidente de Prisa, Juan Luis Cebrián, en una junta de accionistas // EFE

El expresidente de Indra Javier Monzón sustituirá a Juan Luis Cebrián como presidente ejecutivo de Prisa. El consejo de administración del grupo, que se reunirá el próximo viernes, aprobará la propuesta de sucesión, que presentará el propio Cebrián, según ha podido confirmar infoLibre en fuentes de los accionistas. El relevo cuenta con el apoyo de los bancos que participan en el capital de Prisa, así como de Telefónica y del fondo Amber, que lleva tiempo librando la batalla en el consejo para conseguir la marcha de Juan Luis Cebrián.

El primer director de El País seguirá como presidente honorífico del diario que fundó en 1976.

El abandono de Cebrián de las funciones ejecutivas en el grupo era también una de las condiciones que algunos accionistas habían impuesto para participar en la ampliación de capital de 400 millones que deberá aprobar el consejo de administración el próximo viernes. Según han explicado fuentes financieras a infoLibre, la sustitución de Cebrián por Monzón tiene el visto bueno del expresidente Felipe González y la vieja guardia del PSOE. Alfredo Pérez Rubalcaba es miembro del consejo editorial de El País desde septiembre de 2016.

La marcha de Juan Luis Cebrián supone un punto y aparte en el declive de Prisa, que comenzó cuando la compra de Sogecable en 2008 disparó la deuda del grupo hasta los 5.000 millones de euros. La abultada cifra no sólo obligó a Cebrián a vender Localia, Cuatro, Alfaguara, su participación en Telecinco y Mediacapital, además de poner a la venta Santillana, sino también a dejar entrar en el accionariado de Prisa a sus acreedores: Santander, Caixabank, HSBC. Y los fondos Liberty y Amber.

No obstante, la ampliación de capital prevista pospone ahora la necesidad de venta urgente de Santillana, la joya de la corona del grupo, para la que hasta ahora no había aparecido un comprador que quisiera pagar el precio deseado por Prisa, 1.500 millones de euros.

Destituido de Indra tras 22 años

Por su parte, Javier Monzón es actualmente miembro del consejo de supervisión del grupo francés Lagardère SCA, que se dedica tanto a los medios de comunicación como a la aeronáutica. Igulamente ejerce como consejero de Ferroglobe, la filial siderúrgica de OHL.

Monzón fue durante 22 años presidente de Indra, compañía tecnológica propiedad en un 20% del Estado. Su salida de la empresa fue bastante abrupta. Sustituido en en enero de 2015 por Fernando Abril-Martorell tras la entrada de Telefónica en el accionariado, permaneció como presidente honorífico hasta un año después, cuando el consejo de administración lo destituyó por unanimidad. Una auditoría interna desveló que Monzón no había actuado con la “transparencia debida” ante el consejo de administración, al que había hurtado información. Toda una serie de operaciones habían ocasionado a la empresa hasta 500 millones de euros en pérdidas.

Además, el pasado mes de julio, Monzón tuvo que pagar un millón de euros por el uso indebido del jet privado que la multinacional había alquilado para viajes corporativos.

Aun así, el expresidente de Indra cobró una indemnización de 14,3 millones de euros tras ser destituido, más otros tres millones en 2016 por un pacto de no concurrencia. Tenía derecho a otro millón más con cargo a las cuentas de 2017.


+info relacionada: