Jubilados de toda España marcharán sobre Madrid para exigir pensiones dignas

  • Los sindicatos UGT y CCOO han convocado una marcha sobre Madrid que tendrá lugar del 30 de septiembre al 9 de octubre.
  • Los jubilados saldrán desde varias ciudades de toda España y confluirán finalmente en el municipio madrileño de Fuenlabrada.
  • Las pensiones forman parte de la “agenda común” que pactaron PSOE y Podemos el pasado junio y se prevé que sea uno de los asuntos clave de la legislatura.

Marcha sindical de Comisiones y UGT

Una concentración convocada por UGT y CCOO en junio en Madrid // UGT (Flickr)

En España hay más de 8.602.601 jubilados, una población lo suficientemente amplia como para tener reivindicaciones propias que merecen ser escuchadas. Con ese objetivo saldrán desde cuatro puntos de la península la Marcha de los pensionistas, que encabezarán los sindicatos Comisiones Obreras y UGT para reclamar al Gobierno “pensiones dignas”

“Vamos a manifestarnos no solo para que no perdamos poder adquisitivo, también porque eso repercute en nuestros familiares a los que muchas veces sostenemos con nuestra pensión”, explica Jesús Cruz, de la Unión de Jubilados y Pensionistas de UGT, recordando que en algunas ocasiones los más mayores han sido los pilares de las redes familiares durante la crisis. Los sindicatos han organizado las marchas en cuatro columnas, cuyo recorrido comenzará el 30 de septiembre y terminará el 9 de octubre en Madrid, aunque los detalles no están aún cerrados. Comenzarán el recorrido unas 5 o 10 andarines de cada organización, a los que esperan que se sumen más interesados a lo largo del camino. En Fuenlabrada confluirán los compañeros de todas las comunidades para después marchar a la Puerta del Sol y terminar allí con una concentración.

La columna norte saldrá de Gijón para recoger después a los compañeros gallegos y marchar hacia la capital por Benavente. Santander será el punto de partida de una segunda marea, mientras los sindicalistas andaluces tendrán como punto de partida Málaga para atravesar la parte sur de la península por Mérida. Castellón será la cuarta ciudad escogida como punto de salida.

UGT y CCOO sitúan el inicio del problema con las pensiones en la reforma que realizó el Partido Popular en 2013 y que sacó adelante con la oposición de los principales grupos políticos y los sindicatos. “Rompió el marco de acuerdos adoptado desde 1995, tras el Pacto de Toledo”, señalan en el comunicado oficial.

En 2017, las pensiones han subido un 0,25% y, por tanto, se produce una pérdida adquisitiva al aumentar menos que los precios.

Entre las reivindicaciones de estos veteranos también está reavivar el Pacto de Toledo, que permanece paralizado, buscar fuentes de ingresos para llenar la “esquilmada” hucha de las pensiones o abrir una negociación con otros partidos y con los agentes sociales para abordar de forma profunda esta cuestión.

Las pensiones, un tema clave en el nuevo curso político

Con una población cada vez más envejecida, los sindicatos consideran que son imprescindibles nuevos ingresos que aseguren el futuro de las pensiones. Lejos de un parche puntual, esperan una solución intergeneracional que las asegure a largo plazo: “La mayoría de jóvenes no se preocupan por estas cuestiones e, incluso, algunos ya han asumido que no tendrán pensión”, explica Cruz.

Pero con un parlamento dividido donde Rajoy no tiene mayoría absoluta, no le será tan fácil aplazar el urgente debate de las pensiones. De hecho, el PSOE ha presentado ya tres propuestas de modificaciones de las recomendaciones del Pacto y está trabajando con los sindicatos para abordar este problema. Podemos también registró en junio una proposición de ley en la que reclama una subida de las pensiones y la posibilidad de jubilarse a partir de los 61 años si alcanzan los 35 años cotizados. Solo un acuerdo en bloque de la oposición podría rectificar la política de pensiones del Gobierno, una negociación que sin duda estará llena de dificultades. Sin embargo, las pensiones y el Pacto de Toledo formaban parte de la “agenda común” que ambas formaciones fijaron en junio.

La Marcha de los jubilados inaugurará un otoño que los sindicatos prevén “caliente”, en el que intentarán estimular la protesta social que ya han iniciado algunos sectores como los taxistas o los trabajadores de AENA.

Publicado en Política, Sociedad Etiquetado con: