La banca ha destruido 84.000 empleos desde el estallido de la burbuja

Los despidos han eliminado 50.000 puestos más de los que se crearon durante el boom inmobiliario.

https://i1.wp.com/www.elsaltodiario.com/uploads/fotos/r1500/a68357a5/Popular_Lito_lizana.jpg?resize=400%2C267&ssl=1

Un estudio realizado por la Federación Fuerza Independencia Empleo (Fine), muestra que el empleo en la banca ha caído un 30% desde que comenzó la crisis, en 2008, hasta finales de 2016. Hace algo menos de un año, el sector bancario español contaba con 278.301 empleados, según datos del informe, pero a finales del año pasado la cifra no llega a los 195.000. Esto supone un pérdida de 84.000 empleos en menos ocho años.

Fine también ha querido “analizar alguno de los grandes ‘mantras’ que circulan a diario por los titulares, como si de verdades reveladas se tratara”, como que el empleo que se está destruyendo ahora fue el creado durante la burbuja inmobiliaria anterior a la crisis. Según datos estadísticos del Banco de España (BdE), a finales de 1997 la banca proporcionaba empleo en España a 247.361 trabajadores. Cifras que se mantienen estables hasta 2004, cuando comienzan su escalada hasta la cifra récord de 2008, incrementándose un 30.000 empleos.

El estallido de la burbuja inmobiliaria debería haber supuesto una pérdida similar a los puestos que se crearon, o por lo menos eso es lo que defienden muchos medios de comunicación y la patronal, pero lo que muestra estas cifras es que se han perdido 50.000 empleos más de los que se crearon y, según el informe, esta cifra se seguirá incrementando en el ejercicio de 2017.

La banca gestiona un 327% más de negocio con 53.000 trabajadores menos que antes de que empezara la burbuja inmobiliaria

El colectivo, estudiando el volumen de negocio del sector bancarios, denuncia que los empresarios del sector financiero gestionan en sus balances, con datos de Julio de 2017, un 327% más de negocio que al comienzo de la fase expansiva de la economía española con una plantilla de 53.000 trabajadores menos.

En cuanto al cierre de oficinas como pretexto para la destrucción de puestos de trabajo, el informe apunta a que en periodo de 1997 a 2008 se abrieron 8.000 oficinas. Un crecimiento de 20,9%, aproximadamente el mismo que en los 13 años anteriores.

Sin embargo, desde el estallido de la burbuja se han cerrado el 38% de las oficinas, lo que, según el informe, no puede explicar el despido del 30% de la plantilla, sino “la constatación de un error empresarial colectivo y una alocada carrera de aperturas llevada a cabo sin fundamento económico y financiero alguno, y sin advertir que dicha errática gestión iba a conducir a consecuencias desastrosas sobre todo para los ciudadanos que somos quienes hemos debido hacernos cargo, con nuestros impuestos, de estos devaneos empresariales”.