La Caravana Abriendo Fronteras 2018 tendrá como destino Lampedusa

La iniciativa, que en anteriores ocasiones viajó a Grecia y Melilla, llevará el próximo mes de julio a las islas del sur de Italia su denuncia contra la gestión de las fronteras que realiza la UE.

https://i1.wp.com/www.elsaltodiario.com/uploads/fotos/r1500/e1af5b92/DSC_0441.jpg?resize=400%2C225&ssl=1

La fecha de salida prevista de la nueva Caravana Abriendo Fronteras es el viernes 13 de julio // Pablo ‘Pampa’ Sainz

La Caravana Abriendo Fronteras continuará su denuncia política contra las fronteras en 2018 con una acción que aspira a llevar a más de medio centenar de activistas a la isla de Lampedusa (Italia), previa visita y contacto con diferentes experiencias de acogida que se están llevando a cabo en la región de Calabria y con la Comunidad de San Egidio. La decisión fue tomada este fin de semana en el II Encuentro Estatal de la Caravana, que reunió a un centenar de personas en Salamanca en representación de diversos territorios y organizaciones del Estado español.

Esta iniciativa política nació en 2016, cuando poco menos de trescientos activistas viajaron en buses a Grecia, para conocer en persona y denunciar “que miles de refugiadas y refugiados permanecían –y aún permanecen– varados en campos debido al cierre de la ruta de los Balcanes y la insolidaridad de otros Estados miembros de la UE”, según señalaban desde el colectivo.

En 2017 el viaje de denuncia fue a Melilla, lugar que el grupo activista considera como “el foco de la Frontera Sur”, debido a problemáticas que van desde el uso de las vallas y concertinas como medidas securitarias de control migratorio, hasta las denominadas “devoluciones en caliente”, la retención durante años de decenas de solicitantes de asilo a los que se les niega el derecho a viajar a la península, la explotación de las mujeres porteadoras o la desatención y vulneración de los derechos de los menores no acompañados.

Las opciones que se tuvieron en cuenta fueron una caravana a Bruselas, un regreso a la frontera sur española (en esta ocasión a Ceuta), el Sáhara, e incluso una flotilla naval que recorriera varios puertos mediterráneos denunciando la política de fronteras de la Unión Europea. Sin embargo, una vez realizada la evaluación de cada una de ellas se alcanzó un consenso en torno a la llevada por Madrid, que prevé un recorrido por Italia con destino final Lampedusa.

Sicilia – Lampedusa

Si bien la Caravana a Lampedusa era una alternativa que ya se veía plausible al comienzo de esta experiencia ciudadana de denuncia política contra las fronteras, uno de los argumentos que más pesó a su favor fue la posibilidad de contar con una contraparte “fuerte” en los lugares de recorrido y destino final. La existencia de “un rico e implantado tejido social y una larga tradición de lucha”, diferentes movimientos trabajando a favor de las personas refugiadas, y las alentadoras experiencias de acogida que se están llevando a cabo en algunas poblaciones de la región de Calabria, fueron algunos de los argumentos que inclinaron la balanza.

En tal sentido, quienes impulsaron esta iniciativa destacaron el componente “internacionalista” de la Caravana y evaluaron como alta la viabilidad de su realización entendiendo que comparte similares riesgos a la realizada a Grecia en 2016, con la ventaja de que una parte importante del trayecto es el mismo que en aquella ocasión y, por consiguiente, ya se tienen contactos establecidos que facilitarían diferentes tareas organizativas, de logística y difusión, tanto en territorio de tránsito (Francia) como en Italia.

En la primera experiencia, cinco autobuses hicieron el recorrido partiendo desde diferentes territorios hacia Barcelona. Desde allí se dirigieron a Marsella, Milán y Ancona, donde embarcaron hacia el puerto de Igoumenitsa, en Grecia, para continuar en bus hasta Tesalónica y, ya en el regreso, a Atenas.

“El mediterráneo central se ha convertido en la principal ruta de llegada a Europa y a la vez la ruta más peligrosa”, destacaron desde el colectivo. Así lo demuestran los últimos datos de la Organización Internacional de las Migraciones (OIM), que registró un total de 168.314 personas migrantes y refugiadas que han entrado a Europa por mar en lo que va del año. Específicamente señala que “un 70% de estos habían llegado por Italia, mientras que el resto lo hicieron por Chipre, Grecia y España”, según señala el documento que sirvió para presentar la iniciativa.

Otros argumentos tenidos en cuenta para el consenso final fueron el acoso que están sufriendo las organizaciones dedicadas a salvamento marítimo, la denuncia del “experimento” de externalización de fronteras que se está haciendo con la firma de acuerdos bilaterales entre Italia y Libia, y el creciente número de centros de detención para personas migrantes en territorio libio producto de estos acuerdos avalados por la Unión Europea.

“Por todas estas razones entendemos que este 2018 Italia y, en concreto, la frontera del Mediterráneo central, será el punto más caliente de toda la vergüenza migratoria europea como ya ha ocurrido en 2016 y 2017”, concluye el documento.

A falta de iniciar el trabajo con todas las partes, evaluar costes del viaje y definir la logística necesaria para trasladar a medio millar de personas, la fecha acordada para la salida de la nueva Caravana es el viernes 13 de julio de 2018, previéndose una duración aproximada de diez días.

Etiquetado con: