La cúpula de la CAM, condenada a cuatro años por mentir a los inversores

La Audiencia Nacional condena a los exdirectivos de la caja por falsedad contable y delito de falsedad en la información a los inversores.


La Sección Cuarta de lo Penal condena a penas de hasta cuatro años de prisión para cuatro exdirectivos de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) por falsedad contable y delito de falsedad en la información a los inversores. Esta sentencia da por finalizado el largo juicio a los directivos de la caja de ahorros que tuvo que ser rescatada con más de 4.000 millones de dinero público y fue vendida por un euro al Banco de Sabadell.

El juzgado dictamina que los cuatro condenados son responsables de reflejar en los estados financieros de la entidad una situación económica de beneficios en lugar de las pérdidas que realmente estaba generando, de manera que las cuentas presentadas al Banco de España en el primer trimestre de 2011 mostraban un beneficio de 40 millones de euros. Tres meses más tarde el FROB analizó las cuentas de la caja y calculó que tenía unas pérdidas de más de 1.100 millones d euros y un ratio de morosidad del 19%. Según la sentencia, los estados finacieros resultaban “irreales y espurias” y esa disparidad de cifras, añade el tribunal, “constituyó uno de los motivos relevantes para la intervención de la entidad, por los riesgos que suponía tal situación para el sistema financiero en su conjunto, aparte de la contravención del principio de seguridad jurídico-contable que ello implicaba”.

Según la Audiencia Nacional los estados financieros resultaban “irreales y espurias”

Los exdirectores generales de la entidad financiera, Roberto L.A. y Maria Dolores A., resultan condenados a 3 años de prisión por el delito societario continuado de falsedad contable y por realizar conductas “tendentes a distorsionar las cuentas y balances de la entidad, contribuyendo así a la vulneración del principio de imagen fiel de la CAM, en momentos de grave crisis económica y financiera que se intentó esconder o al menos maquillar”, según explica la sentencia.

Al exdirector general de Planificación y Control Teófilo S. se le condena a tres años de cárcel por delito societario continuado de falsedad contable, más otro año por delito de falsedad en la información a los inversores. Además, Teófilo, es condenado también por el delito de falsedad en la información contable a los inversores porque se le considera responsable del envío desde la CAM a la CNMV de información falsa sobre los beneficios de la caja. Respecto al exdirector General de Inversiones y Riesgos Francisco José M.G., la Sala le impone dos años, nueve meses y un día por el delito societario continuado de falsedad contable.

En cambio, el tribunal, ha decidido absolver a los acusados de otros delitos que pedían las acusaciones, como los de estafa agravada, apropiación indebida agravada, administración desleal y falsedad documental formulados por las acusaciones.

También absuelve a la Fundación de la Comunidad Valenciana Obra Social de Caja Mediterráneo (Fundación CAM), al Banco Sabadell, la Caja de Seguros Reunidos y a la Compañía de Seguros y Reaseguros S.A. (CASER) de las reclamaciones económicas que se les exigían.