La doble vara de medir de Montoro: Hacienda perdona a Jaén los recortes por los que interviene al Ayuntamiento de Madrid

El Ministerio de Hacienda aprobó los Presupuestos de Jaén “con carácter excepcional” aunque el Ayuntamiento andaluz incumplía la norma de gasto que el departamento de Montoro exigía a la Corporación de Carmena

Cristóbal Montoro./ EFE

Cristóbal Montoro // EFE

El Ministerio de Hacienda intervino las cuentas del Ayuntamiento de Madrid a principios de noviembre tras rechazar por tercera vez el Plan Económico y Financiero (PEF) presentado por el Gobierno de Manuela Carmena. El motivo, según Cristóbal Montoro, es el incumplimiento de la llamada regla de gasto, que impide que las administraciones aumenten su gasto público más allá de una tasa de referencia basada en el crecimiento a medio plazo de la economía española. A pesar de reducir su deuda un 36% desde 2015, el Ministerio de Hacienda está tutelando las operaciones financieras de la corporación madrileña.

No sucede así, sin embargo, en otros puntos de la geografía española. Ni siquiera en la capital de provincia más endeudada de España: Jaén, gobernada por el PP y vigilada exhaustivamente por el Ministerio de Hacienda debido a su deuda de 550 millones de euros, consiguió el visto bueno del departamento de Montoro, que aprobó sus presupuestos “con carácter excepcional” y “por razones operativas”.

Según ha podido saber Público, el Ayuntamiento de Jaén informó a la Secretaría General de Financiación Autonómica y Local de que el Consistorio tenía “un grave problema estructural de desfase entre ingresos y gastos de casi imposible encuadre presupuestario”. El Consistorio, sujeto al Fondo para la Financiación de los Pagos a Proveedores, añadía que ha solicitado de manera reiterada “medidas extraordinarias” a “todas las Administraciones públicas” para solucionar el problema. Con esa información, y en un informe vinculante fechado el 28 de marzo de 2017 al que ha tenido acceso Público, la Secretaría General de Financiación Autonómica y Local instó al Ayuntamiento andaluz a recortar un 5% los gastos de funcionamiento, modificar los criterios recaudatorios y eliminar más de 81 millones de euros ficticios en sus previsiones de ingresos.

El exalcalde de Jaén, actual número 2 de Montoro, dejó a la ciudad con una deuda de más de 400 millones de euros

Jaén aprobó sus cuentas en abril ignorando los mandatos del documento de la secretaría y cuando éstos fueron remitidos a Hacienda, el ministerio de Montoro los aceptó “con carácter excepcional”. Sin embargo, y en las antípodas de la excepcionalidad, Jaén nunca cumplió con el objetivo de estabilidad presupuestaria y aumentó su deuda pública del 345% sobre sus presupuestos de 2013 al 482% en 2017, según el Informe AIReF sobre Corporaciones Locales 2017.

Tanto Jaén como Madrid solicitaron a Hacienda acometer los recortes que pedía el ministerio a lo largo del ejercicio. Sin embargo, Montoro tuvo respuestas diferentes para ambos: aceptó la alternativa propuesta por Jaén, pero dio plazos y medidas concretas al Ayuntamiento de Madrid para llevar a cabo los ajustes.

Se da la circunstancia, además, de que el alcalde que dejó a Jaén en quiebra técnica (1) (con una deuda de 400.000 millones de euros a finales de 2015), fue José Enrique Fernández de Moya, número dos de Montoro que reconoció haber cobrado sobresueldos del PP entre 1999 y 2007 (2)

En relación a los artículos de El País:

  1. El Ayuntamiento de Jaén entra en situación de quiebra técnica / 06-11-2014
  2. El alcalde de Jaén admite que cobró sobresueldos del PP siete años / 26-09-2013

+info relacionada: