La justicia belga rechaza la extradición de los exconsellers exiliados en Bélgica

Un defecto de forma en la euroorden enviada por Pablo Llarena a la justicia belga hace que Meritxell Serret, Toni Comín y Lluis Puig queden libres. El secretario general del PSOE propone modificar el delito de “rebelión” para que sea más duro con el independentismo.

La justicia belga rechaza la extradición de los exconsellers exiliados en Bélgica

Foto: @jcuixart

Este miércoles 16 de mayo, el mismo día en que eran detenidos para ser investigados cinco miembros de Comités de Defensa de la República con motivo de la huelga general del pasado 8 de noviembre, la justicia belga dejaba en libertad a la y los consellers en el exilio Meritxell Serret, Toni Comín y Llluis Puig.

La noticia llegaba desde Bruselas a pocos minutos de las 11.00 horas y era valorada por las personas implicadas como un ejemplo de que finalmente se había impartido “justicia”. “Queremos mostrar nuestra satisfacción rotunda, más absoluta, porque efectivamente se ha hecho justicia”, afirmaba Comín a la salida del juzgado.

De este modo queda anulada la euroorden de extradición que el juez del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, había emitido contra las tres personalidades independentistas. Según ha informado el abogado de la y los consellers, Jaume Alonso-Cuevillas, los motivos que han llevado a la justicia belga a fallar de tal modo se deben a un “defecto de forma” y a “errores graves” en la euroorden. El mismo Cuevillas ha afirmado que se trata de una euroorden “técnicamente” inadmisible.

Tal y como ha explicado el abogado defensor, “la petición cursada por el Estado español era irregular en aplicación de un conocido precedente europeo”, la sentencia ‘Bob Dogi’. Dicha sentencia señala que “para que pueda cursarse una orden europea de detención, esta tiene que estar respaldada por una orden nacional de detención”.

El error de Llarena se encuentra en su decisión de retirar la euroorden contra Meritxell Serret, Toni Comín, Lluis Puig y Carles Puigdemont el pasado 5 de diciembre de 2017. Fue en ese momento cuando la euroorden perdió su vigencia.

Gonzalo Boye, también abogado de las personalidades independentistas en Bruselas, ha apuntado en declaraciones para Catalunya Radio que el fallo de la justicia belga no significa que sus clientes sean del todo libres. Según Boye todavía está cursada una euroorden de extradición de la Audiencia Nacional -que no del Tribunal Supremo- y el juez Llarena podría volver a pedir a la justica de Bélgica que la y los consellers fueran detenidos y enviados al Estado español. Es por este motivo que Meritxell Serret, Toni Comín y Lluis Puig, pese a poderse mover con total libertad por el espacio Schengen no podrán regresar a sus casas todavía.

Además de esto, Cuevillas ha afirmado que el president en el exilio Carles Puigdemont, se encuentra en la misma situación que la y los consellers en Bélgica. Por este motivo, pero de una forma muy cautelosa, ha considerado que “técnicamente” Puigdemont podría correr la misma suerte.

Además de esto, Cuevillas ha querido remarcar que este “problema de forma” remite a “un problema de fondo”. El abogado ha considerado que “los hechos” que se imputan a las personalidades independentistas “no son constitutivos de los graves delitos que está imputando la justicia española”.

Pedro Sánchez propone “adecuar el delito de rebelión” a la situación actual

Después de reunirse este martes 15 de mayo con el presidente Mariano Rajoy, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha afirmado en una entrevista en TVE este miércoles que, dadas las circunstancias acontecidas en los últimos meses en Catalunya, hay que actualizar el delito de “rebelión”.

Según el líder del PSOE, el artículo sobre la “rebelión” tipificado en 1995 “no se corresponde al tipo de rebelión sufrida estos últimos meses”. Es por este motivo que Sánchez aboga por un nuevo redactado que pueda defender “un bien jurídico como la Constitución”.

El cambio más significativo para el secretario general del PSOE se encontraría en la posibilidad de poder aplicar el delito de “rebelión” a “responsables públicos que utilizan su posición para violentar el orden constitucional”.

Para Sánchez, esta modificación tendría como objetivo “dejar claro al secesionismo” que no puede “conseguir sus objetivos vulnerado las leyes”.

Así mismo, Pedro Sánchez, que este martes afirmaba que el PSOE está a favor de seguir aplicando el artículo 155 tras acercar posiciones con Mariano Rajoy, ha señalado que, si el Gobierno del Partido Popular propone una modificación del delito de “rebelión” para ampliar los casos en que dicho delito puede aplicarse, su formación apoyará al partido de derechas.

Gonzalo Boye ha señalado que, de modificarse el articulado del Código Penal, las y los independentistas acusados de “rebelión” no se verían afectados de forma retroactiva.

Al mismo tiempo el abogado ha expresado su preocupación ante las declaraciones de Sánchez. “Cualquier manifestación multitudinaria podría convertirse en un hecho que intranquilizase a las estructuras del Estado y por lo tanto susceptible de ser imputado como delito de ‘rebelión’”, ha dicho Boye. El 15-M o cualquier huelga general podría ser considerado “rebelión”.

Por último, alineándose con la retórica de Ciudadanos, Pedro Sánchez ha apuntado durante su entrevista en la televisión pública española que estaría dispuesto a intervenir los medios de comunicación catalanes y los Mossos d’Esquadra vía artículo 155.


+info relacionada, 16-05-2018: