La persona que “más vidas ha salvado en el Estrecho” se enfrenta, en el peor de los escenarios, a una cadena perpetua

Helena Maleno declara mañana ante un juzgado marroquí, investigada por favorecer el tráfico de personas por sus alertas a Salvamento Marítimo. La justicia española ya archivó este caso, pero la Policía lo llevó a la justicia marroquí. Si se abre un juicio penal contra ella, la ley contempla penas desde 6 meses a 3 años de cárcel hasta la cadena perpetua

La activista Helena Maleno acusada de tráfico de personas. / @HelenaMaleno

La activista Helena Maleno acusada de tráfico de personas. / @HelenaMaleno

Esta vez es la definitiva. La periodista, activista y experta en migraciones y trata de personas Helena Maleno tendrá que comparecer la mañana de este miércoles ante el juez de Tribunal de Apelación de Tánger. “Esta es la cita definitiva. Antes habíamos pedimos aplazamientos para estudiar el expediente de la investigación y preparar la defensa”, explica Maleno a Público.

Fuentes cercanas a su defensa insisten en que, por el momento, Maleno, la activista por los derechos de las personas migrantes más destacada en la frontera sur española, no está acusada de nada, sino que aún está siendo investigada por un supuesto delito de favorecer la inmigración irregular.

“Mañana voy a ser interrogada por la Justicia marroquí debido a una investigación iniciada en 2012 por la Policía española”, recuerda Maleno.

En concreto, una investigación que parte de la Unidad Central de Redes de Inmigración Ilegal y Falsedades Documentales (UCRIF), dependiente de la Comisaría General Extranjería y Fronteras. “Según el dossier que la UCRIF entregó a Marruecos, se me vincula con el favorecimiento de la inmigración irregular y con asociación de malhechores, es decir, con las redes de tráfico de seres humanos”, precisa la activista.

El origen de esta investigación, según la documentación de la policía española, se debe a las llamadas de alerta que Maleno, portavoz de la organización Caminando Fronteras, realiza a Salvamento Marítimo, dependiente del Ministerio de Fomento, cada vez que una embarcación con personas migrantes se encuentra a la deriva entre Marruecos y España. Esa es quizás la mayor contradicción de esta investigación. Mientras que la policía española ve en esas alertas un modo delictivo de favorecer la inmigración irregular, desde Salvamento Marítimo consideran que la labor de Maleno es “providencial” para las tareas de rescate, para la salvaguarda de vidas humanas, en resumen.

“No exagero si digo que posiblemente Maleno sea la persona que más vidas ha salvado en el Estrecho”

Así lo aseguraba Miguel Zea, jefe del Centro de Coordinación de Salvamento Marítimo de Almería, en una entrevista reciente para la organización Málaga Acoge. “Casi siempre nos avisan ONG como Caminando Fronteras, concretamente Helena Maleno. No exagero si digo que posiblemente sea la persona que más vidas ha salvado en el Estrecho. Es una persona providencial para nosotros”, afirmaba este profesional con 22 años de experiencia.

La propia Maleno explicaba hace unos meses a Público en una entrevista su labor con las personas migrantes, que va más allá de avisar a Salvamento cuando están en apuros en el mar. Su organización recorre campamentos en los montes y barrios marroquíes donde residen estas personas explicándoles desde cómo tienen que colocarse un chaleco salvavidas hasta cómo acceder a los servicios de salud en España y Marruecos. “Le explicamos cómo funcionan las zonas de rescate, les contamos cosas que pueden parecer chorradas pero no lo son. Les damos los números de Salvamento Marítimo, pero las pateras cuando están en el Estrecho a veces nos llaman antes a nosotras. Por el idioma, porque en Salvamento hablan bien inglés, pero no tanto francés. Pero también por la confianza que tienen con nosotras”, esgrimía.

“Aunque es una labor pequeña se convierte en grande, porque salvar una vida hace grande cualquier cosa. Pero nuestra intención es acompañar, asistir, dar reconocimiento a las personas que se mueven y construir ciudadanía en el movimiento de las personas. Ir contra el racismo institucional y defender el derecho a la vida de las personas”, explica Maleno horas antes de comparecer ante el juez.

La justicia española no apreció delito

No es esta la visión de la UCRIF, que comenzó su investigación en 2012. Solicitó la colaboración de Marruecos, donde vive la activista desde 2007. Durante un tiempo, Maleno tuvo intervenidos sus teléfonos, porque la activista no sólo alerta, sino que es alertada por los propios migrantes o por las familias de éstos cuando llevan días sin recibir noticias de ellos. Ése es el principal vínculo con las redes del tráfico de personas que detecta la Policía. Tras dos años de teléfonos pinchados, Marruecos comunicó a las autoridades españolas que no apreció indicios de actividad delictiva en sus alertas. Según fuentes cercanas a su defensa, Marruecos pidió entonces más información a la policía española para continuar con sus pesquisas y ésta le entregó el dossier de la investigación que estaba realizando y que ha dado pie a su vista ante juez marroquí este miércoles.

Si el juez decide abrir un proceso penal contra Maleno podría enfrentarse a grandes penas de cárcel

Además, lo que ahora investiga Marruecos ya fue descartado como actividad delictiva el año pasado por la Audiencia Nacional española. La Policía solicitó a la Fiscalía que se investigara a la activista en 2016 y, según fuentes cercanas a su defensa, en abril de 2017 archivó las actuaciones preprocesales de la policía y la Fiscalía al no hallar ningún indicio de delito. Sin embargo, la justicia marroquí sigue su curso y, si el juez decide abrir un juicio penal con ella, podría enfrentarse a penas de cárcel. Dependería del grado de vinculación con las mafias que el juez apreciara en su labor y de si se han producido muertes en las travesías de las pateras sobre las que ella alerta.

En el dossier entregado a Marruecos, la Policía española sugiere que la investigación se puede enmarcar dentro del artículo 52 de la ley 02/03 marroquí sobre la inmigración irregular. Las penas, según esta ley, irían desde los seis meses a tres años de cárcel, en el supuesto más leve, hasta la cadena perpetua en el caso más grave.

“España envía a las autoridades marroquíes el mismo dossier que archiva la Audiencia Nacional, pero no se informa a Marruecos de que la justicia española no ha apreciado ningún delito”, critica Maleno.

Es un dossier lleno de cosas que no se ajustan a la realidad. Cuando lo leo no me reconozco, no soy yo. Está lleno de sospechas, pero de nada probado. Más que un dossier policial parece un dossier político. Es muy triste ver como un grupo policial puede hacer política respecto a los derechos fundamentales. Ese no es su trabajo”, lamenta Maleno.

Múltiples muestras de apoyo

Tras conocerse la noticia de su citación judicial, numerosas ONG, organizaciones de abogados y juristas y personalidades políticas y del mundo de la cultura reaccionaron enérgicamente en apoyo a Maleno.

Más de 200 personas firmaron un manifiesto en solidaridad con la activista y criticando los distintos “ataques, agresiones y amenazas que han tenido como objetivo acallar su voz”.

El texto advertía de que el “clima hostil” desatado contra ella por las autoridades españolas “se ha convertido en la criminalización y el hostigamiento”.

Incluso la Iglesia española se está movilizando en la defensa de Maleno. Durante la presentación este lunes de la Jornada Mundial del Emigrante y del Refugiado 2018 La nueva secretaria general de Cáritas Española, Natalia Peiro, ha explicado que las redes de apoyo a migrantes de la Iglesia tienen el “compromiso” de ayudar a esta activista que, según ha precisado es “una persona que ha colaborado con muchas organizaciones de Iglesia en su trabajo humanitario” para ayudar a migrantes subsaharianos que tratan de llegar a las costas españolas y que ahora se encuentra “atrapada en un ordenamiento jurídico diferente”. “El tráfico y la trata de personas en España conlleva el beneficio económico personal u organizativo con esa acción y Maleno lo que hace es ayudar a personas subsaharianas que están intentando buscar un futuro mejor y es una ayuda humanitaria”, ha defendido Peiro.

Numerosas organizaciones ven este proceso como un castigo ejemplarizante para alguien que lleva tiempo denunciando las violaciones de derechos humanos en las fronteras españolas y, de paso, como un claro mensaje a otros defensores de derechos humanos.

Para Maleno, éste no es más que otro “intento de criminalizar a las personas que defienden el derecho a la vida y su salvaguarda”. “Europa no es quien pone los muertos en el Mediterráneo, y por eso Europa criminaliza ese derecho.Aprecio cierto racismo neocolonial dentro de estas acciones”, sentencia.