La planta de Opel en Zaragoza amenaza con trasladar parte de la producción si los trabajadores no acatan el nuevo convenio

  • La última propuesta de la empresa recogía un 10% de rebaja en pluses, congelación salarial, incremento del 50% del IPC y rebaja de una paga que tienen los trabajadores al 50%
  • En caso de que este lunes no se cierre ningún acuerdo, la empresa trasladará la fabricación del Opel Corsa, que supone más de la mitad de la producción de la planta
+reciente:

El presidente de Aragón, Javier Lamba y la consejera de Economía, Marta Gastón, durante la reunión que mantuvieron con Remi Girandon, vicepresidente Manufacturas Opel/Vauxhall y Antonio Cobo,director General de Opel España y director de la planta de Zaragoza // EFE

El plazo que Opel España dio a los trabajadores de su planta en Zaragoza para aceptar las nuevas condiciones del convenio ante amenazas de trasladar la producción del nuevo Corsa acaba este lunes. Y sin acuerdo. La última reunión, que se celebró este domingo y duró más de 10 horas, acabó con “acuerdos mínimos”. Así lo expresó en declaraciones a Europa Press la secretaria de Industria de Comisiones Obreras (CCOO) en Aragón, Ana Sánchez: “Al final hemos salido sin acuerdo, hay unos avances que son tan mínimos y están tan lejos de nuestra línea de defensa principal que no vamos a valorar, están muy lejos, no ha habido avances en las pausas ni en los pluses”.

La última propuesta presentada por la empresa recogía un 10% de rebaja en pluses, congelación salarial en 2018 y 2019 e incremento del 50% del IPC en el 2020, 2021 y 2022 y de rebaja de una paga que tienen los trabajadores al 50%. Los sindicatos, en cambio, consideran irrenunciable la recuperación del contrato de relevo para los nacidos en 1957, la contratación de los eventuales que salieron de la planta y un acuerdo de condiciones para los trabajadores de los niveles 6 y 7.

Por su parte, los trabajadores, en una concentración que tuvo lugar el pasado sábado, recordaron que son “una plantilla que siempre ha cumplido” y, por ello, exigieron a la empresa una “reacción positiva”. Además, expresaron su deseo de poder trabajar “con su salario digno, en condiciones y no precariamente“.

Se espera que los delegados de los sindicatos expliquen la situación de no acuerdo a los trabajadores de Opel España de nuevo en la mañana de este lunes. El convenio colectivo de la empresa caducó en el 2017 y es el primero al que se enfrenta la firma tras su compra por parte del Grupo PSA. Las negociaciones empezaron en octubre.

La amenaza de la empresa a los trabajadores podría suponer un duro golpe a la planta de Figueruelas, puesto que la fabricación del Corsa supone más de la mitad de la producción para la plantilla.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, se pronunció con respecto a este asunto y pidió al grupo PSA y al comité de empresa de Opel que “pongan todo su empeño en llegar un acuerdo que permita mantener el funcionamiento de la planta y atraer nuevas inversiones”. “La industria del automóvil es esencial no solo para la economía aragonesa, sino para el conjunto de España, por su apuesta por la I+D+i, el empleo de calidad, la capacidad de atracción de inversión extranjera y el dinamismo exportador”, aseguró.


+info relacionada: 8.000 familias pendientes de la OPEL – PúblicoTV