La Sanidad madrileña adjudicó 1.443 contratos en 2016 a empresas privadas por un importe superior a 700 millones

  • Audita Madrid ha elaborado un informe en el que, además, extrapola las conclusiones de un informe de la Comisión Europea y cifra entre 140 y 350 millones los sobrecostes derivados de las prácticas de corrupción en la Sanidad de la comunidad
  • El Gobierno madrileño adjudicó también una serie de contratos menores a empresas privadas por un importe de 698 millones

Imagen de archivo de la vigesimoctava edición de la Marea Blanca en Madrid // A.S.C

La Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid adjudicó 1.443 contratos a empresas privadas por un importe de más de 700 millones de euros en 2016, según estima la Auditoría Ciudadana de la Deuda en Sanidad (Audita Madrid) en su informe Corrupción en la Sanidad en 2016, hecho público este martes. Pero eso no es todo. El organismo autonómico concedió también una serie de contratos menores, concretamente 485.119, por un importe de 698 millones.

La similitud de ambas cifras, según explicaron los autores del informe, da indicios sobre posibles “ilegalidades” y “fraudes” de la Sanidad madrileña a través de procedimientos como la fragmentación de contratos para, por ejemplo, la compra de materiales sanitarios. Además, el elevado gasto en este tipo de acuerdos son una puerta abierta “a la mala gestión de los recursos” públicos, según denunciaron.

Según la organización ciudadana, el sobrecoste debido a posibles prácticas corruptas llevadas a cabo en la Sanidad pública madrileña podría oscilar entre 140 y 350 millones de euros. Este dato se extrae después de que la organización analizara un informe elaborado por la Comisión Europea en el año 2013 y aplicara sus principales conclusiones al caso de la Sanidad autonómica. Según la institución europea, entre el 10% y el 25% del gasto de contratación pública para la provisión de materiales sanitarios se perdía en prácticas corruptas.

Siete veces más deuda pública desde el año 2000

El informe, por otro lado, vincula las prácticas de corrupción –tipificadas según una categoría elaborada por la Comisión Europea y por otra extraída de un informe de Transparency International de Reino Unido– al crecimiento de la deuda pública de la Comunidad de Madrid.

A partir de datos extraídos del Banco de España, Audita Madrid explica que la deuda de la Comunidad ha pasado de cuatro millones en el año 2000 a superar los 30 millones en 2016 como consecuencia, entre otras causas, de la corrupción existente en este servicio público. Las previsiones, por otro lado, no son muy esperanzadoras. Durante el segundo trimestre de este año 2017, la deuda de las administraciones públicas españolas batieron un nuevo récord y alcanzaron los 1,13 billones de euros, el 100% del Producto Interior Bruto (PIB).

No obstante, según detallan los autores del estudio, existen más consecuencias derivadas de la corrupción en el sistema sanitario. Por ejemplo, la calidad del sistema público sufre un deterioro generalizado, al igual que las condiciones laborales y los derechos de los trabajadores, disminuyendo sus motivaciones e influyendo, asimismo, en la calidad del sistema.

En este sentido, el Observatorio Madrileño de Salud elaboró, el pasado mes de mayo, un informe sobre los diez años de privatización de la gestión de varios hospitales de la Comunidad durante el Gobierno conservador de Esperanza Aguirre. Según concluyó el estudio, este proceso solo provocó el deterioro de los hospitales convencionales, redujo las camas de los centros y aumentó el número de sobrecostes.