La UE ha levantado desde los años 90 el equivalente a seis muros de Berlín para frenar la migración

En total los estados miembros de la Unión Europea y del Espacio Schengen han construido más de 1.000 kilómetros de muros en más de dos décadas.

Estados miembros de la UE y del Espacio Schengen han levantado desde los años 90 más de 1.000 kilómetros de muros - EFE /Simela Pantzartzi

Estados miembros de la UE y del Espacio Schengen han levantado desde los años 90 más de 1.000 kilómetros de muros – EFE /Simela Pantzartzi

Estados miembros de la Unión Europea y del Espacio Schengen, donde están en auge los partidos de extrema derecha, han construido desde los años 90 más de 1.000 kilómetros de muros, el equivalente a seis muros de Berlín, para frenar la migración.

Así lo concluye un nuevo informe elaborado por el Centro Delàs de Estudios por la Paz, vinculado a los jesuitas, y copublicado con el Transnational Institute (TNI) y Stop Wapenhandel, que identifica los muros físicos, marítimos, virtuales y “los muros del miedo construidos por Estados de una Europa que se fortifica cada vez más ante las migraciones y los desplazamientos forzados”.

Documento: Levantando Muros. Políticas del miedo y securitización en la Unión Europea by Público.es on Scribd

“Los países de la Unión Europea están gestionando los flujos migratorios y los movimientos de personas desplazadas forzosamente mediante el levantamiento de muros, el cierre de fronteras, la vigilancia, la seguritización y la suspensión de la libre circulación de las personas”, destaca en sus conclusiones el informe, titulado Levantando muros.

Según el informe, “todas estas políticas han sido legitimadas y reforzadas por un incremento de las políticas racistas y xenófobas, y consolidan de esta forma la violencia estructural que trata a las personas como a seres ilegales y como una amenaza a nuestra seguridad”.

Los autores del estudio señalan que “en lugar de priorizar métodos humanitarios en la gestión de los flujos migratorios y de tratar los problemas estructurales de violencia global y desigualdad económica, los países de la UE han optado por levantar muros sociales, políticos y físicos argumentando que así protegen el territorio europeo de la inseguridad y el terror”.

El resultado ha sido, según el informe, “la consolidación de la Europa Fortaleza formada por fronteras exteriores reforzadas y la construcción de muros físicos y virtuales a lo largo de Europa y de sus países vecinos”.

“Una fortaleza levantada sobre estructuras de racismo y desigualdad, donde la circulación de personas se considera sospechosa y donde ‘el otro’ constituye una amenaza. Todo esto supone una tendencia inquietante que en el entorno político actual parece imparable”, advierte el informe.

Sin embargo, advierte el estudio, “cabe recordar que hace poco más de 30 años, el Muro de Berlín parecía igual de inamovible e infranqueable. A pesar de eso, un movimiento popular de masas afloró de la nada, y consiguió que el muro cayese y con él se terminaran las décadas de gobierno comunista”.

“Es ahora el momento en que se necesita un movimiento similar para derribar los muros de esta era”, defienden los autores del trabajo, que remarcan que “los muros pueden ser fácilmente construidos y políticamente convenientes de erigir, pero un futuro para Europa basado en la existencia de muros es, en definitiva, un futuro inhumano y desolador que solo sirve a intereses económicos y políticos de una minoría”


+info relacionada: