Las comisiones que el banco no te debería cobrar y por qué

Los expertos y asociaciones de consumidores recomiendan personarse en el banco en cuanto se detecten pagos por comisiones irregulares.


Clientes usando los cajeros automáticos de BBVA, Banco Santader y Banco Sabadell // REUTERS

Clientes usando los cajeros automáticos de BBVA, Banco Santader y Banco Sabadell // REUTERS

Las comisiones bancarias generan conflicto entre clientes y entidades. Una cuestión que ha generado ante el servicio de Reclamaciones del Banco de España, con los últimos datos presentados, casi 300 solicitudes por el consiguiente malestar que esto supone al consumidor final.

La tipología que engloba las comisiones bancarias es bastante amplia y variada.

El Banco Central Europeo destaca que la banca española genera un 23% de sus ingresos por esta vía. Pero ¿cuál es el volumen que obtienen las entidades bancarias por este tipo de cobros periódicos a sus clientes? 5.298,7 millones de euros, según un estudio realizado por la agencia Servimedia y la asociación Facua en la primera mitad de 2017.

Esta ingente cantidad la suman seis bancos españoles; Santander, BBVA, CaixaBank, Bankia, Sabadell y Banco Popular (los datos de este último se corresponden a momentos previos a su absorción por el Santander), que han recaudado en comisiones a sus clientes.

Según la norma, regulada en la Orden EHA/2899/2011, las entidades no están obligadas a registrar previamente al Banco de España las cantidades en comisiones que van a aplicar. Solo existe la necesidad de mantener información sobre las habitualmente percibidas por operaciones y servicios más frecuentes.

El Banco Santander lidera el importe cobrado a sus clientes en comisiones con 2.844 millones

Sin embargo, una nueva normativa, aprobada en el nuevo Real Decreto Ley 19/2017, aprobado por Consejo de Ministros el pasado 22 de noviembre da un paso más hacia la transparencia, dictado por normativa europea. Este decreto obliga a los bancos a establecer también en los contratos bancarios, no solamente en folletos informativos, un apartado donde señalar la tasa en comisiones de forma “breve y con una estructura clara”. Esta ley permitirá en 2018 ganar en transparencia y protección al cliente de servicios bancarios.

El estudio de Facua y Servimedia destaca una subida de 633,9 millones de euros cobrados en comisiones bancarias, con respecto a los 4.664,8 millones del mismo periodo en 2016.

El Banco Santander lidera el importe cobrado a sus clientes en comisiones con 2.844 millones de euros. BBVA ha captado 1.223 millones de euros. CaixaBank ha obtenido 588 millones, según el estudio presentado.

Otra de las entidades que registró una importante recaudación en estas cuotas ha sido el Banco de Sabadell con 296,7 millones de euros. En último lugar, el Banco Popular fue el único que redujo las comisiones cobradas en un 0,7 por ciento. En concreto, percibió 140 millones de euros.

Comisiones ¿indebidas?

Las comisiones bancarias resultan un aspecto decisivo a la hora de contratar una cuenta corriente, una hipoteca o un préstamo personal, aunque no siempre es sencillo conocer los derechos como consumidor de estos productos. Un aspecto clave es saber distinguir entre las comisiones que son indebidas y las que no. 

El abogado, experto en derecho bancario, Ignacio Ferrer-Bonsoms, del despacho Ferrer-Bonsoms&Sanjurjo aclara a Público que por lo general las comisiones indebidas son aquellas que están prohibidas por la Ley. “Podemos señalar que los bancos no pueden cobrar por servicios no prestados, no solicitados o que no han generado gasto. Está sería la esencia de la reclamación”.

En cuanto a las comisiones indebidas gestionadas por los bancos se encontrarían varias:

  • Cobros por descubierto en cuenta o número rojos, posiciones deudoras y devolución de efectos (talones, cheques). En estos casos, Ferrer-Bonsoms apunta que “tanto empresas, como particulares se han visto protegidos por los tribunales. En concreto el razonamiento ha sido que no se puede cobrar dos veces por lo mismo”. Por ejemplo, por el descubierto de una comisión, y además un tipo de interés de demora aparte.
  • Comisiones por tener una cuenta obligatoria por una hipoteca o depósito. El Banco de España explica muy claramente que “el Servicio considera que cuando las cuentas se mantienen por imposición de la entidad o cuando son utilizadas exclusivamente para abonar los intereses de un depósito o para dar servicio a un préstamo hipotecario no corresponde a los clientes correr con los gastos de ninguna comisión por mantenimiento o administración“.
  • Imposición del seguro de vida para la hipoteca. Se podrá reclamar su nulidad si se acredita que no era necesario, por ejemplo, por tener otro seguro de vida que te podía cubrir.
  • Comisión de demora en el caso de los préstamos hipotecarios. Este experto añade que “lo curioso del caso es que la banca tenía carta blanca en esta materia, aplicando comisiones superiores al 20 por ciento”. El Tribunal de Justicia de la Unión Europea señaló que no podían cobrar tales comisiones. Curiosamente y tras dicha resolución el gobierno reformó la Ley de Enjuiciamiento Civil limitando el interés de demora sin superar el 3 por ciento del interés legal del dinero.

¿Cómo distinguir entre una comisión indebida de una normal?

Como hemos señalado antes, no es fácil distinguir entre una comisión ilegal y una normal. Por ello los expertos destacan que “hay que acudir a la jurisprudencia”. Y ver si se trata de servicios concretos, prestados y que generan un gasto para la entidad.

Por tanto, en todos aquellos casos en que no concurran estos dos requisitos (prestación de servicio o generación de gasto), las comisiones son indebidas. Además, el cliente ha tenido que aceptar previamente dicho servicio. 

Casos recientes con sentencias

Banco Popular ha sido una de las entidades que ha tenido casos recientes en materia de comisiones ante la justicia. El pasado mes de diciembre, la entidad había sido condenada a devolver 14.402,43 euros que había cobrado ilegalmente a dos consumidores “en concepto de gastos de reclamación de posiciones deudoras y liquidaciones de cuenta”.

Los consumidores fueron condenados, en primera instancia, a pagar al Banco Popular, la cantidad de 14.402,43 euros tras estimarse la demanda que se presentó contra ellos.

La Audiencia Provincial de Segovia, tras recurrir en Apelación ante la Audiencia Provincial aclara, como argumento fundamental en la sentencia condenatoria que “la entidad financiera no hace el menor esfuerzo en explicar la forma en que se han calculado, ni el principal tipo sobre el que se calcula, ni el aplicado, ni el tiempo, nada en absoluto”.

Veinte años de comisiones por tener un préstamo hipotecario en la cuenta

Marta González ha sido una de las afectadas por el pago de comisiones indebidas en relación a su cuenta vinculada a un préstamo hipotecario. A través de Facua ha presentado un expediente de reclamación. No se conoce desde la organización el número de afectados por el pago irregular de comisiones de este tipo. El pasado mes de mayo, esta usuaria tramitó una reclamación al BBVA para resolver la devolución de las cuotas de mantenimiento abonadas años tras año en la cuenta de su préstamo hipotecario.

“Me han cobrado comisiones durante veinte años en mi cuenta de la hipoteca del BBVA. Y era ilegal”

Esta cordobesa, ama de casa, recuerda a Público que ha estado casi dos décadas pagando estas cantidades sin tener información de las comisiones a las que estaba expuesta. La entidad ha realizado pagos periódicos de 60 euros anuales en cuotas de mantenimiento y administración por una cartilla que sólo se encontraba abierta para el pago obligatorio del préstamo. La hipoteca, sujeta a 25 años, le ha obligado a abonar casi 2.000 euros en comisiones desde 1997. “Me han cobrado comisiones durante veinte años en mi cuenta de la hipoteca del BBVA. Y era ilegal”, aclara esta usuaria.

Hasta el momento el trámite abierto por Facua al BBVA solo le ha permitido la devolución de las comisiones de los últimos cinco años. En total Marta ha logrado recuperar 296,43 euros cobrados por las cuotas de comisión de administración en una cuenta únicamente abierta para las letras del préstamo.

El expediente, abierto por Facua Córdoba, llegó a su sucursal del BBVA en Córdoba en menos de treinta días con una respuesta negativa por parte de la entidad. Marta decidió entonces tramitar la reclamación ante el Departamento de Conducta y Mercado del Banco de España para resolver el asunto. Así se lo indicaron los abogados de Facua con los que había iniciado los trámites.

276 reclamaciones por comisiones en el Banco de España durante 2016

Cuando Marta tramitó su expediente dentro del Departamento de Conducta y Mercado del Banco de España recibió la siguiente resolución que fue directamente enviada a la sucursal del BBVA en Córdoba: “Cuando las cuentas son utilizadas exclusivamente para el pago del préstamo, la prestación del servicio se lleva a cabo por exclusiva imposición de la entidad, sin que corresponda a los prestatarios soportar el cargo de importe alguno por tal función”. Dos semanas después, Marta recibió el abono de las cuantías cobradas por el banco a su cuenta bancaria.

Desde este departamento del Banco de España, se han tramitado por el concepto de ‘comisiones bancarias’ un total de 276 reclamaciones en 2016, según la última Memoria de Reclamaciones del Banco de España, a la que ha tenido acceso Público.

¿Ante quién hay que reclamar?

Según se desprende del informe de Servimedia y Facua, todos los bancos analizados dejan “de cobrar la mayoría de comisiones de administración si el usuario tiene domiciliada la nómina, la prestación por desempleo o la pensión y siempre que alcancen una determinada cantidad de liquidez”.

Hay que dirigirse al “banco y pedir explicaciones sobre la aplicación de la comisión indebida”

Rubén Sánchez, portavoz de Facua aclara a Público que las comisiones de administración y mantenimiento son por regla general “una cuota fija cobrada de forma periódica y cuyo objeto es cubrir el servicio de administrar tu cuenta o por el servicio prestado”, sin haber sido solicitado previamente.

Sobre las reclamaciones, la organización de consumidores y usuarios OCU, recalca que una vez cuente el cliente con motivos suficientes para reclamar, hay que dirigirse al “banco y pedir explicaciones sobre la aplicación de la comisión indebida, solicitando la retirada de la misma”. Si no consigue nada, hay que trasladar la reclamación ante el Departamento de Atención al Cliente o ante el Defensor del Cliente de la entidad financiera, exponiendo los motivos que han generado este recargo.

Si un plazo máximo de dos meses no se ha tenido respuesta, la queja puede llevarse ante el Servicio de Reclamaciones del Banco de España. Y finalmente, si el caso no tuviera resolución la última vía abierta sería llegar a presentar demanda ante los Tribunales de Justicia.

Una estrategia comercial para la patronal

Por su parte el portavoz de la Asociación Española de Banca (AEB), José Luis Martínez Campuzano aclara a Público que “en el cobro de comisiones cada entidad diseña su propia estrategia comercial, en función de muchos parámetros y, además, esta estrategia es cambiante en el tiempo. Las diferentes estrategias de los bancos también muestran que éstos compiten a cara de perro y que el consumidor se puede beneficiar de ello al elegir el mejor servicio al mejor precio”.

Además, el portavoz de AEB afirma que “un buen servicio requiere un pago adecuado que lo mantenga y una rentabilidad razonable para que mejore. Los clientes deben conocer lo que vale el servicio financiero que reciben”.

Una cuenta básica bancaria libre de comisiones

El Consejo de ministros acordó el pasado mes de noviembre cumplir con la directiva europea 2014/92/UE, a través del Real Decreto Ley 19/2017 que permitiría, con una determinada renta, acceder al derecho universal de una cuenta bancaria básica sin comisiones. En la práctica esto supone que las entidades financieras estarán obligadas a ofrecer una cuenta para operaciones básicas (domiciliación de nómina y recibos, transferencias y una tarjeta de débito). El Ministerio de Economía será el encargado de fijar las tasas que se abonen a estas cuentas. La Proposición no de Ley fue trasladada al Congreso el pasado mes de abril por el grupo parlamentario de Unidos Podemos-En Comú-En Marea.

El texto insta a crear, a través del Banco de España, una cuenta corriente de servicios mínimos esenciales o “Cuenta Básica”. Podemos afirma que esta cuenta beneficiaria a 2,6 millones de españoles tras su aprobación en el Consejo de Ministros. El máximo de comisiones estipuladas sería de un uno por ciento del Salario Mínimo Interprofesional anual o coste cero.