Las mentiras de Aznar el día en que explota la guerra interna en la derecha

Ofrece su respaldo para “reconstruir el centro derecha”, pero no dice a quién ni cómo. Que hable en este tono cuando Rajoy confirma su salida de la presidencia del PP es solo el primer disparo de una batalla que será cruenta

Aznar, este 5 de junio en Madrid.

Aznar, este 5 de junio en Madrid // OLMO CALVO

José María Aznar: “No tengo ningún compromiso partidario ni me considero militante de nada ni me siento representado por nadie”

Falso. José María Aznar renunció a la presidencia de honor del Partido Popular, pero sigue siendo militante del partido. Al menos no consta que haya presentado su baja.

Aznar: “Va para quince años que dejé mi actividad política y la dejé voluntariamente”

Falso. José María Aznar sigue presidiendo la FAES, el grupo de presión con más presupuesto de la derecha en España –donde ha recibido en estos quince años muchos millones de fondos públicos, en gran medida por el apoyo del partido del que ahora repudia–. Dejó el Gobierno pero no la política: sigue siendo un líder muy activo, como demuestra que uno de sus discursos, en la presentación de un libro que prácticamente ni mencionó, sea una de las noticias políticas del día.

Aznar: “En Cataluña hay un Gobierno golpista y el movimiento independentista no ha sido desarticulado”

Falso. En Catalunya está el Gobierno que han votado sus ciudadanos. En parte ha logrado este respaldo gracias a discursos como el de Aznar, que trata a dos millones de catalanes como cómplices de una pandilla de golpistas y malhechores.

Pocos políticos han remado tanto a favor del independentismo como el propio Aznar, símbolo de una España autoritaria de la que a mí, que soy de Burgos, también me entran ganas de separarme. Aznar insulta a los catalanes, y luego se sorprende de que quieran irse.

Aznar: “Lo que estaba unido (el centro derecha nacional) hoy está dividido. Y además de dividido, parece que enfrentado”

Gracias también al impulso de políticos como Aznar, que se ha esforzado como pocos para fragmentar internamente a su partido.

Aznar: “Si se estuviese dispuesto a ello, desde mi posición actual, y no desde ninguna otra, contribuiría con mucho gusto para que los españoles pudiesen tener esa mayor garantía de estabilidad en el futuro”

Aznar ofrece su respaldo para “reconstruir el centro derecha”, pero no dice a quién ni cómo. Que hable en este tono el día en que Rajoy confirma su salida de la presidencia del PP es solo el primer disparo de una guerra que será cruenta.

Fraga nombró a Aznar, Aznar nombró a Rajoy y Rajoy ahora se ha ido. Va a ser la primera vez que el PP designe a un líder sin que intervenga el dedazo del anterior monarca absoluto. Esto explica los puñales.

Aznar: “A partir del año 2004 se destrozó el centro izquierda nacional y no se ha recuperado”

Falso. Lo único que se destrozó en 2004 fueron sus mentiras sobre el 11M y su discurso bélico en Irak, que llevó a su partido a la oposición. Fue Aznar el principal responsable de aquel fracaso, por mucho que culpase de ella a su delfín, Mariano Rajoy. Es Aznar quien parece que aún no se ha recuperado de ese trauma.

Aznar: “Cuesta entender que los que tienen peores resultados electorales sean promocionados a las responsabilidades más altas en un país. Resulta bastante insólito pero nos debe preocupar”

Falso. España es una democracia parlamentaria y quien gobierna es el que logra la mayoría  en el Congreso de los Diputados. Hace falta una mayoría de escaños, no solo ser el más votado en las urnas. Aznar lo debería saber bien, porque logró su primera investidura con los diputados del PNV y CiU, en una época en la que hablaba catalán en la intimidad, cuando Jordi Pujol y Xabier Arzalluz eran respetados hombres de Estado.

Tampoco tiene nada de “insólito” que no gobierne el partido más votado.  Es algo corriente en otros gobiernos europeos, empezando por nuestro vecino Portugal y siguiendo por Bélgica o Dinamarca. También ha pasado antes en multitud de ayuntamientos y comunidades autónomas. Por ejemplo, cuando el PP de Aznar con el apoyo del CDS desalojó del Ayuntamiento de Madrid al candidato más votado, Juan Barranco.

Aznar: “No han sido los ciudadanos los que han dado la espalda a los partidos. Han sido los partidos los que han dado la espalda a los ciudadanos y han sembrado el desconcierto”

Es evidente que con “los partidos”, José María Aznar se refiere solo a dos: el PP y el PSOE. Que nazcan nuevos partidos puede que sorprenda a un expresidente que inició su carrera política añorando en sus primeros artículos de prensa esa España del partido único, pero es algo tan sano como habitual en otros países de mayor historia democrática. El desconcierto se siembra cuando los ciudadanos no encuentran opciones políticas que les representen, no cuando surgen nuevos partidos que logran la confianza en las urnas que otros perdieron.

Aznar: “La corrupción es un cáncer que no podemos tolerar. Os digo que cada uno debe de responder por sus actos”

Empezando por José María Aznar, que presidió durante quince años un partido que manejó dinero negro y una contabilidad opaca durante todo su mandato, según ha quedado acreditado en la sentencia de la Gürtel.

También es José María Aznar el mismo que pactó una comisión del 1% con Abengoa para conseguir adjudicaciones con la Libia de Gadafi, un dictador responsable de atentados terroristas tan sangrientos como el de Lockerbie, donde murieron 270 personas.

A pesar de estos antecedentes, a pesar de su discurso sobre el terrorismo, Aznar no tuvo problemas en defender públicamente a Gadafi, ese “amigo de Occidente”. Se entendió mucho mejor ese respaldo a Gadafi cuando eldiario.es publicó en exclusiva este contrato de comisionista.

Aznar: “Yo respondo de los míos desde el primero hasta el último, mirándoos de frente os lo digo”

Que Aznar no baje la mirada y pida perdón cuando habla de los suyos es una muestra evidente de su cinismo. Entre los suyos destaca su vicepresidente Rodrigo Rato, condenado por las black. O su gerente Luis Bárcenas, condenado por la Gürtel. O su ministro de Trabajo Eduardo Zaplana, encarcelado por corrupción. O su ministro de Medio Ambiente Jaume Matas, también condenado por corrupto. La lista es bastante larga y es probable que crezca en los próximos meses.

Aznar: “Estos días se han dicho y escrito cosas muy graves, intentando manchar una trayectoria personal y política que en este caso es la mía”

Lo más grave de lo mucho que se ha escrito estos días sobre la trayectoria personal y política de Aznar sale de la Audiencia Nacional. Está escrito en la sentencia de la Gürtel.

A Aznar le sonarán mucho los protagonistas de esa sentencia. Los conoce como nadie. Estaban todos invitados en la boda de su hija.

Aznar: “Soy de los que cree que la mentira hay que tomársela en serio. Porque la mentira se ha profesionalizado. Y porque hay que evitar que salga gratis”.

Y en eso estamos completamente de acuerdo.