Las “otras” compañías eléctricas ponen luz al final del oligopolio

Los precios de todas las compañías eléctricas son similares, pero las cooperativas y comercializadoras ‘verdes’ marcan un cambio de tendencia al que ya se ha tenido que sumar el oligopolio para no quedarse fuera del mercado que aún controlan.

Torres eléctricas /EUROPA PRESS

Torres eléctricas /EUROPA PRESS

Hay luz al final del oligopolio eléctrico. Tras una serie de medidas legislativas que han conseguido por ahora paralizar la “revolución eléctrica” impidiendo el desarrollo en España de las energías renovables, los expertos consideran que el mercado eléctrico ya empieza a cambiar. “Las empresas que componen el oligopolio eléctrico han conseguido hasta ahora retrasar el cambio, pero no lo puede impedir mucho más tiempo”, aclara la técnica de energía de WWF-España Raquel García Monzón, que se muestra esperanzada en lo que denomina “la revolución de la energía en España”. Se refiere al cambio radical en la manera de producir, transportar y comercializar la energía eléctrica, algo que hasta ahora ha estado en manos de tres grandes compañías: Endesa, Iberdrola y Gas Natural Fenosa.

La experta en energía de la organización ecologista aclara que la muestra de que esta revolución ya ha comenzado es que las empresas del oligopolio ya están comercializando productos de autoconsumo, “pese a que en España habían conseguido hasta ahora frenar esta opción de producción energética gracias a la legislación que han aprobado los Gobiernos desde 2012, cuando se empezó eliminando la retribución a las energías renovables y se acabó penalizando el autoconsumo con el famoso impuesto al sol”.

Entre las tres multinacionales se han marcado las reglas del juego del mercado eléctrico, hasta tal punto que las organizaciones ecologistas y de consumidores las acusan de hacer valer su papel de lobby para lograr que el Gobierno de España haya legislado atendiendo a sus intereses. “Hay una larga lista de ex altos cargos del Gobierno, incluidos expresidentes y ex ministros, que han acabado siendo contratados por las compañías eléctricas para premiar de alguna manera los servicios prestados durante su etapa del Gobierno, ya sea por haber regulado lo que estas compañías estaban teledirigiendo o bien por haber mirado hacia otro lado ante los numerosos fraudes que se han cometido en el sector”, explica a  Público Rubén Sánchez,portavoz de la organización de consumidores y usuarios FACUA.

El camino lo han abierto las “otras” compañías eléctricas que se han sumado al mapa monocorde de las tres grandes y han iniciado las fisuras en el oligopolio. Las cooperativas de producción de energía verde, han logrado empezar a hacer tambalear el oligopolio gracias al apoyo de muchos consumidores que han querido romper para apostar claramente por la energía renovable.

Las cooperativas de producción de energía verde han empezado a hacer tambalear el oligopolio

Estas cooperativas de consumo han logrado entrar en lo más sagrado del oligopolio: en la producción de energía, y lo han hecho convirtiendo a los consumidores finales en productores. “El mercado eléctrico está troceado en productoras o generadores de energía, distribuidoras y comercializadoras”, explica el portavoz de FACUA, que apunta que “el oligopolio eléctrico ha controlado todas estas fases hasta ahora”. Para la experta en energía de WWF-España, “lo normal habría sido que hubiese diferentes empresas dedicadas a cada una de estas tareas, para garantizar la libre competencia, pero hasta ahora no ha sido así”. El resultado es que entre tres empresas controlaban todo el proceso lo que dejaba a las nuevas empresas que podían entrar en el “supuesto mercado libre” sin posibilidad de competir: “En teoría cualquiera puede montar una empresa comercializadora, pero el problema es que no tienen margen para poder competir ya que la tarifa depende del precio que marcan las grandes, que son las que la producen y la transportan”. Así, las nuevas empresas comercializadoras no pueden ofrecer mejoras de precios frente a las del oligopolio, aclara Rubén Sánchez: “Si alguien se cambia a una de estas compañías pensando en el precio, lo que se va a encontrar es que por lo general es más cara que el PVPC, que es en la mayoría de las ocasiones la oferta menos cara que hay en el mercado”.

La competencia de las grandes eléctricas desde las múltiples comercializadoras que han nacido con la liberalización del mercado eléctrico no ha hecho siquiera temblar el sistema oligárquico. “Igual que ocurre con las grandes empresas, hay comercializadoras pequeñas o medianas que son timadoras y lanzan ofertas fraudulentas, mintiendo descaradamente o intentando confundir al consumidor al hacerle creer que son más baratas”, asegura el portavoz de FACUA, que sin embargo matiza que “también hay comercializadoras que sí son transparentes, no incurren en ilegalidades y que incluso dejan claro que los que contraten con ellas no se van a ahorrar gran cosa o nada, pero que ofrecen un buen servicio de atención al cliente”.

Las grandes empresas “compran certificados de garantía de origen renovable a terceros”

En cualquier caso, la revolución verde de la energía comenzó en estas comercializadoras. Compañías como Gesternova, Geoatlanter, Electra Norte, Enara u Holaluz, empezaron a comercializar energía verde al cien por cien. “Se trata de empresas productoras y comercializadoras que venden energía renovable”, aclara García Monzón. El éxito de estas compañías, que contaron muy pronto con un número de consumidores responsables que no dudaron en cambiarse de compañía acorde a una sensibilidad ecológica social cada vez mayor, llevó a las grandes empresas del oligopolio a empezar a ofrecer energía verde a sus clientes. ¿Pero cómo garantizar que esa energía procedía de fuentes renovables si Endesa, Iberdrola y Gas Natural Fenosa tienen gran parte de su producción basada en centrales de carbón, de ciclo combinado y otras modalidades contaminantes? “Compran certificados de garantía de origen renovable a terceros”, responde la experta en energía de WWF-España, “así lograban ofrecer a los consumidores responsables lo que reclamaban pero sin tener que cambiar su modelo de producción y de negocio”.

Por eso, según los expertos donde se ha producido la falla del sistema de oligopolio ha sido en la irrupción de las cooperativas verdes. Empresas como Som Energía, con más de 30.000 socios; GoiEner, con más de 3.500, Zencer, con un millar, y otras más pequeñas como Noxa Enerxia, pese a no representar un daño en la pérdida de clientes para las grandes compañías han servido para marcar la tendencia. “Son consumidores que hacen una apuesta ética en la contratación, aunque la energía no les salga más barata”, aclara el portavoz de FACUA. En este sentido, la técnica de energía de WWF-España segura que la apuesta de los consumidores que se convierten en productores de energía es el primer paso de una “revolución imparable”. El pequeño número de consumidores-cooperativistas es también un síntoma, según los expertos, ya que la tendencia es la de reducir las distancias entre los puntos de generación de energía y los de consumo. Algo que haría tambalear el otro de los pilares del oligopolio: las empresas distribuidoras, que hasta ahora eran las que decidían dónde se instalaban las centrales de transformación de energía para crear las redes de comercialización.

Publicado en Consumo, Energía, Energia, Medio Ambiente, Sociedad Etiquetado con: