Las preguntas sin respuesta en la quiebra del Banco Popular

Los responsables políticos, los supervisores y los agentes privados que participaron en el proceso de liquidación de la entidad deben responder a una serie de cuestiones para disipar las sospechas de una bancarrota fraudulenta


// J.R. Mora

1. La noche del 6 de junio el Banco Popular, una de las entidades financieras más antiguas del Estado fue vendida por un euro al Banco Santander después de dos semanas de desgaste en los mercados bursátiles y de huidas de depósitos que acabaron con su liquidez.

2. La caída del Popular y venta a su competidor el Santander está llena de aspectos extraordinarios que nos dejan muchas preguntas sin resolver.

3. El primero es que es difícil comprender cómo un banco que pasó los test de estrés de la Asociación Bancario Europea publicados en julio de 2016 con bastante comodidad con un ratio de capital CET1 del 13,1% y un ratio CET1 en escenario adverso del 7,01% (cabe recordar que el mínimo requerido es del 4,5%) pudo sufrir tal desgaste en los mercados los últimos doce meses. Además de superar estas pruebas, el banco llevó a cabo una ampliación de capital en mayo de 2016 de 2.500 millones de euros.

4. Sin embargo a pesar de estos resultados en el segundo semestre del mismo año empezaron a surgir rumores de que el banco no iba bien y que quizás debía ser vendido. Su entonces presidente, Ángel Ron, afirmaba por activa y por pasiva –y continúa haciéndolo– que el banco era solvente y fue solvente hasta el día de su liquidación y que estos rumores, según él surgidos del mismo consejo, eran malintencionados e interesados (ABC, 11/06). Afirmaciones en este mismo sentido fueron hechas por el Gobernador del Banco de España Linde hace pocos días (El Confidencial, 20/6). Esos rumores hicieron que el valor de la acción iniciara una tendencia bajista en bolsa. En diciembre del mismo año Ron fue destituido.

 

5. Hasta entrado febrero de 2017, poco después de que se anunciaran unas pérdidas de 3.500 millones para 2016, Ron no es reemplazado por Emilio Saracho creador en el pasado de la sección de banca de inversión del Banco Santander. Saracho, especializado en banca de inversión, no tenía ninguna experiencia en banca comercial, caracterizada por generar beneficios a través de actividades de ampliación de capital, fusiones y absorciones. Los meses de vacío en la dirección del banco continuaron desgastando la reputación y el valor del banco. ¿Por qué se elige a un banquero de inversión experto en fusiones y adquisiciones y exbanquero del Santander para reflotar un banco comercial muy centrado en la actividad minorista y de pequeña y mediana empresa?

6. En abril una auditoría de Price Waterhouse Coopers revela que las últimas cuentas del Popular presentaban errores contables, por lo que se necesitaban más provisiones por valor de 600 millones de euros. Su consejero delegado Pedro Larena dimite debido a los resultados de esta auditoría, aunque alega motivos personales para dejar el cargo. En ese momento se publican opiniones de diversos analistas que ponen en duda el nivel de provisionamiento del Popular, afirmando que el banco necesitaría otra recapitalización de más de 4.000 millones de euros, a pesar que los resultados de la auditoría continuaban otorgándole un ratio de capital por encima del requerido por la regulación (Daragh Quinn, de Keefe, Bruyette & Woods; FT 3/04). Pocos días después (10/04) en el Consejo, el nuevo presidente declara que “el consenso general es claro: necesitamos una ampliación de capital para salir adelante.” Saracho también admite que existe la posibilidad de vender el banco a un competidor, pero no aclara sobre cuál es el plan concreto para mantener el banco a flote. Al día siguiente el valor de la acción cayó un 9%, la agencia Moody’s bajó la calificación crediticia de la deuda senior del banco en dos grados. En los siguientes cuatro días el banco perdería un cuarto de su valor en bolsa ¿de dónde salen las evaluaciones que hacen pensar a Saracho que el banco debe ser vendido, dado que las auditorías y los test de estrés dicen lo contrario?

7. El 5 mayo se presentan los resultados del primer trimestre, con pérdidas de 137 millones de euros. Ese mismo día, según El Confidencial, Saracho toma la decisión de encargar la venta del banco a JP Morgan y Lazard, según este periódico, por riesgo de quiebra dada la constante huida de depósitos. Es interesante constatar que a pesar del alarmismo de El Confidencial y del propio presidente del banco de marzo de 2016 a marzo de 2017 la caída en los depósitos del banco fue solo del 3,1% según Thomson Reuters, manteniéndose cómodamente 77.300 millones de euros. De hecho, en el mes de marzo el banco recupera 1.000 millones de euros en depósitos. Si el banco era solvente y la huida de depósitos era el único factor que ponía en riesgo la solvencia del banco, huida que se inició con la entrada de Saracho ¿por qué la gestión del mismo Saracho y los continuos anuncios públicos no se dirigen a fortalecer la confianza en el banco sino todo lo contrario?

8. De la misma guisa el día 16 de mayo el Popular declara que ha sido contactado por distintos compradores potenciales pero manteniendo un nivel alto de inconcreción respecto al futuro de la entidad, como ya ocurrió a principios de abril. El día 31 de mayo Reuters reporta que la presidenta de la Junta Única de Resolución (el organismo encargado de decidir sobre procesos de resolución y liquidación bancaria a nivel europeo), Elke König avisó a las autoridades europeas de que el Popular “podría ser liquidado si no encuentra compradores”. Este momento se podría identificar como el punto de inflexión en el que el Popular inicia su vía crucis. Cabe repetir que hasta ese momento tanto los test de estrés publicados en 2016 como la auditoría encargada por la nueva presidencia afirmaban que el banco era solvente. También sabemos que a marzo de 2016 los depósitos estaban casi al mismo nivel que en el mismo mes del año anterior, por lo que también gozaba de liquidez. Las afirmaciones de la alta funcionaria de la UE Elke König del 31 de mayo infligieron un daño tremendo en el valor de la acción en los mercados, que cayó hasta su liquidación el día 7 de junio por la mañana. ¿Con qué fundamentos König hace tales afirmaciones?

9. El día 5 de junio el Popular solicita 2.000 millones en ELA (liquidez de emergencia del Banco Central Europeo). Al día siguiente solicita otros 1.600 millones, pero se le deniega superar los 3.500 millones en total, a pesar de ofrecer 40.000 millones en activos como garantía, lo cual supone que al colateral ofrecido se le aplica el 91% de quita, un porcentaje extraordinario nunca aplicado anteriormente. En el peor momento de la crisis griega la quita sobre el colateral de los bancos griegos para proveerlos de liquidez a través del ELA llegó a 60%, porcentaje que ahogó a los bancos griegos y por el que hubo de aplicarse los controles de capitales. ¿Cuál es el criterio para aplicar tal quita si en principio el banco cumplía con sus requerimientos regulatorios de liquidez?

10. Siguiendo la misma línea argumental, el control de la liquidez de un banco por parte de los supervisores se realiza por medio del Liquidity Coverage Ratio (LCR). Su cálculo se lleva a cabo teniendo en cuenta los activos líquidos de alta calidad con los que cuenta un banco y las necesidades de liquidez que enfrenta la institución en los siguientes treinta días. La regulación establece que este indicador tiene que permanecer por encima del 100% y comunicarse diariamente a los reguladores. A marzo de 2017, Popular presentaba uno de los tres indicadores más altos en España con un ratio de 140%. Si el Popular se quedó sin activos de calidad para solicitar liquidez el día 6 por la tarde esto quiere decir que el banco llegó a tener un LCR cercano a cero, por lo que habría superado el límite del 100% mucho antes del fin de semana anterior ¿Cuál era el LCR de Popular el día 3 de junio? ¿Acaso dejaron las autoridades que el Popular abriera sus puertas el lunes con pleno conocimiento de que el banco ya estaba por debajo de los requerimientos mínimos?

11. El mismo día 6 el BCE declaró que el Popular “quebrará o es probable que quiebre”. A finales del primer cuarto de 2017, el banco presentaba un ratio de capital CET1 del 10%, muy por encima del mínimo del 4,5% ¿Cómo se llevó a cabo la valoración de los activos en la hoja de balance de Popular en la cual se basó la decisión del BCE de declarar al banco insolvente o a punto de serlo?

12. La Junta de Resolución Bancaria pone en marcha una subasta exprés esa misma noche al cierre de los mercados, basándose en un informe de un experto independiente, que afirma que su valor es de entre 8.200 y 2.000 millones negativos. A marzo de 2017 Popular estimaba que su patrimonio neto superaba los 11.000 millones de euros. Ello representa una diferencia de al menos 13.000 millones y un máximo de 20.000 millones entre la evaluación interna y la externa. Si Popular estaba maquillando las cuentas, ¿cómo es posible que los reguladores no hubieran detectado la escala del problema en los test de estrés?

13. Después sabremos que el experto independiente es la compañía auditora Deloitte y que la valoración se realizó aplicando un coeficiente de aprovisionamiento del 69% sobre la cartera de activos problemáticos, cuando la media de aprovisionamiento medio de tales activos en el sistema bancario español no supera el 50%. Según los parámetros aplicados por Deloitte toda la banca española tendría un patrimonio negativo y estaría en quiebra como el Popular. ¿Qué criterios toma Deloitte para hacer tal valoración, que no corresponden para nada con las cuentas auditadas del Popular ni con los test de estrés?

14. El banco es vendido el día 7 por la mañana al Banco Santander por 1 euro. Justo antes del cierre de mercado del día 6 (17:36) se realizan 12,5 millones de transacciones, y el valor de la acción cae un 3%. Al abrir el mercado (9:01) hay 7,8 millones de transacciones y la acción rebota. ¿Qué explica esta venta de acciones masiva la tarde del 6 que se produce antes del anuncio de la venta exprés del banco?

15. El día 12 de junio el ministro de Economía De Guindos admite que las administraciones públicas retiraron depósitos del Popular durante el proceso de huida de depósitos. Cabe destacar que a pesar de ser solvente ninguna autoridad pública, ni De Guindos, ni Linde salen en defensa del Popular ni tratan de tranquilizar a los mercados en el mes de mayo. ¿Por qué las autoridades españolas no protegieron a un banco solvente ante una dinámica bajista que, en principio, no guardaba relación con sus fundamentales? ¿Por qué los supervisores no tomaron ninguna medida contra las posiciones bajistas en la bolsa que atacaban la acción del Popular durante las últimas semanas de crisis, como sí se haría con Liberbank a partir del día 12 de junio, una vez vendido el Popular?

16. Como se decía, es importante recalcar que hasta abril no se habían producido salidas significativas de depósitos de la entidad. A marzo de este año Popular tenía 77.000 millones. La huida de depósitos que acabaría con el Popular fue de 18.000 (23% del total de marzo). En los últimos dos días la salida fue de 5.000 millones, por lo que para el viernes 3, la salida de depósitos ya había llegado a 17% del total. La magnitud de las cifras llama la atención. Son demasiado grandes como para que ni el Banco de España ni el BCE no se movilizaran antes. Tampoco sabemos cuáles fueron las cantidades retiradas por el sector público durante estos últimos días en los que según las autoridades una entidad solvente murió de un ataque al corazón por falta de liquidez. ¿Actuaron los entes públicos que retiraron su dinero de Popular sobre la base de información confidencial? Y si este fue el caso, ¿es este realmente el factor clave que llevo al colapso del banco ante la falta de liquidez?

17. La resolución llevada a cabo por el  Mecanismo Único de Resolución bancaria de la zona euro y las autoridades españolas supuso la amortización total de 6.000 millones de euros en acciones y 2.000 millones en bonos convertibles, preferentes y subordinados en el proceso de venta al Banco Santander. ¿Por qué no se cerró la cotización el día 3 evitando mayores pérdidas a los accionistas y bonistas, pudiendo así realizar el proceso de liquidación y venta con un concurso competitivo más transparente y dilatado, iniciándose éste durante el fin de semana? ¿Por qué no se llevó a cabo un proceso de concurso de acreedores que respetara el principio regulatorio de Basilea III de “ningún acreedor puede acabar peor que en una liquidación”?

Los responsables políticos, los supervisores y los agentes privados que han participado en este proceso deben responder a todas estas preguntas para disipar las sospechas de que la caída del Popular pueda estar envuelta, como el caso Bankia, de fraude y posible corrupción política. Además deberán dar respuesta al acuciante problema de la concentración bancaria en el sistema crediticio español, en el que los cinco mayores bancos controlan ya el 72% de la cuota de mercado. La estructura oligopólica que emerge genera una disminución de la competencia que puede encarecer y dificultar el acceso al crédito a empresas y hogares, creando problemas de eficiencia en la asignación del capital en la economía que dificulten el desarrollo económico y aumenten la desigualdad, así como peligro de mayor captura de las instituciones políticas y culturales por parte de estos grandes bancos.

————-

Josep Vendrell (Diputado de En Comú Podem), Daniel Munevar (Economista de UNCTAD) y Sergi Cutillas (Economista de Ekona)

Publicado en Crisis?, Pensando