Los accionistas privados de Aena volvieron a hacer su agosto en 2016

Sus títulos subieron un 18,7% y acumulan ya una revalorización del 113% desde la salida a Bolsa de la gestora aeroportuaria, hace menos de dos años.

El edificio de la Bolsa de Madrid, decorado el primer día de cotización de Aena en el mercado, en febrero de 2015. REUTERS

El edificio de la Bolsa de Madrid, decorado el primer día de cotización de Aena en el mercado, en febrero de 2015 // REUTERS

Ni siquiera un ejercicio con tantas turbulencias como 2016 fue capaz alterar el imparable ascenso de Aena en Bolsa. Mientras el Ibex 35 perdía más de un 2%, el valor en el mercado de la gestora aeroportuaria pasó de 15.819 a 19.447,5 millones de euros, con una subida de nada menos que el 18,7%.

Aena, por tanto, sigue siendo un gran negocio para los inversores que aprovecharon su privatización parcial, consumada por el Gobierno de Rajoy el 10 de febrero de 2015.

En aquel momento, la sociedad fue valorada en 8.700 millones y el precio de la acción se fijó en 58 euros. Pero su debut en Bolsa ya demostró que el mercado consideraba que AENA valía mucho más.

La primera sesión cerró con una espectacular apreciación del 20,9%, lo que fuentes oficiales calificaron de “éxito”, pese a que eso ponía de manifiesto que, con una valoración menos conservadora, el Estado podría haberse embolsado una mayor cantidad de dinero.

El erario público ingresó 4.263 millones por la venta del 49% de Aena, que fue a parar casi en su totalidad a manos de inversores institucionales (ninguno de ellos español), salvo el 2,6% del tramo minorista.

Entre ellos figuraban fondos soberanos de Abu Dabi, Singapur y Noruega, y otros de carácter privado como BlackRock. También el conocido especulador de origen húngaro George Soros se hizo con un paquete de acciones, cifrado entonces en cien millones de euros.

Quienes mantuvieron en su poder los títulos disfrutaban de una revalorización del 65% cuando se cumplió el primer aniversario de Aena en Bolsa. A falta de poco más de un mes para el segundo, la mejora supera el 113%.

Eso significa que la participación de las que se deshizo el Gobierno en febrero de 2015 a cambio de 4.263 millones de euros vale ya más del doble; concretamente, 9.500 millones.

El Estado, además, tuvo que compartir con los accionistas privados el primer dividendo de Aena. Su importe total fue de 406,5 millones de euros y se hizo efectivo en julio de 2016, tras ser aprobado por el Consejo de Administración y la Junta. De esa cantidad, sólo 207 millones se quedaron en las arcas públicas.