Los españoles tienen menos trabajo pese a caer el paro y subir el empleo

La EPA revela cómo, pese al descenso del paro y el aumento de la ocupación, en España se trabajan 108 millones menos de horas cada semana que antes de la crisis, el equivalente a 2,6 millones de empleos a jornada completa

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, con su ministra de Empleo, Fátima Báñez, impulsora de la reforma laboral de 2012.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, con su ministra de Empleo, Fátima Báñez, impulsora de la reforma laboral de 2012.

Los españoles cada vez tienen menos trabajo, por mucho que el Gobierno se jacte de que el número de parados se sitúe por debajo de los cuatro millones por primera vez desde 2008 y de que la cifra de ocupados vuelve a acercarse a los 19 millones.

Esa dos realidades, la caída del paro y el aumento del empleo, enmascaran otras como el constante deterioro del mercado de trabajo por la vía de la precarización y como la merma de la ocupación: el tiempo de trabajo, las horas que cada ocupado dedica a sus tareas, lleva una década reduciéndose, en un proceso que se ha acelerado con los brotes verdes.

El número total de horas semanales trabajadas por los ocupados en el segundo trimestre de este año ha sido de 613,8 millones, 36,07 más que en el cierre de junio de 2014 (577,78), cuando comenzó la recuperación de las variables macroeconómicas, pero 108,1 millones menos que en la misma fecha de 2008 (722), cuando el país batía su récord de ocupación.

Dos horas y media menos por trabajador

La salida de la crisis con recetas precarizadoras como una reforma laboral que en cinco años ha arrollado a más de un millón de trabajadores (235.914 despidos, 228.085 reducciones de jornada y 733.747 suspensiones de contrato), junto con la escasa eficacia de las herramientas de distribución de la renta, ha hecho el país registre al mismo tiempo las mayores cotas de riqueza y de desigualdad a base de devaluar las condiciones de trabajo.

Y esa tendencia se está agudizando, según revela el cruce de los datos de ocupación con los de tiempo de trabajo de la EPA, tomando como referencia el ecuador de cada año, que marca el mayor volumen de trabajo de cada ejercicio.

Al final del segundo trimestre de 2008, en la fase de mayor ocupación laboral de la historia de España, 20,6 millones de personas trabajaban una media semanal de 722 millones de horas, lo que da una media de casi 35 horas (34,97). Seis años después, en junio de 2014, tras el mayor proceso de destrucción de empleo del que hay datos en el país, ese promedio se había reducido en casi una hora y 45 minutos: 17,3 millones de ocupados trabajaban 577,78 millones de horas, a 33,29 por cabeza. Y, tres años después, tras un trienio de recuperación, el ratio había bajado otros 42 minutos, hasta las 32,6 horas que salen de repartir 613,8 millones de horas por 18,81 millones de trabajadores.

Una merma de 2,7 millones de empleos

Es decir, que, pese a la creación de empleo, los sectores productivos españoles ofrecen 5,6 billones menos de horas de trabajo que antes del estallido de la burbuja y el inicio de la crisis internacional, que se llevaron por delante 144,2 millones de horas de trabajo semanal.

En números redondos, desde el inicio de la recuperación macroeconómica el paro ha caído un tercio (de 6 a 4 millones de desempleados), la ocupación solo ha aumentado un 11,2% (de 16,9 a 18,8 millones de empleados) y el trabajo únicamente ha aumenta un 6,2%: de 577 millones de horas semanales a 613.

Esas 108,1 millones de horas semanales pendientes de recuperar para alcanzar los niveles de ocupación del verano de 2008 equivalen a 2,7 millones de puestos de trabajo de jornada completa.

Del 84% de la jornada al 60%

La pérdida por ocupado desde 2008 es de casi dos horas y media semanales (de 34,97 a 32,6), y nada indica que vaya a mejorar. La EPA revela una clara tendencia a reducir el tiempo ocupación. Los 1,46 millones de empleos creados entre los meses de junio de 2014 y de 2017 han coincidido con un aumento de 36,07 millones de horas trabajadas por semana, lo que supone una media de 24 horas por puesto.

El desplome es algo menor, hasta 26,65 horas, si la referencia se atrasa al primer trimestre de 2014, fecha inicial de la recuperación, desde la que hay 1,82 millones más de ocupados mientras el volumen semanal de horas trabajadas ha aumentado en 49,64 millones.

En cualquier caso, nueve años y una crisis después, los españoles ocupados han pasado de trabajar un 87,4% de la jornada máxima de 40 horas que contempla en Estatuto de los Trabajadores, como media, a convivir con una creación de empleo que cubre únicamente un 60% de ese tiempo.

Desplome salarial

Ese recorte de las horas de trabajo, del que hay que detraer seis millones de horas extraordinarias, la mitad de ellas realizadas por 338.200 trabajadores que no las cobran, afecta a todos los sectores productivos y tiene efectos obvios en las nóminas de los trabajadores.

Así, las estadísticas de la Agencia Tributaria rebelan cómo entre 2008, el año récord de empleo en España, y 2011, en plena crisis, la nómina de los españoles se redujo en casi 2.000 millones de euros. Los ingresos computables en el IRPF, con aportaciones a planes de pensiones y cobro de atrasos incluidos, pasaron de 397.317 millones de euros a 395.337 mientras el número de declarantes aumentaba en casi 80.000 (de 19,38 a 19,46 millones) lo que supone un claro indicio del avance de la precariedad: más gente trabajaba menos tiempo por una menor cantidad de dinero.

Ese proceso se intensificaría en los cuatro años siguientes, entre 2011 y 2015, cuando, tras la entrada en vigor de la reforma laboral, la nómina conjunta cayó a 393.321 millones de euros y el volumen de contribuyentes que habían trabajado a lo largo del año subió a 19,48.


+info relacionada: Cinco gráficos sobre el paro que rebajan la euforia del Gobierno – eldiario.es, 28-07-2017

Publicado en Empleo, Política, Sociedad