[Mapa] El movimiento feminista andaluz avisa al Parlamento: “Ni un paso atrás en igualdad”

Los colectivos feministas de Andalucía convocan el 15 de enero una protesta a las puertas del Parlamento por la mañana y concentraciones simultáneas en todas las provincias andaluzas por la tarde. Ciudades del resto del Estado secundan la convocatoria en solidaridad con las mujeres andaluzas.

https://i0.wp.com/www.elsaltodiario.com/uploads/fotos/r1500/1bc1da9b/8M%20Campo%20de%20Gibraltar%20(9).jpg?resize=400%2C267&ssl=1

Manifestación en Algeciras durante la Huelga Feminista de 2018 // Alfonso Torres 

Consumado el acuerdo entre las tres derechas en Andalucía, la sociedad civil se moviliza contra su programa de gobierno. Aunque el acuerdo finalmente aprobado entre el PP y Vox ayer no habla directamente de derogación de las leyes andaluzas contra la violencia de género, de igualdad de género y de no discriminación de las personas LGTBI, las movilizaciones continúan ante lo que se entiende como un gobierno “reaccionario”. La convocatoria habla directamente de “repudiar los vergonzosos pactos de gobierno en Andalucía que negocian nuestros derechos negando la incuestionable realidad de la violencia de género, amenazando leyes y recursos para la igualdad que consideramos irrenunciables”.

En todas las capitales de provincia andaluzas habrá concentraciones simultáneas a las 19 horas. Movilizaciones que contarán con apoyo desde Barcelona, Las Palmas, Bilbao, Coruña, Badajoz, Logroño y Murcia entre otras localidades. Previamente, a las 12 horas de la mañana, está convocada una movilización a las puertas del Parlamento andaluz, protesta que coincidirá con el pleno de investidura convocado por la presidenta del Parlamento, Marta Bosquet, para esa fecha una vez finalizada la ronda de contactos con los grupos políticos.

Mapa realizado por Irene Martínez para El Salto

Estas acciones de protesta están convocadas bajo el lema “nuestros derechos no se negocian”, reclamando nítidamente al Parlamento de Andalucía que no retroceda en políticas de igualdad. Porque, a pesar de la mayoría conservadora en la cámara andaluza, no hay resignación en la voz de las activistas feministas. Dolores García, integrante de Mujeres de Negro Sevilla, se muestra firme: “La pérdida de derechos no va a ser posible, no lo vamos a permitir”. En la misma línea se manifiesta Alicia de Navascués, portavoz de Mujeres 24H de Huelva: “El gobierno que se constituya tiene que tener claro que las mujeres vamos a estar en frente, no vamos a permitir una sola perdida de recursos contra la violencia machista”.

Precisamente, los recursos destinados a la protección de víctimas de violencia machista es una de las principales preocupaciones de la organizaciones de mujeres. Aunque el acuerdo no lo menciona directamente, sí alude de forma genérica a “eliminar todos los organismos superfluos y suprimir la administración paralela” así como “eliminar toda convocatoria de subvenciones a personas físicas o jurídicas que no cumpla evidentes fines de utilidad pública y social”. Unos epígrafes que se comprenden mejor las exigencias de Vox a PP, donde reclamaba “no facilitar la lluvia masiva de subvenciones a las asociaciones de feminismo supremacista” o “supresión de de las subvenciones a asociaciones y ONG ideológicas independientemente de su naturaleza comunista, feminista, progresista, liberal o conservadora”.

De forma opuesta lo aprecia Alicia Navascués, quien cuestiona estos discursos: “Lo de los chiringuitos feministas no es cierto. Existen oficinas municipales o el Instituto Andaluz de la Mujer que están dotadas de personal jurídico, administrativo, psicológico. Evidentemente, son puestos de trabajo que hay que pagar. Si no damos un euro a esas oficinas ¿quién va a apoyar a esas personas victimas? ¿dónde mandamos a esas mujeres que están saliendo de sus hogares para salir de ese ataque?». A estas preguntas, Navascués añade que “acabar con la ley contra la violencia de género, que fundamentalmente lo que hace es prestar apoyo a las víctimas que tienen la valentía o la capacidad de salir de sus casas, que se convierten en verdaderas prisiones, es una barbaridad. Es un hecho constatable que en este país tenemos más muertes por violencia de género que históricamente por el terrorismo de ETA ¿A alguien se le ocurriría pensar en quitar recursos a las víctimas de atentados?” lamenta.

Otro asunto problemático para el movimiento feminista son los puntos 13 y 15 del pacto entre Vox-PP. En ellos se garantiza “la coexistencia entre la educación pública, privada, concertada y diferenciada” así como “la libertad educativa y el derecho de los padres a elegir el modelo que deseen para sus hijos, evitando cualquier injerencia de los poderes públicos en la formación ideológica de los alumnos”. Una medida “muy peligrosa” para Navascués, que considera que “la violencia de género solo se combate de raíz con cooeducación en los colegios, educación para la igualdad de género” algo que sin embargo no ve garantizado con el nuevo gobierno andaluz dado que “estos gobiernos conservadores se dedican a primar la educación concertada frente a la publica, donde la mayoría son colegios religiosos, difícilmente se van a arbitrar tiempos a esta materia, a enseñar a los niños a no explotar a las niñas”.

Reacción del patriarcado

Tanto García como Navascués coinciden en que una de las claves del ascenso de la ultraderecha es como “reacción clarísima al 8M”. Una célebre cita de Simone de Beauvoir se ha vuelto viral en los últimos días. Una frase de la precursora del feminismo que dice: “No olvides jamás que bastará una crisis política, económica o religiosa para que los derechos de las mujeres vuelvan a ser cuestionados. Esos derechos nunca se dan por adquiridos. Debéis permanecer vigilantes durante toda vuestra vida”. En esta línea ahonda Dolores García al afirmar que “cualquier brecha que se abra a nivel mundial, en el espacio político o económico, va a provocar un refuerzo del patriarcado” para explicar la situación actual. “El patriarcado se enfurece muchísimo cuando el feminismo toma protagonismo, no solo aquí, lo estamos comprobando en América Latina, en todo el mundo”, algo que conecta para García con el sistema económico porque “el modelo neoliberal necesita del cuidado de la vida por parte de las mujeres, de arrinconarnos en torno a la familia, a la crianza”. Lo cierto es que la anunciada nueva Consejería de Familia o el plan antiabortista en el acuerdo PP-Vox son otras de las medidas denunciadas por el movimiento feminista andaluz.

El movimiento LGTBI se suma

Con la misma sensación de “agresión” a sus derechos, la comunidad LGTBI andaluza se ha sumado a las movilizaciones en las provincias y en la capital. Rafael Gil, presidente de la asociación Delta LGBTIQ de la Sierra de Cádiz, llama a las personas LGTBI a que secunden la movilización porque “dentro del primer documento que salió, con las 19 propuestas de Vox, estaba la derogación de la ley del 28 de diciembre, sobre la protección a personas LGTBI y sus familiares”. “Han negociado con nuestros derechos, han estado en la mesa, nos parece una vergüenza”, denuncia. Gil se muestra firme en la necesidad de que “cada vez que la ultraderecha en nuestra comunidad autonoma nos toque, aunque solo sea de palabra, nos tenga en frente, en la calle”. En la misma línea un grupo de organizaciones LGTBI, entre las que se encuentran AlmensIRIS, Amare LGTBI, DeFrente, Gaylespol, Gines por la Diversidad, Juntos Todxs por la Igualdad, Libres LGTBI, Ojalá Málaga, Pasaje Begoña, Togayther y Adriano Antinoo, han reclamado reuniones con los demás grupos parlamentarios para evitar que “las políticas LGTBI desaparezcan de la agenda andaluza”.

Además, la histórica activista transexual granadina Kim Pérez, ha anunciado una huelga de hambre en protesta. “No dejaremos de hacernos visibles frente a este peligro, que creíamos ya extinguido, en mi caso, mediante una huelga de hambre, que representará las angustias que se renovarán ahora, mientras los nuevos responsables no declaren la voluntad de respetarnos”.
Perez, profesora jubilada, fue la primera persona transexual en España en presentarse a unas elecciones municipales cuando concurrió en la candidatura de IU en Granada en 2007. Como presidenta de la Asociación de Identidad de Género de Andalucía se la recuerda por su lucha para que Andalucía se convirtiese en la primera comunidad en incluir en su cátalogo de prestaciones sanitarias el proceso completo de tratamiento y cirugía genital de reasignación de sexo. Una conquista que el colectivo transexual ve hoy en peligro, como afirma Pérez en su comunicado. Para la activista, el pacto de derechas no atiende a los derechos de las personas transexuales, al contrario, “después de que Vox se haya declarado en contra de nuestras atenciones médicas por la seguridad social, no ha habido ninguna rectificación ni por ellos ni por sus asociados”. Pérez recuerda que esto no es extraño “teniendo en cuenta el historial del PP, que nunca nos ha apoyado en Andalucía” y denuncia que “no está en juego solo la atención médica, todo lo que hemos conseguido en 20 años está en peligro ahora”. La Asociación de Transexuales de Andalucía (ATA) también ha anunciado su apoyo a las protestas.

Futuro de lucha

Más allá del día 15, el movimiento feminista andaluz piensa formas para contrarrestar los mensajes de la ultraderecha. En opinión de Dolores García una de las claves es “trabajar mucho más en los barrios, porque algunas veces no llegamos a aquellos pueblos donde las mujeres o los pobres somos más vulnerables. Tenemos que llegar a esos espacios para contrarrestar los discursos del miedo y de encerrar a las mujeres en la casa”. Por su parte, Alicia Navascués opina que no basta con proteger las leyes conquistadas sino denunciar “discursos muy peligrosos de Ciudadanos que buscan la mercantilización del cuerpo de la mujer, como la legalización de los vientres de alquiler o de la prostitución”. Sin embargo, ambas se muestran optimistas. “Frente a un ataque tal ultra va a haber un fortalecimiento, uniendo distintos sentires del feminismo” asegura García. “De aquí a nada vamos a tener un movimiento feminista unificado, fuerte y les vamos a confrontar, y no va a suceder, el cambio legislativo a peor no va a suceder”.


+info relacionada: 

Etiquetado con: