Méndez de Vigo sella con las comunidades las primeras cesiones del Gobierno con la Lomce

  • Las pruebas de ESO y Bachillerato no son obligatorias para titular, las de Primaria se limitarán a algunos centros y los alumnos de FP Básica podrán tener el graduado
  • Cataluña, Euskadi y Navarra sostiene que se “invaden competencias” y denuncian que el decreto se haya negociado con regiones del PSOE “sin consultar al resto”
  • Méndez de Vigo también anuncia que el Gobierno central retirará el recurso en el Constitucional contra el Ejecutivo vasco por no hacer la prueba de 6º

Méndez de Vigo cita el caso de ETA como precedente para acabar con el terrorismo

El ministro Iñigo Méndez de Vigo // EFE

La primera Conferencia Sectorial de la legislatura ha dejado una instantánea muy diferente a las últimas reuniones, marcadas por la confrontación. Los consejeros autonómicos y el ministro Íñigo Méndez de Vigo han salido del encuentro antes de lo esperado y, como solían acostumbrar, sin caras largas. Solo ha durado una hora y media, tiempo suficiente para acordar la estocada –hasta que haya pacto educativo– de las reválidas tal y como las concebía la Lomce. Técnicamente ya no serán reválidas pues no serán necesarias para titular.

A los cambios ya previstos, avanzados por el ministro en las últimas semanas, se suman otros para allanar el camino hacia el futuro pacto educativo. Da marcha atrás con la prueba de de 3º y 6º de Primaria y la limita solo a algunos centros educativos, como también pasa con la de ESO. Ya no tendrán que realizarla todos los niños y niñas de España, como pasó – no exento de polémica– el curso pasado.

Educación también restablece el título único de la ESO, independientemente del itinerario que elijan los estudiantes: con la Lomce son Enseñanzas Académicas o Enseñanzas Aplicadas. Ya no figurará sobre el papel la vía escogida, lo que podía condicionar el futuro de los estudiantes. El Ministerio también actúa para evitar que los alumnos y alumnas de FP Básica se queden en un limbo permitiendo que obtengan el título de la ESO.

El acuerdo sobre todos estos puntos ha sido casi unánime.  El consejero asturiano, encargado de hablar en nombre de las autonomías del PSOE, ha valorado al término de la reunión este “encuentro sin precedentes”, al que define como “el preludio de un nuevo periodo que tendría que culminar con un pacto”. Para las regiones gobernadas por el PP, “ha sido una sorpresa muy grata”, resumía el responsable de Educación de Castilla y León.

Solo han mostrado objeciones Cataluña, Euskadi y Navarra por “invadir las competencias autonómicas”. Entre estas regiones hay un cierto malestar, como han expresado sus consejeros, porque “el Gobierno y las comunidades del PSOE han consensuado un decreto sin consultar con el resto”.

Cataluña tiene intención de mantener, según ha explicado su consellera, la Selectividad este curso. Meritxell Ruiz ha pedido también –esta vez sin éxito– la derogación en el borrador de real decreto que se ha debatido este martes de la disposición 38, la relativa a la financiación de las familias que no tengan acceso a una educación en castellano en la región.

“Es un camino largo y con muchos obstáculos y hoy hemos resuelto el primero”, ha justificado el ministro en una rueda de prensa posterior a la reunión. Fía esta, la expresada por la consejera catalana, y otras cuestiones polémicas de la ley a un “debate tranquilo” en el contexto de la Subcomisión para alcanzar un pacto educativo, un grupo de trabajo cuya creación está prevista para el próximo viernes.

“No intentamos resolver todos los temas de la educación en España, sino dar certidumbre en torno al calendario y las evaluaciones. Hay otros temas muy importantes que serán objeto de un estudio más pormenorizado. Vamos a hablar de todo”, ha dicho Méndez de Vigo, y ha recordado que se “mantienen los elementos básicos de la Lomce”.

Cómo quedan los exámenes

Siguen en pie las evaluaciones de Primaria, ESO y Bachillerato, aunque intervenidas por un buen número de cesiones que ha ido concretando Méndez de Vigo en las últimas semanas. Este lunes ha querido resumirlas rápido y sin pronunciar las siglas Lomce, cuya disposición quinta quedará reformada en el momento en que se apruebe el texto del real decreto sobre el cual ha girado la reunión de Educación con las comunidades autónomas.

Como ha confirmado el ministro, las pruebas de ESO y Bachillerato no tendrán efectos académicos, es decir, no serán necesarias para obtener el título. La de ESO pierde el “carácter censal” y se queda en “muestral”, lo que significa que solo unos centros y no todos tendrán que hacerla. En cualquier caso, los resultados servirán para “diagnosticar” solamente, sin efecto en las notas de los estudiantes, que se examinarán de cuatro asignaturas troncales y dos de modalidad.

La evaluación de Bachillerato queda “muy parecida” a la antigua Selectividad y servirá solo para “ordenar el acceso a la universidad”. “Mantenemos las asignaturas troncales, con solo asignaturas de segundo”, ha explicado Méndez de Vigo, que ha defendido puntos que se mantienen como las “mayores competencias que el ministerio tiene a la hora de establecer las matrices de las pruebas”. “Es lo mejor para vertebrar España”, ha argumentado.

Así las cosas, los estudiantes de Bachillerato se examinarán de seis asignaturas, cuatro troncales y dos de modalidad, frente a las ocho que se pretendían (incluyendo algunas del primer curso). La ponderación de calificaciones es la misma: 60% la media de Bachillerato y 40% la nota de la prueba, en la que habrá que obtener una nota mínima de 4.

Fin del fuego cruzado de recursos

El Gobierno también da marcha atrás en un punto ya implantado: las pruebas de Sexto de Primaria. El ministro ha confirmado tras la reunión con los consejeros que pasa a realizarse solo en algunos centros educativos (mismo “carácter muestral” que la de ESO) y no en todos como pasó en mayo. Esta evaluación crispó a muchas comunidades autónomas y muchas de ellas no realizaron la prueba tal y como marcaba la ley: unas la sustituyeron y otras directamente no hicieron nada, como Euskadi. El precio a pagar fue una demanda del Ejecutivo central ante el Constitucional que este martes ha anunciado que retira, en son de paz. 

Con este gesto, el ministro ha querido dejar huella del clima de pacificación y diálogo del que ha hecho gala este martes. También en la otra dirección, Méndez de vigo ha asegura que las comunidades se han comprometido a enterrar también los recursos a las reválidas presentados en diferentes organismos a lo largo de los últimos meses.


+info relacionada, eldiario.es, 29-11-2016: Educación atribuye a la Lomce la mejora en un estudio internacional cuando no estaba implantada