Por qué Uber se lleva sus beneficios en España a Holanda

Uber, la polémica multinacional de vehículos con conductor, traslada a los Países Bajos los ingresos que obtiene mediante el cobro a los conductores y las empresas que usan la aplicación.

https://i0.wp.com/www.elsaltodiario.com/uploads/fotos/r1500/1025a7a6/IMG_1577.jpg?resize=401%2C267&ssl=1

Una parada de taxis en Madrid // Ekaitz Cancela

Según los resultados de la matriz española, Uber Systems Spain, el beneficio obtenido en 2017 fue de 163.514 euros. La facturación total asciende a algo más de 2.850.000 euros en dicho periodo. Pero lo más curioso de todo es que esos ingresos no provienen de las comisiones que se cobra a los conductores, empresas o clientes. Los casi tres millones de euros que Uber declara en España provienen de realizar servicios de marketing, como campañas de promoción, a la matriz europea en Países Bajos: Uber International Holding. La central holandesa paga a Uber Spain por hacer campañas publicitarias y esta paga impuestos en la Hacienda española por el margen que obtiene. Pero todos los ingresos obtenidos de los clientes y conductores, el 25% de lo que pagan los clientes de todas las carreras, se va directamente al país de los tulipanes.

Seguramente, cualquiera se puede imaginar el motivo por el que Uber se lleva todos los beneficios a Países Bajos: para pagar menos impuestos. Pero, ¿cómo lo hacen?

La técnica utilizada por Uber para trasladar beneficios y las ventajas fiscales que ofrece son las mismas que usa y se aprovechan multinacionales como Nike, Ikea o la conocida empresa de Amancio Ortega, Inditex. Países Bajos grava el beneficio obtenido de bienes intangibles, como los derechos de marca y los royalties, con un impuesto del 15%, muy inferior al 25% que pagarían en España, o a los tipos superiores al 30% que se paga en otros países.

Del 25% del precio total de la carrera que se cobra a los conductores, Uber no paga nada en España

De este modo, los ingresos que obtienen de los clientes y conductores en territorio español, ese 25% del coste de la carrera, viajan directamente a los Países Bajos en concepto de uso de la aplicación y la marca Uber. El resultado es que Uber acaba reduciendo notablemente su factura fiscal a nivel global y que las arcas del Estado español no reciben ningún beneficio vía impuestos de la facturación de la empresa, salvo los impuestos pagados por los ingresos en concepto de campañas publicitarias para la empresa matriz.

Pero esa no es la única ventaja que puede ofrecer el país a las multinacionales que emplacen allí sus sedes. Tal y como se destapó en el caso de Nike, ha ofrecido tratos preferenciales y ad hoc para no pagar impuestos a algunas empresas. La conocida marca de ropa deportiva, además de tener su tienda online y los derechos de su famoso logo en dicho país, obtuvo un trato por parte de las autoridades fiscales holandesas para no pagar nada durante diez años.

Además, los derechos de marca no son amortizables en países como España, pero sí en Países Bajos. De ese modo, la filial holandesa de una gran multinacional como Uber puede reducir más aún su factura fiscal al contabilizar como pérdida una supuesta disminución del valor de su marca, como si fuera una maquinaria que envejece y pierde valor.


+info relacionada: Uber España duplicó beneficios en 2017 y trasladó todos sus ingresos a Holanda – infolibre.es, 14-09-2018